La sede central del PCE al barrio de Salamanca     
 
 Diario 16.    18/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

La sede central del PCE, al barrio de Salamanca

La sede central del PCE se instalará definitivamente en el número 36 de la madrileña calle Castelló, en el

burgués barrio de Salamanca, a partir de principios del próximo mes de mayo. Para estas fechas está

prevista la inauguración oficial de los nuevos locales.

El edificio en cuestión —que viene a sustituir al que el propio partido utilizaba en la calle Peligros,

registrado a nombre del Círculo de Estudios e investigaciones Sociales—, es el anexo de un moderno, y

casi fastuoso, bloque de viviendas particulares. Consta de tres plantas y tiene una extensión aproximada

de setecientos metros cuadrados.

El hecho de que todavía el partido no se haya trasladado allí, obedece únicamente a los trabajos de

reforma y acondicionamiento que los operarios —algunos militantes del PCE— están llevando a cabo

desde hace cinco meses.

Prohibida la entrada

La entrada del recinto está ahora resinosamente prohibida. Se trata de un "sancta santorum" al que sólo

unos pocos tienen el privilegio de acceder.

En los locales de la calle Castelló, propiedad privada, estuvieron instaladas hasta noviembre de 1974 las

oficinas de una importante inmobiliaria que más tarde se trasladó debido, entre otras causas, "a la elevada

renta que cobraba el propietario", según declaró a D16 un destacado miembro de la citada empresa.

Posteriormente permaneció cenado durante dos años hasta que, hace seis meses el PCE lo alquiló "por

mensualidades —dijo un portavoz del Gabinete de Prensa del partido— cuya cuantía yo mismo ignoro".

A la pregunta de por qué se había elegido precisamente esa zona, el mismo miembro del PCE respondió:

"Sí, ya sé que estamos a un par de manzanas de Fuerza Nueva. Pero no hay problemas, eso está previsto.

Hemos eligido este lugar porque es céntrico y por puro interés económico."

D16 ha realizado un breve sondeo entre el vecindario, insistiendo sobre la repercusión que pudiera tener

el hecho de que la seda del PCE vaya a estar tan próxima a sus domicilios. En este sentido, y salvo

algunas ambigüedades, los vecinos se han mostrado unánimemente favorables, asegurando que "no hay

razón alguna para inquietarnos por ello".

El Partido Comunista (PCE) se muda al barrio de Sa-lamanca, donde se concen-tran otros siete partidos

de muy distinto signo, desde el ultraderechista, Fuerza Nue-(FN), vecino casi al PCE, hasta el Partido del

Traba-jo (PTE) y la Organización Revolucionaria de Trabaja-dores (ORT).

 

< Volver