Podría ser el esc[á]ndalo del siglo. 
 París acogió con ironía y disgusto la reivindicación francesa del PNV     
 
 Diario 16.    05/03/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

París acogió con ironía y disgusto la reivindicación francesa del PNV

Podría ser el escndalo del siglo, según medios diplomáticos

En medios políticos de la capital francesa, se acogió con una mezcla de ironía y disgusto la inclusión, en el programa político del PNV, de una propuesta de reivindicación para Euskadi de las tres provincias vasco-francesas.

París (Corresponsal) — «El hecho de que el Partido Nacionalista Vasco (PNV), o cualquier otro partido, reivindique el País Vasco-francés, con el propósito de proceder a una "reunificación territorial histórica", seria considerado por el Estado francés como el escándalo del siglo, algo inimaginable», comentó una fuente diplomática solvente.

Por otra parte, según ha podido saber DIARIO 16 de una fuente oficial francesa, el presidente de la República, Valery Giscard d´Estaing, prepara una alocución personal en la que abordará los problemas relacionados con el País Vasco, para definir la nueva posición estatal de su país. Esta alocución se dará a conocer en el momento oportuno, en el transcurso de las próximas semanas o meses.

La tesis oficial francesa

ante el problema vasco es esta: «No existe problema vasco-francés. Existe un problema vasco-español, pero Francia no se inmiscuye en problemas de otros Estados.»

No hay problema vasco-francés

Un portavoz oficial de la presidencia de la República francesa comentó el programa electoral y de gobierno del Partido Nacionalista Vasco (PNV) en estos términos: «Para nosotros, no es nada realista tal tipo de planteamientos, y es bien conocida la firmeza y orgullo con el que Francia se siente atada a su territorio.»

«Efectivamente, —prosiguió— si los nacionalistas vascos ganasen las próximas elecciones, y planteasen abiertamente tales proposiciones, se crearla un problema cuya gravedad habría que definir en su momento. Parece cierto que si ellos ganasen las elecciones del País Vasco-español, quizá intentasen extender la agitación al territorio francés. Entonces serla el momento de tomar, por nuestra parte, una posición firme y clara, al respecto.»

A título oficioso, otra fuente diplomática, cercana al Gabinete del primer ministro francés, Raymond Barre, comentó el programa político de los nacionalistas vascos en los siguientes términos: «Francia no permite ni consiente injerencias en sus asuntos nacionales. Francia tampoco practica la injerencia con respecto a los problemas políticos de otros países, incluso cuando es objeto de injerencias extrañas.

Por otra parte, es inimaginable entrar a debatir o discutir programas electorales de ningún partido. Sólo cabe recordar la profunda tradición y apego con que el Estado francés está unido a su territorio.»

Los comentarios oficiosos de todas las fuentes diplomáticas consultadas por DIARIO 16 oscilan entre la ironía jocosa y la calificación de «irrealismo» más absoluto.

«Escándalo del siglo», «algo inimaginable», «problemas increíbles», son los términos más utilizados, entre la sorpresa y el estupor, la ironía y la sorna, para calificar los problemas que la gravedad de la terminología diplomática no se atreve a abordar de modo expreso.

Robles Piquer viaja ai Este

El secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Carlos Robles Piquer, emprendió el lunes un viaje oficial por Rumania y Bulgaria.

La gira del secretario tiene por objeto sondear la opinión de los países visitados con respecto a la próxima celebración de la Conferencia de Cooperación y Seguridad en Madrid, así como analizar el desarrollo de las relaciones bilaterales en el marco de unos contactos que son normales entre países.

 

< Volver