Teniente del Ejército asesinado en San Sebastián     
 
 Diario 16.    14/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Teniente del Ejército asesinado en San Sebastián

muento de forma instantánea. Durante una hora, su cadáver permaneció en el descansillo de la vivienda, a la espera de que el juez decretara su traslado al cementerio de Pólice.

Munición de ETA

En el lugar de los hechos fueron hallados cuatro casquillos de bala del calibre nueve milímetros Parabellum, dos de ellos marca Geco y otros dos SF, utilizados habitualmente por ETA.

Nadié pudo ver huir a los autores del atentado, y en la vecindad, tras escucharse las detonaciones, únicamente pudieron comprobar que Oswaldo José Rodríguez estaba tendido en el suelo en un gran charco de sangre.

Posteriormente se supo que un vehículo, cuyas características se desconocen de momento, fue sustraído a punta de pistola a primeras horas de la mañana, teniéndose la casi absoluta certeza de que fue el

utilizado en su huida por los agresores.

Oswaldo José Rodríguez Fernández había finalizado su servicio activo en el Ejército hace seis años.

Contaba cincuenta y nueve años de edad, era viudo y padre de tres hijos y había nacido en la provincia de Lugo. Tenia su domicilio en el barrio de Loyola, en San Sebastián, en unas viviendas destinadas a personal del Ejército. La capilla ardiente fue instalada a primeras horas de la tarde en el Hospital Militar de Guipúzcoa.

 

< Volver