El "día de la Patria Vasca", transcurrió con escasos incidentes. 
 Dos muertos en la madrugada del Aberri Eguna  :   
 La policía impidió la celebración de Herri Batasuna en Pamplona. Incidentes en San Sebastián, donde fueron arrancadas dos banderas nacionales. 
 Hoja del Lunes.    07/04/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Dos muertos en la madrugada del Aberri Eguna

El «día de la Patria Vasca», transcurrió con escasos incidentes

,a Policía impidió la celebración de Herri Batasuna en Pamplona, ncidentes en San Sebastián, donde fueron arrancadas dos banderas lacionales

HOJA DEL LUNES DE MADRID NACIONAL

PAMPLONA (Resumen de agencias).— Pocas horas antes de comenzar las celebraciones del Aberri Eguna (día de la Patria Vasca), caían ametrallados en la localidad guipuzcoana de Orio, un guardia civil y un pescador, natural de Orio. Ambos se encontraban en el Bar Biotza, tomando unas consumiciones, cuando entró en el local un joven que disparó carias ráfagas de metralleta contra ellos. Tanto el guardia civil, Francisco Pascual Andreu, como el pescador, Florentino Lopetegui, resultaron muertos en el acto.

El autor de los lisparos huyó inmediatamente en un Seat blanco, matrícula le Madrid, en el que le esperaba otra persona.

Por otra parte, y gracias a un espectacular servicio de vigilancia montado por las Fuerzas de Orden Público, la sonvocatoria hecha por la coalición abertzale Herri Batasuna para celebrar el Aberri Eguna en Pamplona, no se pudo llevar a cabo, con lo que la jornada transcurrió sin incidentes graves. Hubo diversos intentos de manifestación, protagonizados por personas próximas a la coalición de la izquierda vasca, pero que fueron controladas por la Policía. Por lo que respecta a las celebraciones del Aberri Eguna en Vizcaya, Guipúzcoa y Álava, éstas tuvieron un marcado acento folklórico, sobre todo las protagonizadas por el Partido Nacionalista Vasco, que se limitaron a pequeñas concentraciones en los «batzokis» (Casas del Partido) con concursos gastronómicos, deportivos y bailes regionales. En San Sebastián, tres mil personas se manifestaron por las calles de la capital y se registraron algunos incidentes, como la retirada de dos banderas nacionales colocadas en la Diputación y en el edificio de Radio San Sebastián, y en su lugar se colocó una pancarta de ETA en la que se leía «Aberri Borroka Eguna. Independentzia» (Día de la lucha por la patria. Independencia). Posteriormente, miembros de las Fuerzas de Orden Público colocaron nuevamente las dos banderas españolas en los lugares de donde habían sido arriadas.

El guardia civil Francisco Pascual Andreu y el paisano Florentino Lopetegui Barjacoba, resultaron muertos en la madrugada de ayer en un atentado ocurrido en el bar Biotza, de la localidad guizpuzcoana de Orio, donde se encontraban tomando unas consumiciones. El autor del atentado fue un joven, que penetró en el establecimiento y desde el extremo de la barra hizo varios disparos de metralleta, que alcanzaron al guardia civil y a la persona que se encontraba a su lado. En el lugar de los

hechos se encontraron trece casquillos 9 mm. Parabellum. El autor del atentado huyó en un Seat 124 blanco, matrícula de Madrid, en el que le esperaba un compañero. El guardia civil era natural de Ceuta y contaba veinticuatro años de edad. Florentino Lopetegui, natural de Orio, era pescador, estaba casado recientemente y tenía una hija de seis meses. Asimismo contaba veinticuatro años de edad.

Funerales y traslado del cadáver

El funeral por el alma del guardia civil Francisco Pascual Andieu se celebró ayer al mediodía en el hospital militar de San Sebastián, con asistencia del general de la Guardia Civil con base en Logroño, gobernador militar de Guipúzcoa y otras personalidades. La ceremonia fue oficiada por el capellán del hospital militar, quien en su homilía hizo referencia a la festividad sacra que ayer se celebró «como generadora de vida, no de muerte». Finalizada la ceremonia, el féretro fue trasladado al aeropuerto de Fuenterrabía, desde donde partió por vía aérea a Ceuta.

El funeral por el pescador de Orio se celebrará hoy lunes en dicha localidad.

Pamplona: control policial y escasos incidentes

En relación con los actos programados por Herri Batasuna y otros grupos afines para ayer en Pamplona y que habían sido prohibidos por la Autoridad Gubernativa, es de reseñar —según fuentes del Gobierno Civil de Navarra— que los dispositivos de las Fuerzas de Seguridad que previamente se

habían montado, permitieron controlar la situación.

Como consecuencia de la acción policial, en la plaza del Castillo fueron detenidas al menos ocho personas, entre las que se encontraba Mauricio Oírte, portavoz del grupo Amaiur en el Parlamento Foral de Navarra.

Monzón: «Euskadi no es posible sin Navarra»

El dirigente de Herri Batasuna y parlamentario de la coalición, Telesforo Monzón, hizo acto de presencia en un vehículo, en una manifestación de varios cientos da personas en la avenida de Marcelo Celayeta, y en la que se profirieron gritos de apoyo a ETA militar. El líder abertzale, después de bajarse del automóvil, saludo a los manifestantes y dijo que «Euskadi no es posible sin Navarra.»

Miembro del PNV, herido por una pelota de goma

Por otra parte, el presidente del Ñapar Buru Batzar (Comité Ejecutivo del Partido Nacionalista Vasco en Navarra) y miembro del Euskadi Buru Batzar (máximo organismo del PNV), Pello Irujo sufre heridas de cierta consideración en un ojo, ya que ayer por la mañana fue alcanzado por una pelota de goma que disparó la Policía, según manifestaron a Europa Press fuentes del PNV.

San Sebastián: arrancan dos banderas nacionales

Cerca de 3 000 personas se manifestaron ayer al mediodía por las calles más céntricas de la capital donostiarra, como celebración del Aberri Eguna. En el transcurso de la misma arrancaron de sus mástiles dos banderas españolas que ondeaban en la emisora Radio San Sebastián y en el palacio de la Diputación

Foral de Guipúzcoa. Sobre la una del mediodía, varios centenares de personas comenzaron a manifestarse partiendo del bulevar, dando gritos por la amnistía, la salida de los presos, regreso de los exiliados y de ETA militar. A medida que la manifestación discurría por las calles, se fueron uniendo a la misma grupos de personas, hasta que en la cabeza se colocó una ikurriña y una pancarta de Herri Batasuna en la que se leía «Por la soberanía nacional y la alternativa KAS». Más tarde se desplegó una pancarta de ETA que decía: «Aberri borroka Eguna. Indepeadentzia» (Día de la lucha por la Patria. Independencia).

Al llegar a la altura del edificio de Radio San Sebastián, un grupo de manifestantes subió a la emisora y descolgó la bandera nacional que ondeaba ©n el balcón, pero al quedar colgada aún del mástil, otro grupo Is. desprendió por completo 3 fue arrojada al suelo míen tras se coreaban gritos dt «Española, ez; ikurriña, bai: («Española, no; ikurriña sí»).

Posteriormente, cuando manifestación pasó por de lante de la Diputación Fosa de Guipúzcoa, otro grup de jóvenes subió al balcón con sus caras tapadas retiraron la bandera española, que (ue también arrojada a la calle y rota por los manifestantes. En su lugar se colocó la pancarta de ETA.

Las banderas, izadas con todos los honores

Más tarde, la Policía Nacional acudió a los lugares donde habían sido retiradas las banderas nacionales y, formados y con todos los honores, volvieron a izar las enseñas españolas.

Aberri Eguna folklórico en Vizcaya

Durante la madrugada del domingo se encendieron centenares de hogueras en diferentes montes de Vizcaya, siguiendo la tradición de convocatoria del Aberri Eguna. La jornada transcurrió en medio de celebraciones eminentemente folklóricas, con partidos de pelota a mano, concursos gastronómicos, juegos infantiles y bailes regionales. La afluencia de público en los actos de la mañana en todos los pueblos vizcaínos no fue demasiado numerosa, debido —según los organizadores— al frío reinante.

Encierro en la Diputación

Foral de Álava

La recepción oficial, a autoridades y parlamentarios que la Diputación Foral de Álava pensaba ofrecer ayer al mediodía con motivo del Aberri Eguna tvivo que suspenderse ante los incidentes registrados cuando un grupo de trescientas personas penetraron en el interior del palacio foral. El grupo, en su mayoría simpatizantes de Herri Batasuna, se concentraron ante la Diputación al no habei podido llegar a Pamplona, debido a los controles policiales. Posteriormente peneharon en el interior del edificio dando gritos de «Independentzia», «Nafarroa Euskadi da» (Navarra es Euskadi} y «Presoak kalera» (Presos a la calla).

7 abril 1980 - páq, 5

 

< Volver