La brutal escalada terrorista. Los principales partidos llaman a todos los ciudadanos a expresar su protesta contra el terrorismo. 
 La paralización del país durante dos minutos, adelantada a hoy     
 
 El País.    08/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Los principales partidos llaman a todos los ciudadanos a expresar su protesta contra el terrorismo

La paralización del país durante dos minutos, adelantada a hoy

El llamamiento a todos los ciudadanos para que paralicen la actividad del pais durante dos minutos, en protesta contra el terrorismo, y en apoyo de la democracia, las Fuerzas Armadas y de seguridad, ha sido adelantado al mediodía de hoy, como consecuencia del nuevo atentado dé ayer. La convocatoria de los cuatro principales partidos políticos de ámbito estatal cuenta con el apoyo de otras fuerzas, entre otras el Partido Nacionalista Vasco, si bien este último ha expresado su disconformidad con el procedimiento utilizado.

Los representantes de estas organizaciones, que habían acordado convocar esta acción cívica el pasado miércoles, convocaron ayer de nuevo a la Prensa para comunicar el cambio de fecha y, entre otras cosas, pedir el apoyo de los medios de comunicación a la convocatoria. Estos representantes eran Juan Díaz Nicolás, por UCD; Enrique Múgica y Txiki Benegas, por el PSOE; Simón Sánchez Montero, por el PCE, y Gabriel Elorriaga, por Alianza Popular.

Según explicó Díaz Nicolás, se trata con esta convocatoria de posibilitar la protesta del mayor número posible de ciudadanos con los mínimos costes. También dijo el representante de UCD que los cuatro partidos han dado ya directrices a sus organizaciones provinciales, y han entrado en contacto con los directores de medios informativos para que éstos apoyen la convocatoria. Ya durante la tarde de ayer, numerosas emisoras de radio, especialmente la estatal, insistieron repetidamente en la convocatoria.

Sugerencias a los ciudadanos

Por su parte, el comunista Sánchez Montero explicó las sugerencias que los partidos hacen a los ciudadanos, entre otras, que las campanas de todas la iglesias toquen al unísono, para lo que se han hecho gestiones con la jerarquía eclesiástica. También se sugiere que se hagan sonar las sirenas de las fábricas y de las locomotoras, y que, donde se pueda, la gente salga a la calle en silencio.

En general, se trata de que al •mediodía de hoy todo el mundo deje la actividad que en ese momento esté haciendo, de modo que incluso se paralice la circulación rodada y peatonal en la calle, así como la actividad laboral o docente de cualquier tipo. No se ha considerado conveniente convocar concentraciones o manifestaciones.

A la protesta se han sumado las organizaciones sindicales más representativas, y también han contactado los convocantes con los partidos nacionalistas vascos y catalanes

Partidos y sindicatos, dispuestos a defender la democracia

Las condenas y manifestaciones de repulsa por el atentado de ayer en Madrid fueron innumerables, por parte de partidos políticos, sindicatos, organizaciones ciudadanas y entidades municipales, entre otros estamentos. El primer ministro portugués, Pinto Balsemáo, envió un telegrama al Rey con su «más viva repulsa» por los hechos.

Unión de Centro Democrático manifestó su «solidaridad con los familiares de las víctimas y su profundo respeto y admiración por los hombres que dan su vida por una España en paz y libertad», y expresó su apoyo al Gobierno, al Ejército y a las fuerzas de seguridad. El presidente de este partido, Agustín Rodríguez Sahagún, opinó que «más que nunca hay que conservar la serenidad» y que «debemos todos apiñarnos alrededor de las instituciones democráticas».

La Comisión Ejecutiva federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), hizo un llamamiento a la opinión pública para que «colabore en estos momentos delicados para la vida de España con las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Orden Público en la lucha contra los asesinos que ponen en peligro la convivencia pacífica entre los españoles». Las Juventudes Socialistas se solidarizaron con el Ejército y dijeron: «Basta a la violencia, a la coacción, al chantaje, al miedo y a la muerte». En términos equivalentes se pronunció la Federación Socialista Madrileña.

El pleno del Comité Central del Partido Comunista de España, que interrumpió sus deliberaciones al conocer los hechos, reiteró «la decisión de los comunistas españoles de luchar energicamente contra el terrorismo y sus propósitos». Santiago Carrillo, secretario general, expresó su convicción de que «nos hallamos ante actos terroristas que, en el fondo, tienen un carácter totalmente de extrema derecha».

Alianza Popular dijo que la falta de decisión política para afrontar el terrorismo con todas sus implicaciones, la tibieza y debilidad constante frente a las coberturas del terrorismo son alguna de las causas que han conducido a la situación actual.

La Liga Comunista Revolucionaria, el Partido Socialista de los Trabajadores, el Partido Comunista de España Unificado y Unificación Comunista de España condenaron, asimismo, los atentados.

Las centrales sindicales Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores y Unión Sindical Obrera, así como ¡os dos sindicatos de policías, el Profesional del Cuerpo Superior de Policía y la Unión Sindical de Policías, también expresaron su repulsa.

Junto a la Asociación Pro Derechos Humanos, los trabajadores del Ayuntamiento de Alcobendase innumerables entidades, muchos organismos autonómicos y partidos vascos, catalanes y andaluces, los comunistas gallegos y el Cabildo de Gran Canaria repudieron los sucesos de ayer en Madrid. El presidente vasco, Carlos Garaikoetxea, envió un telegrama al Rey y declaró: «En estos momentos en los que el terrorismo azota a la capital de España, quiero dejar clara constancia de que nosotros, vascos, y las instituciones representativas del pueblo vasco hacemos causa común con todos los pueblos y todos los hombres de España». El presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, dirigió telegramas de condolencia y repulsa al Rey, al ministro de Defensa, al presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor y del Estado Mayor del Ejército.

 

< Volver