León Mazusta y José Bereciartúa, "Chema", pueden encontrarse todavía en Madrid. 
 Dos "liberados" de ETA-m perpetraron el atentado de Conde de Peñalver     
 
 ABC.    09/05/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

SÁBADO 9-5-81

León Mazusta y José Bereciartúa, «Chema», pueden encontrarse todavía en Madrid

Dos «liberados» de ETA-m perpetraron el atentado de Conde de Peñalver

La Policía ha logrado identificar a los dos individuos que perpetraron el

atentado de la calle Conde de Peñalver, en Madrid, contra el teniente genera!

Valenzuela, según han informado fuentes solventes. Según todos los indicios, los

dos etarras podrían estar refugiados todavía en Madrid.

Se trata de José María Bereciartúa Echarri, alias «Chema», y José León Mazusta

Astilla, alias «Rresku». Según las mismas fuentes, son dos «liberados»,

importantes miembros de la organización terrorista ETA militar, que pertenece al

comando «Madrid». Como se sabe, este comando estaba compuesto por José Antonio

Arregui e Isidro Echave, y fue localizado en la plaza de Neptuno, de Madrid, el

7 de febrero. Arregui y Echave fueron detenidos (el primero murió

posteriormente) y los otros dos lograron huir.

Las referidas fuentes han señalado que la identificación ha sido posible gracias

a las declaraciones de testigos que vieron a Bereciartúa y Mazusta dejar

abandonada una moto en la calle Alcalde Sainz de Baranda poco después del

atentado contra el teniente general Valenzuela. Los dos individuos se quitaron

los cascos y pudieron ser vistos por algunas personas.

Las citadas fuentes han añadido que es muy posible que estos miembros de ETA

militar se escondieran en Madrid tras ser localizados el pasado mes de febrero,

y que hayan permanecido en la ciudad* hasta el día del atentado.

José María Bereciartúa Echarri es natural de San Sebastián, y entre los hechos

que se le imputan figuran, entre otros, los siguientes:

— En julio de 1971 forma ya parte de un comando legal de ETA. "En diciembre de

este año asiste a un curso de adiestramiento en el manejo de armas y explosivos

en el monte Urbía, impartido por el conocido Sigor.

— En enero de 1975 asiste a otro cursillo en los Pirineos Centrales, en la zona

francesa. Al mes siguiente se le detecta ya en unas vigilancias que hace a la

empresa Seat, de Deusto (Vizcaya). Durante ese año comete varios atracos en

Barcelona a sucursales bancarias y al Hospital del Generalísimo, con Wilson,

Paredes Manotas (fusilado en 1975), Apala, Campillo Alcorta (murió ese año en un

enfrentamiento).

— Con el comando «Madrid» ha participado en los atentados llevados a cabo en

Logroño contra un subcomisario (murieron tres personas) y contra un autobús de

la Guardia Civil (dos muertos y treinta heridos).

José León Mazusta es natural de Rentería (Guipúzcoa), y se le imputan, en

síntesis, los siguientes hechos;

— Cursillo de armas en un monte cercano al hipódromo de Lasarte, de San

Sebastián, en 1972.

— En octubre de 1975 asiste a un curso de armamento y explosivos en Bayona.

— En los años siguientes intervino en los asesinatos de Julián Galarza, Manuel

Albizu y Julián Soria.

.

— En 1978 interviene en la voladura del repetidor de televisión de Villa Jimena,

en Palencia.

— Atentado en 1975 contra guardias civiles que realizaban e) servicio de

protección en los ferrocarriles vascongados.

La moto empleada en el atentado, una Ducatti de 300 centímetros cúbicos, M-9582-

CF, fue comprada hace varios meses en un esta: blecimiento de compra-venta ,de

Madrid por José León Mazusta. La compra fue hecha con documentación falsa a

nombre de Juan Manuel Zubeldía Eguíbar.

Las impresiones existentes sobre el paradero de los terroristas son que están

todavía en Madrid y refugiados en algún piso de la organización. Los etarras que

atentaran contra el teniente general Valenzuela no llegaron a entrar en el

parque del Retiro en su huida tras la explosión, como ya anunciaba ayer ABC.

El citado parque fue cerrado en tres minutos y todas las personas que se

encontraban allí tras el atentado fueron identificadas. Así, se comprobó" que

dos jóvenes que iban en una moto, y que en principio aparecieron como

sospechosos, no estaban implicados en los asesinatos.

MADRID.

 

< Volver