Con la revisión de los precios de garantía. 
 El aceite de oliva, a 120 pesetas litro  :   
 A partir del mes de enero próximo. Al agricultor se le garantiza 96 pesetas por kilo, frente a 80 pesetas en la pasada campaña. 
 Pueblo.    14/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Con la revisión de los precios de garantía

EL ACEITE DE OLIVA, A120 PESETAS LITRO

(a partir del mes de enero próximo)

• Al agricultor se le garantizan 96 pesetas por kilo, frente a 80 pesetas en la pasada campaña.

El precio de garantía para el aceite de oliva en la campaña 1977-78, fijado por el Gobierno por un real

decreto aprobado en su reunión del viernes, es de 96 pesetas kilo en origen, según ha informado el mi-

nistro de Agricultura, José Enrique Martínez de Genique, en una rueda de Prensa.

Este precio representa una subida del 20 por 100 sobre el que ha regido en la anterior campaña (80 pe-

setas kilo en origen), y empezará a regir a partir de primero de enero de 1978, y se corresponde con un

precio de venta al público que oscilará entre las 115 y las 120 pesetas litro. Tendrá una incidencia en el

índice general de precios de consumo del 0,28 por 100.

OTROS ACEITES. — El decreto fija, asimismo, precios de venta al público en torno a las 87 pesetas

litro para el aceite de girasol, y de 70 pesetas litro para el aceite de soja. La importación de estos aceites

se hará sin subvención; el de soja, con un cupo máximo de 10.000 toneladas mensuales (el promedio

mensual de consumo está actualmente en las 12.000 toneladas), y posiblemente con una ligera tasa a la

importación para ambos aceites comestibles.

El ministro destacó la importancia del tema del olivar —que, según ha podido saber Cifra, ha estado

presente en cinco reuniones del Gobierno— y la gravedad del mismo para la zona andaluza, una de las

más deprimidas del país y con mayor problema de paro.

Del olivar viven cerca de 250.000 familias, unos 800.000 jornaleros; su cultivo ocupa más de dos

millones de hectáreas, y él valor de su producción está en torno a los 40.000 millones de pesetas.

«Cualquier decisión que se adopte respecto a este cultivo —dijo— es muy seria y muy importante para el

mismo y para el país.»

El precio fijado por el Gobierno para el aceite de oliva lo calificó de «muy duro, difícil para el sector

productor, al que le representará un esfuerzo considerable». Señaló, sin embargo, que no ha sido

discriminado. El Gobierno ha entendido, para la fijación del precio, que no podía transgredir en absoluto

el «pacto de la Moncloa» y las imitaciones de salarios y precios que en el mismo se han acordado, y que

se van a pedir los mismos sacrificios a todos los españoles.

POLÍTICA.—El ministro de Agricultura expuso también las ideas siguientes:

* El cultivo del olivar tiene que ser transformado, una gran parte en cultivos distintos, que tengan

mayor productividad y nivel de ocupación, o en modalidades de explotaciones de mayor rentabilidad.

Estas zonas del país requieren un gran esfuer-7.0 de inversión para que se industrialicen y la mano de

obra en paro o infrautilizada se ocupe en esa industria.

Aunque existe, cara al ingreso en el Mercado Común, un cierto optimismo en cuanto a que el olivar

español reciba por Darte de la Comunidad el mismo trato que Italia eso es crear una depen-

dencia de unas subvenciones que son nocivas cara el desarrollo de esa zona.

El problema del olivar no se puede resolver sólo a través de los precios, sino que sólo sobrevivirá en base

a la rentabilidad y la competitivi-dad. No se puede propiciar de otra parte, que sea un sector dependiente

de primas y subvenciones.

FINANCIACIÓN.— Para apoyar la transformación de las explotaciones olivareras se establecerá un

fondo, al que revertirán las tasas a la importación de los otros aceites comestibles, el impuesto que se

aplicará a las existencias en poder de particulares cuando finalice la presente campaña para compensar la

diferencia de precios respecto a la de 1977-78, el producto de las existencias en poder del FORPPA,

etcétera. El ministro estimó que el fondo podría llegar a los 2.000 millones de pesetas.

ESPECULACIÓN. — En el curso de la rueda de Prensa se planteó la posibilidad de que hasta fina_ les de

año pueda producirse una escasez de aceite de oliva, por especulaciones. Martínez de Geni-que dijo a este

respecto que este sector es, a todos sus niveles, uno de los más controlados, y que la Administración

extremaría este control.

Respecto a la reacción de los productores ante el precio fijado, inferior a los barajados en los grupos de

trabajo del FORPPA, el ministro reconoció que puede haber algún sentimiento de frustración en algún

sector ante esta medida difícil y dura. Hizo, sin embargo, un llamamiento al sentido de responsabilidad de

todo el sector.

• OBJETIVO: PRODUCIRMENOS AZÚCAR

Los objetivos de producción de remolacha azucarera y caña de azúcar fijados por el Gobierno para la

próxima campaña son de 7.000.000 de toneladas y 250.000 toneladas, respectivamente.

Estos objetivos, junto con las normas de contratación de la campaña 1978-79, están contenidos en un real

decreto aprobado por el Gobierno en el último Consejo.

La remolacha tiene un objetivo un poco inferior al de la actual campaña, ya que representa un millón de

toneladas menos que el de la campaña 1977-78.

La razón de esa reducción es la existencia de excedentes de azúcar, que no se pueden seguir acumulando,

especialmente teniendo en cuenta que los precios que rigen para este producto en el mercado exterior son

más bajos que los nacionales.

La producción prevista está adecuada a las posibilidades de consumo nacional, situadas entre

950.000 y 960.000 toneladas de azúcar.

La ordenación de campaña de estos productos se realizará conjuntamente con las de los restantes

productos agrarios. El FORPPA tiene encomendada la elaboración de los estudios de esta ordenación

conjunta, que deberá estar ultimada antes del primero de febrero.

 

< Volver