Era comandante de infantería. 
 Asesinado en Vitoria el jefe de la policía municipal     
 
 Diario 16.    14/04/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Asesinado en Vitoria el ¡efe de la Policía Municipal

Era comandante de Infantería

Un nuevo atentado terrorista se produjo a primera hora de la tarde de ayer en la capital alavesa cuando dos jóvenes abordaron por la espalda y dispararon dos tiros en la sien al jefe de la Policía Municipal vitoriana, Eugenio Lázaro, comandante de Infantería. Este atentado tuvo lugar horas después de que, en Guipúzcoa, un miembro de la Policía Nacional fuera agredido y arrojado al mar por manifestantes de la izquierda abertzale.

Vitoria (Corresponsal) — El jefe de la Policia Municipal de Vitoria y comandante de Infantería, Eugenio Lázaro Valle, fue asesinado a las 13,56 horas de ayer de dos disparos en la sien. El asesinato tuvo lugar en la calle Sancho el Sabio, a unos cien metros de donde hace poco tiempo fue muerto a tiros por ETA el jefe de Miñones (Policía Foral), amigo de la víctima.

Eugenio Lázaro tenía cuarenta y nueve años de edad, había nacido en la localidad santanderina de Santoña, estaba casado con una vitoriana de conocida familia, deja dos hijos y una hija con edades comprendidas entre los quince y los diecinueve años.

Eugenio Lázaro había pasado a desempeñar la Jefatura de la Policia Municipal, después de haber superado el correspondiente concurso oposición, el 29 de julio de 1972; procedía del Ejército de Tierra del arma de Infantería.

Consiguió el grado de teniente en 1958, con el cual estuvo durante algún tiempo destinado a la Policía Armada de Vitoria, destino al que volvería posteriormente en calidad de jefe, en noviembre de 1978, cargo del que pasó a la Policía Municipal vitoriana. Hacía unos dos años que había ascendido a comandante del Ejército.

En algunos sectores de la ciudad se consideraba que sus ideas estaban próximas a los «planteamientos de derechas», si bien estos criterios no los había dejado traslucir desde su Jefatura de la Policía Municipal, sino todo lo contrario.

Dos disparos en la sien

Eugenio Lázaro salió de misa de una de la tarde de la iglesia de Nuestra Señora de los Angeles, a escasos metros del lugar de los hechos, acompañado de un cuñado, con el propósito de tomar algunos vinos antes de regresar a casa, según era su costumbre.

Momentos después de salir del primer bar se le acercaron dos individuos armados, uno de ellos con aspecto joven y otro con algo más de treinta años, uno de los cuales le tocó en el hombro a la víctima y, al volver la cabeza recibió los dos disparos en la sien.

A estos dos atacantes les esperaba otro cómplice en un taxi de color blanco, de Vitoria, que había sido robado a punta de pistola muy a primeras horas de la mañana de ayer, vehículo que fue encontrado un cuarto de hora después cerca de la carretera de circunvalación, donde tomaron otro coche que abandonarían más tarde para continuar la huida en otro cuarto vehículo.

Cuando se cometió el atentado se recibió una llamada telefónica en el domicilio de la víctima; al colocarse al teléfono la esposa el comunicante le preguntó que dónde se encontraba su marido, y al responderle que «tomando unos vinos», el anónimo comunicante le respondió con ironía que «ya se enteraría de lo ocurrido».

Al preguntar DIARIO 16 en la Policía Municipal si el jefe había recibido amenazas respondieron que «ponga usted las que quiera, pero a pesar de tantas amenazas seguía haciendo su vida normal», si bien en sus horas libres últimamente sólo se le veía por el centro de la ciudad.

Una vez conocido el hecho se personó en el lugar inmediatamente el alcalde de la ciudad, José Ángel Cuerda (PNV), ya que se había cometido el atentado frente al portal de su vivienda.

El cadáver fue traslada do al depósito del Hospital General Santiago Apóstol, adonde fueron llegando concejales del PNV, así como de UCD y PSE-PSOE, no presentándose ningún representante del grupo independiente apoyado por HB.

También llegaron a la capilla ardiente familiares y funcionarios municipales, así como representantes de la Policía y del Ejército y ex concejales. La capilla ardiente quedó instalada en un salón del citado hospital.

Para mediodía de hoy está anunciada la celebración de una sesión extraordinaria del Ayuntamiento en pleno, mientras que el funeral de cuerpo presente se celebrará a las 6,30 de esta tarde en la catedral

Condenas

A primera hora de la tarde comenzaron a llegar al Ayuntamiento y Policía Municipal numerosos testimonios de condolencia y repulsa. Las fuerzas políticas también redactarán sus escritos de condena, el primero de los cuales fue hecho público por la agrupación provincial del PSE-PSOE y del grupo de alcaldes y concejales de dicho partido en Álava.

 

< Volver