Autor: Orgambides, Fernando. 
 La colaboración de las Fuerzas Armadas se centrará en las áreas operativas e informativas. 
 La dirección colegiada antiterrorista iniciará sus actuaciones en el País Vasco este fin de semana     
 
 El País.    26/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La colaboración de las Fuerzas Armadas se centrará en las áreas operativas e informativas

La dirección colegiada antiterrorista iniciará sus actuaciones en el País Vasco este fin de semana

FERNANDO ORGAMBIDES

La dirección colegiada para la lucha antiterrorista tomará las primeras decisiones el próximo fin de semana, una vez completada su composición, que se verificará probablemente en el cuno del Consejo de Ministros de mañana. El Ministerio del Interior, en cuyo departamento quedará integrada dicha dirección, mantiene riguroso silencio en torno a las personas que la van a componer, especialmente en lo que se refiere a la representación de las Fuerzas Armadas, sí bien en lo que respecta a los cuerpos de la seguridad del Estado serán sus mandos naturales. En las últimas horas con numerosas las reuniones que se vienen celebrando en el Ministerio del Interior con objeto de perfilar las lineas de actuación. El Ejército, por su parte, ha comenzado ya a articular su papel de colaborador en las medidas anunciadas.

Precisamente este papel de colaborador, y no de ejecutor, fue reiterado ayer, mediante comunicado oficial, por el Ministerio de Defensa. En él se indica que las Fuerzas Armadas, con las unidades que el mando considere más adecuadas, colaborarán con los cuerpos de la seguridad del Estado «en la impermeabilización de los espacios terrestre y marítimo afectados por el terrorismo, especialmente en lo que respecta a la frontera que puede ser objeto de filtración de elementos o grupos armados».

Asimismo, se precisa, entre otros aspectos, que con la dirección colegiada antiterrorista «cooperan los servicios militares necesarios, tanto en el plano de la información como en cualquier otro campo que pueda solicitarse colaboración, como puede ser apoyo por el transporte, apoyo logístico, especialistas, etcétera».

El rigor con que el Ministerio del Interior lleva la composición de esta comisión encargada de la lucha antiterrorista impedia saber anoche quiénes representarían al mando militar. Sin embargo/entre las diversas hipótesis que se barajan se apuntaba a una doble representación: por un lado, los servicios de información de las Fuerzas Armadas y por otro el mando de tropa, que bien podría asumir un mismo militar por cada arma. Esta hipótesis coincidía con lo reseñado en la nota oficial del Ministerio de Defensa, en la que se especifican, en líneas generales, dos tipos de colaboración: informativa y de apoyo operativo.

Por lo que respecta a la primera, son varios los órganos de las Fuerzas Armadas encargados de tales misiones. Por un lado, está el Centro Superior de Información de la Defensa (CESID), y, por otro, las divisiones de Inteligencia de los Estados Mayores de los tres Ejércitos, a los que habría que añadir el Servicio de Información de la Guardia Civil. Fuentes del Ministerio de Defensa indicaron ayer a EL PAÍS que hasta el momento el CESID no había recibido instrucciones para colaborar con la dirección colegiada del Ministerio del Interior. Sin embargo, no se descarta que uno de los primeros órganos de colaboración de las Fuerzas Armadas sea éste, aunque también se especula con la División de Inteligencia del Estado Mayor del Ejército, alguna de cuyas secciones estaría en disposición inmediata ante posibles consultas.

Vigilancia de fronteras

En cuanto a la colaboración operativa, en medios castrenses se estimaba ayer que el mayor peso de la vigilancia de fronteras va a correspo oder al mando de la VI Región Militar (Burgos), precisamente por pertenecer las provincias de Guipúzcoa y Navarra a este territorio castrense. En este sentido, la Capitanía de Burgos cuenta con dos Compañías de Operaciones Especiales (las 61 y 62), con sedes, respectivamente, en Vizcaya y Burgos. Estas Compañías de Operaciones Especiales (Coe), conocidas en el argot castrense como guerrilleros, serán las que, junto con efectivos de la División de Montaña Navarra número 6, se encarguen de la vigilancia de la frontera del Pirineo vasco-navarro. No se descarta que los respectivos mandos de las V y IV Regiones Militares (Zaragoza y Barcelona) ordenen

también en sus unidades especiales y de montaña vigilar las zonas del Pirineo aragonés y catalán.

Por lo que respecta a la Armada, su misión de colaboración con la dirección colegiada de la lucha

antiterrorista se centrará en la vigilancia costera y de frontera marítima. Son ya siete las unidades que se encuentran patrullando por aguas del Cantábrico, próximas a las provincias vascas.

 

< Volver