Intentaron liberar a dos reclusas. 
 Tres etarras detenidos en el asalto a la cárcel de mujeres de Barcelona  :   
 Uno de los miembros del comando asaltante perdió su cartera en el interior de la prisión. 
 Diario 16.    28/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Intentaron liberar a dos reclusas

Tres eturras detenidos en el asalto a la cárcel de mujeres de Barcelona

Barcelona — El comando que intervino en el asalto a la cárcel de mujeres de la Trinidad, de Barcelona, ayer por la tarde, estaba compuesto por cinco miembros de ETA (p-m), de los cuales tres fueron detenidos Y a los otros dos se les busca intensamente.

Los detenidos son: Santiago Cogolludo Vallejo, nacido en Barcelona, estudiante, de veinte años de edad« soltero y domiciliado en Barcelona; Tomás Gregorio Urzainqui, alias «Tomás», de treinta y un años de edad, nacido en Pamplona, de profesión abogado, y .Luis Lacaspa Egea, alias «Koldo», de veintinueve años de "edad, de profesión técnico, nacido en Beire, Navarra, y domiciliado en Pamplona.

El primero fue reducido, según informa la Policía en una nota, cuando en unión de dos individuos ocupaban un coche que había sido robado en la mañana de ayer a punta de pistola y que fue localizado por otro de la Policía en una calle de la Ciudad Condal.

Los ocupantes del vehículo robado, al advertir la presencia policial, se dieron a la fuga, pudiendo ser detenido Santiago Cogolludo, a quien le fue ocupada una metralleta con abundante munición.

Perdió ia cartera

Uno de los miembros del comando asaltante perdió su cartera en el interior de la prisión, lo que probablemente permitió relacionarlos con la organización ETA (p-m).

La Policía ha establecido controles en las estaciones de ferrocarril, aeropuerto y puntos de salida de la ciudad por carretera, con el objetivo de localizar a los dos etarras que lograron escaparse.

Al parecer, se trata de dos hombres de 1,75 y 1,80 de estatura. Uno de ellos con pelo rizado, y con cabello de color castaño el otro. Viste uno de ellos una chaqueta de pana de color azul y un jersey a rayas, y su compañero, una chaqueta azul y es de complexión robusta.

Las dos reclusas que intentaron liberar fueron Carmela Barandiarán, de veinticinco años de edad, y Arrale Elcoroibe, de veinte, ambas militantes de ETA (p-m). Ingresaron en la cárcel de la Trinidad el día 3 de diciembre del pasado año.

Liberación frustrada

El intento de liberación de las dos reclusas comenzó sobre las siete y quince de la tarde de ayer, cuando dos presuntos abogados correctamente vestidos con traje y corbata, se presentaron en la cárcel con el pretexto de visitar a una interna, de la cual se acreditaron documentalmente como representantes legales.

Una vez dentro del establecimiento y al ir a atravesar el control de metales empezaron a lanzar bombas de humo, cogiendo al funcionario de la oficina como rehén. Allí se hicieron fuertes hasta que se entregaron a la Guardia Civil a las nueve menos cuarto de la noche.

La directora de la cárcel, Soledad Cárnica, que se encontraba en su despacho, se percató del suceso y dio aviso a la Policía. En pocos minutos el establecimiento penitenciario quedó rodeado por la Guardia Civil, fuerza que mantiene la responsabilidad de la vigilancia, mientras que numerosos efectivos de la Policía Nacional tomaban posiciones en el exterior del recinto.

La entrega

Desde las siete menos cuarto de la tarde, en que el comando entró en la cárcel, hasta las nueve menos cuarto, que se entregaron, se produjeron las negociaciones entre las dos partes, hasta que los etarras se rindieron a las fuerzas del Orden.

En el centro penitenciario se encuentran internadas, en estos momentos, 123 reclusas, de las cuales seis están en prisión preventiva, acusadas de terrorismo. Dos de ellas son las pertenecientes a ETA (p-m) a quienes se intentó liberar, y el resto son del Partido Comunista Internacional.

Uno de los miembros del comando asaltante perdió su cartera en el interior de la prisión

 

< Volver