Víctimas de acciones terroristas. 
 Anoche, dos nuevos heridos en el País Vasco     
 
 Diario 16.    22/01/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Anoche, dos nuevos heridos en el País Vasco

Víctimas de acciones terroristas

Julio Rabanate Herrero resultó herido hacia las ocho de la noche de ayer en el hombro izquierdo al recibir los disparos que varios individuos realizaron desde un coche en marcha, cuando la víctima arreglaba un autobús en la carretera de Ondárroa, a cinco kilómetros de Marquina en Vizcaya. Sobre la misma hora, varios encapuchados dispararon contra el dueño del bar Periquín, Manuel Fernández García.

Bilbao — De pronóstico grave fue calificado el estado de Julio Rabanate, por el equipo médico que le atiende en la residencia sanitaria de Cruces (Baracaldo). En las últimas horas evoluciona favorablemente.

El herido fue ingresado como consecuencia de un atentado terrorista sufrido hacia las ocho cíe ¡a tarde en las proximidades del pueblo vizcaíno de Marquina.

Julio Rabanate, de 59 años de edad, sufrió varios impactos de bala cuando se encontraba desconectando la batería de uno de los autobuses de su propiedad.

Desde un automóvil en marcha, varios jóvenes le dispararon, hiriéndole en el hombro.

Un amigo de la víctima declaró a Efe que el herido una vez producido el ametrallamiento permaneció de pie dirigiéndose con paso tambaleante hacia su domicilio, próximo al lugar, la familia, su mujer y una hija habían escuchado las detonaciones, auxiliando rápidamente a la víctima.

Según informaron a Efe. Rabanate se preguntaba una y otra vez el motivo del atentado. Nunca había recibido amenazas y no se le conocía militancia política.

Julio Rabanate residía en Marquina desde hace 25 años, es natural de Cardenete, provincia de Cuenca y era dueño de una pequeña empresa de autobuses.

El parte médico facilitado & últimas horas de la noche señala que el herido «presenta fractura abierta polifragmentaría en el cuello del húmero con inclusión de metralla. Pronóstico grave».

Disparos en la cocina

Manuel Fernández García resultó herido de pronóstico reservado al dispararle varios encapuchados en la cocina del bar de su propiedad en Mondragón. Se encuentra ingresado en la residencia sanitaria de la Seguridad Social de Vitoria.

Sobre las ocho de la tarde, dos o tres individuos encapuchados entraron en el bar Periquín, donde sola se hallaban tres clientes. Uno de los terroristas entró en la cocina donde se encontraba la víctima disparando seis proyectiles, tres de los cuales alcanzaron su objetivo: uno en el brazo derecho; y dos, en el muslo del mismo lado.

Se ha podido saber que en el lugar de los hechos encontraron seis casquijos marca Geco, de 9 mm., munición utilizada generalmente por la organización vasca ETA.

El hijo de la víctima, que escuchó los disparos, vio huir a los agresores y manifestó que éstos escaparon a bordo de un automóvil que les esperaba con el motor en marcha.

E2 bar Periquín suele ser frecuentado por miembros de la Guardia Civil cuando realizan servicios de vigilancia en la zona.

De acuerdo con algunas versiones todavía no confirmadas, el señor Fernández García se arrojó al suelo cuando vio que el encapuchado entraba en la cocina, y pudo parapetarse tras algunas objetos. Los dos encapuchados abandonaron inmediatamente el bar y huyeron en un coche robado previamente en Arechabaleta, y a cuyo propietario abandonaron en la carretera de Aramayona.

 

< Volver