Las sospechas iniciales recaen sobre la extrema derecha. 
 Cuatro muertos por atentado en un bar de Baracaldo     
 
 Diario 16.    21/01/1980.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Diario 16

ULTIMA EDICIÓN

Año V- Núm. 1.032

MADRID, LUNES 21 ENERO 1980

Las sospechas iniciales recaen sobre la extrema derecha

Cuatro muertos por atentado en un bar de Baracaldo

Un artefacto de fabricación casera, que contenía unos cinco o seis kilogramos de «goma-2», fue colocado en un bar del barrio baracaldés de Alonsotegui, causando la muerte de cuatro personas. Otras diez resultaron heridas, tres de ellas muy graves. El atentado no ha sido reivindicado, pero las sospechas iniciales recaen sobre terroristas de la extrema derecha por ser el local lugar de reunión de militantes de la izquierda abertzale. Por otra parte, tres presuntos miembros de ETA (p-m) se fugaron ayer de la cárcel de Martutene, en San Sebastián.

Bilbao — El atentado tuvo lugar hacia la una de la madrugada del domingo al hacer explosión un artefacto formado por unos cinco o seis kilogramos de «goma-2», de fabricación casera y sistema eléctrico de ignición, en el bar Aldama, del barrio baracaldés de Alonsotegui.

Los cuerpos de las cuatro víctimas quedaron totalmente destrozados, algunos de cuyos miembros quedaron esparcidos en un radio de unos veinticinco metros.

Todos los indicios recogidos ayer en Bilbao hacían pensar que la autoría del macabro atentado corresponde a terroristas de la extrema derecha, puesto que el bar era frecuentado por militantes de las coaliciones de la izquierda abertzale. Su propietario, que también resultó herido, es militante del PNV.

Herri Batasuna calificó el hecho de «atentado fascista» y solicitó movilizaciones «para combatir con firmeza el fascismo» por otra parte, el Gobierno Civil de Vizcaya hizo pública una nota, en la que decía que el atentado es un intento de «impedir a todo trance el normal desarrollo constitucional».

Por otra parte, al mediodía de ayer tres presuntos miembros de ETA (p-m) se fugaron de la cárcel guipuzcoana de Martutene.

Pag. 2

 

< Volver