Cuatro muertos y diez heridos por un artefacto en un bar de Baracaldo     
 
 Diario 16.    21/01/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Cuatro muertos y diez heridos por un artefacto en un bar de Baracaldo

Cuatro personas resultaron muertas y otras diez heridas como consecuencia del artefacto colocado, en la madrugada de ayer, en un bar de Baracaldo. El local era frecuentado por militantes y simpatizantes de las coaliciones abertzales de izquierda por lo que las primeras sospechas sobre la autoría recaen sobre organizaciones terroristas de la extrema derecha.

Bilbao (Corresponsal) -Cuatro personas resultaron muertas y otras diez heridas de diversa consideración, en el atentado ocurrido sobre la una de la madrugada del domingo, en el bar Aldama, del barrio baracaldés de Alonsotegui.

Un artefacto explosivo formado por unos cinco o seis kilos de «goma- 2», de fabricación casera y sistema de ignición eléctrica, fue el causante de la masacre que ha conmocionado al País Vasco.

«Veníamos de una cena que habíamos tenido los que participamos en la Calbagata de Reyes. Los primeros que entramos en casa fuimos mi hija Garbiñe, su novio,José María López; José Ignacio Echevarría y yo. No tengo ni idea de cómo se produjo. Esta mañana me han dicho que alguien vio una caja fuera de la casa. Yo no vi nada», declaró José Ángel González Arrieta, propietario del bar, desde su cania en la residencia sanitaria de Cruces.

La existencia de la caja, en cuyo interior estaría colocado el potente artefacto, y el intento de apartarla del lugar, son dos hechos que se repiten en las versiones sobre la sucesión del atentado.

La acción explosiva destrozó los cuerpos de Pacífico Fica Zuluoga y de su esposa María Paz Armiño, ambos vecinos de Sodupe; así como los de Manuel Santacoloma Velasco, de cincuenta y siete años de edad, domiciliado en Baracaldo y de Liborio Arana Gómez, casado y con seis hijos, que entraba en el bar en el momento de producirse la explosión.

Miembros amputados

De la violencia de la explosión da una idea el que resultasen dañados por la onda expansiva varios vehículos que se encontraban aparcados al otro lado de la carretera, a más de treinta metros del lugar de los hechos. Miembros amputados de los heridos fueron hallados esparcidos en un radio de unos 25 metros.

«Fue una explosión terrible —relató un vecino que atendió a los heridos—. El primero que salió fue José Ignacio Echevarría, a quien llevé a la casa de un médico que vive cerca del bar. Volví al lugar y ya no sé a quién sacamos. Era imposible reconocerles. Había un chico que le faltaba un trozo de pierna, de la rodilla hacia abajo. Luego empezó a llegar todo el pueblo y la labor de rescate se hizo más confusa.»

De los heridos, Andoni Mendoza y Jesús Martínez Fernández se encontraban ayer internados en los servicios de reanimación de la residencia sanitaria de Cruces. Su estado fue calificado de muy grave.

Carmen Goterón Arechavala fue intervenida quirúrgicamente y no ha sido facilitado parte facultativo.

En observación se encuentran el matrimonio propietario del bar, formado por José Ángel González Arrieta y Garbiñe Zarate, y José Ignacio Echevarría Santamaría. Tras las primeras curas, pasaron a su domicilio Garbiñe González Zarate y su novio, José María López Lorenzo, además de Jesús Marto Fernández y Gerardo Vegas Colmenares.

Atentado ultra

Garbiñe, hija de los propietarios del bar, declaró: «Subíamos de una cena y yo me metí al mostrador. Mis padres salieron fuera y yo quedé fregando un vaso. En ese momento se apagó la luz y oí la explosión. Es todo lo que recuerdo. Nunca nos bebían amenazado.» Su novio ratificó que la explosión estuvo precedida de un apagón de la luz.

Todos los indicios hacen pensar en un atentado ultraderechista dirigido contra la izquierda abertzale.

Aunque José Ángel González y Garbiñe Zarate están afiliados al Partido Nacionalista Vasco, como confirmó la junta municipal de ésto partido, es conocido que el bar era frecuentado por militantes y simpatizan tes de las coaliciones abertzales de izquierda.

Parece ser que José María López, novio de la hija de los dueños, es militante de Herri Batasuna y que una sociedad gastronómica situada en el sótano de la casa era frecuentada por miembros de esta coalición.

Herri Batasuna hizo público un comunicado, a media tarde de ayer, condenando «el atentado fascista ocurrido en Alsonsotegui, y llama a todos los trabajadores y a todo el pueblo en general, a secundar todas las iniciativas de movilizaciones para combatir con firmeza al fascismo».

Contra las elecciones

Por su parte, el Gobierno Civil de Vizcaya hizo pública la versión oficial de los hechos y consideró que este atentado es un intento de «impedir a todo trance el normal desarrollo constitucional».

Al final de la nota, la autoridad gubernativa afirmaba textualmente: «Sin perjuicio de las diligencias sumariales que se incoan por la autoridad judicial, el Gobierno asume la responsabilidad de adoptar cuantas medidas policiales y de actuación antiterrorista sean necesarias para apoyar a las instituciones democráticas y aislar a los asesinos.»

«Estos nuevos crímenes se inscriben en una escalada de estrategia terrorista y confirma los datos que, desde hace algunos días, vienen suministrando los servicios de inteligencia de la Seguridad del Estado, en el sentido de que las fuerzas extremistas tratan de impedir a todo trance el normal desarrollo del proceso constitucional y, por ende, la realización pacífica de las próximas elecciones al Parlamento Vasco, creando un confusionismo constante, .que se encuadra en las técnicas más puras de la gue-rra subversiva y psicológica.»

«El Gobierno, en base a la legitimidad democrática de su mandato —continúa—, aún consciente de las dificultades, actuará exento de debilidad y no dudará en utilizar los poderes constitucionales para asegurar que la próxima campaña electoral se desarrolle con unos presupuestos básicos de normalidad y sin permitir violencias de cualquier género contra los elegibles, electores y funcionarios encargados de su realización.»

José Sainz, a Bilbao

A primeras horas de la tarde de ayer viajó hasta Bilbao el director general de Policía, José Sainz, a fin de coordinar las investigaciones en torno al atentado ocurrido en el bar Aldama. En principio se desconocen que derroteros siguen estas investigaciones policiales.

 

< Volver