ETA (p-m) afirma en una entrevista en "El Viejo Topo". 
 La lucha armada continuará hasta la revolución socialista     
 
 Diario 16.    26/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

ETA (p-m) afirma en una entrevista en «El Viejo Topo»

La lucha armada continuará hasta la revolución socialista

Madrid — La lucha armada continuará hasta la revolución socialista, afirman tres miembros de ETA político-militar en el curso de una entrevista que reproduce la revista «El Viejo Topo».

Los tres miembros de ETA político-militar insisten en que «los planteamientos estratégicos de ETA eran la independencia nacional y el socialismo», por lo que te lucha contra la represión sólo es una parte de sus motivaciones para afrontar la lucha armada.

«Lo que sí es cierto —señalan— es que la represión ha provocado la creación de una conciencia nacional y de clase muy fuerte en Euskadi.»

Los militantes de ETA reconocen que desde los inicios de la organización se discutieron los modelos de países a imitar «y se tomaba como ejemplos a Israel, Túnez, Argelia».

Sobre la transformación ideológica de la organización, la fechan en el curso de la V Asamblea, en la que se definió «como marxista, sin que fuera asumido por gran parte de la organización nú en función da que no entendieran el marxismo, sino que consideraban que se estaba introduciendo una ideología que no había sido básica en el campo nacional».

En cuanto a las escisiones que ha sufrido la organización, «la misma historia de ETA conlleva en toda su trayectoria una serie de enfrentamientos entre partidarios de la organización de clase y los partidarios de las tesis más nacionalistas y radicales»; en la entrevista los militantes de ETA (p-m) las razonan en base a una búsqueda constante de línea política.

Frutos de varias escisiones serían los partidos políticos agrupados actualmente en el KAS, alguno de los cuales aparecería a raíz de la VII Asamblea de la organización, donde «nos pronunciamos por el desdoblamiento».

«Aquella decisión —añaden— no la adoptamos por cuestiones tácticas. Parte de nuestros militantes crearon el partido y estuvieron presentes en las organizaciones de masas.»

Diferencias con los milis

A la hora de hablar de los milis, los representantes de ETA (p-m) insisten en que ETA militar necesita de la represión porque «no han teorizado la necesidad de la lucha armada en todo el proceso de la lucha de clases. Es porque si se produce el cambio real ellos estañan incapacitados para acomodarse a la nueva situación».

Sin embargo, los polis-milis piensan que aunque antes eran otros tiempos «estamos convencidos que aunque cambie la forma,de dominación, la lucha armada es necesaria».

Para los portavoces de ETA (p-m), los partidos de izquierda han renunciado a la revolución y lo único que pretenden «es participar dentro de las instituciones democráticas de la burguesía para reformarlas».

En concreto, «los eurocomunistas se han dedicado a criticar a la burguesía por su mala planificación y se ofrecen ellos como los gerentes idelales de la crisis».

«Nosotros estamos de acuerdo —reconocen— en participar en las instituciones, pero para transformarlas totalmente hacia la revolución socialista. Dudamos que el PCE se plantee en Europa hacer la revolución.»

Preparar la batalla final

La lucha armada la ven como insustituible, ya que «el día en que la clase obrera decida conscientemente tomar el poder nos tendremos que enfrentar a una burguesía que cuenta con un ejército, con un aparato represivo y todo eso».

Su tarea la fijan entonces en la de concienciar a la clase obrera de que «la revolución socialista es necesaria y de la importancia del papel de la lucha armada en este proceso».

Se definen a sí mismos como «el aparato coercitivo de la clase trabajadora», y ponen como ejemplo el secuestro de Abaitua durante el conflicto en la factoría Michelín.

Elogios a la U.R.S.S.

A nivel personal, uno de los entrevistados afirma que «la política soviética, con todos sus defectos, hay que defenderla frente al imperialismo yanqui. Yo soy pro soviético, pero a nivel de organización hay otras opiniones muy diferentes. Tenemos que sitúennos al margen de la política de bloques; es la única manera de conservar nuestra independencia».

Por último, sobre la nación vasca afirman que «no es el fin último, hay que concretarla y dar un contenido muy determinado a la independencia que preconizamos. En esta coyuntura eres independentista socialista o no lo eres, hablar de nacionalismo ahora ya no quiere decir nada».

 

< Volver