Autor: Quiñonero, Juan Pedro. 
 La actividad de Iparretarrak preocupa seriamente al Gobierno de Giscard. 
 Empieza a actuar la ETA contra Francia  :   
 Los militantes franceses provienen de medios rurales y componen comandos que la Policía no ha podido penetrar en modo alguno. 
 Diario 16.    14/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

LA ACTIVIDAD DE IPARRETARRAK PREOCUPA SERIAMENTE AL GOBIERNO DE GISCARD

Empieza a actuar la ETA contra Francia

Una organización terrorista nominada Iparretarrak, que se dice a sí misma calcada de ETA militar, y que sostiene en territorio francés las acciones de los terroristas vascos, se ha presentado públicamente en el territorio vecino con grave preocupación de las autoridades políticas y policiales del Gobierno del presidente Giscard d´Estainq. La nueva organización terrorista amenaza con emular a sus hermanos de sangre.

• Los militantes franceses provienen de medios rurales y componen comandos que la Policía no ha podido penetrar en modo alguno

París:

Juan Pedro QUIÑONERO,

Corresponsal

Iparretarrak es la organización terrorista francesa que puede desencadenar la violencia armada en el país vasco-francés, según se desprende de su primera conferencia de prensa clandestina.

La estrategia política de Iparretarrak estaría basada en cuatro puntos: 11 Reunificación e independencia de Euskadi norte y sur. 2) Destrucción del imperialismo y del capitalismo, como primer paso hacia un socialismo sin clases. 3] Lucha común con los hermanos vascos del sur (España). 4) «Imitación» de atentados contra personas.

Los lazos organizativos entre ETA militar y su homologo francés, Iparretarrak, y la presentación pública del movimiento terrorista vasco-francés constituyen acontecimiento los políticos que preocupan extremadamente al Gobierno francés.

Un «síntoma» meramente táctico se anuncia como una «señal» dirigida a la Policía y las autoridades francesas: el pasado día 26 de marzo, Iparretarrak consumó una «noche azul» particularmente significativa; cuatro bombas explosionaron simultáneamente en dos locales públicos de Bayona y San Juan de Luz. Estas explosiones, extremadamente potentes, fueron presentadas en París como actos aislados. Apenas tres semanas más tarde, los especialistas comienzan a calibrar la importancia táctica

—Las explosiones de Iparretarrak ponen de manifiesto que el movimiento cuenta con medios importantes y con explosivos militares particularmente considerables.

Detenciones

La reacción político-policial del Gobierno francés a tal acción fue inmediata y expeditiva: detener a seis presuntos terroristas vasco-franceses, íntimamente ligados al nacimiento de un movimiento terrorista vasco-francés. La Policía detuvo el pasado día 8 a Jacques Borthayrou (veinticuatro años), Jean-Pierre Halzuet {veintidós años), Jean Marc Cazaban (veintitrés años), Isabel Etxeberria (treinta y un años), Rene-Christine Canales (veintidós años), Andaré Etxberria (veinticinco años).

Todos son acusados de tenencia ilícita de explosivos Y destrucción dé edificios públicos. Todos deberán responder de tales acusaciones ante la Corte de Seguridad del Estado.

El sábado pasado se celebró en Bayona una manifestación de protesta y solidaridad con los detenidos.

Ayer lunes, el matutino independiente «Le Quotidien de París» titulaba a cuatro columnas: «País Vasco-francés: el riesgo de la violencia.»

Oficialmente, la Policía francesa no ha hecho pública ninguna identificación de ningún miembro de Iparretarrak. Sin embargo, las fuentes más solventes subrayan que ETA militar y

los comandos de Iparretarrak sostienen relaciones muy estrechas, y los vasco-franceses proporcionaria cobijo y sostén a los militantes de ETA militar.

Dificultad táctica

La primera dificultad con la que se enfrenta la Policía francesa es de orden táctico: hasta ahora había sido fácil (relativamente fácil) «penetrar» con algunos «submarinos» en algunas organizaciones radicales vasco-francesas (como Hordago. Sin embargo, los militantes de Iparretarrak cuentan con un entrenamiento eficaz, provienen de medios rurales y componen comandos que, por ahora, la Policía francesa no ha conseguido penetrar de ningún modo.

Los cladestinos de Iparretarrak, por su parte, no ocultan —todo lo contrario— sus lazos en ETA militar.

Su primera rueda de prensa clandestina se ha celebrado con una puesta en escena similar a las utilizadas por ETA militar: un grupo de encapuchados se presentan delante de una bandera de grandes proporciones.

Encima de la mesa de discusión, una pistola automática, y, en el centro de la habitación, dos fotografías de Txomin y de Ramuntxo.

Riesgo de contagio

Las últimas acciones contra residentes vascos en territorio francés (el 17 de marzo, los artificieros de Hendaya desmontaron un ingenio explosivo de cinco kilogramos colocado en el

vehículo de Jesús Miguel Lujua, presunto miembro de ETA militar, cuya esposa reside en Hendaya); la rueda de prensa de Iparretarrak; la detención de seis presuntos terroristas vasco-franceses; algunas coincidencias de fechas (la ETA asesinaba a tiros a un policía en Bilbao un día más tarde que el Gobierno francés detuviese a los presuntos terroristas vasco-franceses), parecen subrayar que, el conflicto terrorista vasco se está extendiendo en territorio francés.

La energía y rapidez con que la Policía francesa ha actuado, apenas diez días después de la «noche azul» del 26 de marzo en Bayona y San Juan de Luz, cinco días desiués de celebrarse la primera rueda de prensa clandestina de Iparretarrak, con detenciones expeditivas y presumibles condenas ante la Corte de Seguridad del Estado, vienen a subrayar, por otra parte, la extrema importancia con que el Gobierno francés considera el riesgo de «contagio» terrorista, que la rueda de prensa de Iparretarrak venía a anunciar de modo solemne y dramático.

 

< Volver