Autor: Trenas, Pilar. 
 Jesús Torbado, premio "Mariano de Cavia". 
 "Mi artículo es pasional, irónico, tristísimo y ha molestado a todos"     
 
 ABC.    28/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

CULTURA Y SOCIEDAD

JUEVES 28-5-81

Jesús Torbado, premio «Mariano de Cavia»

«Mi artículo es pasional, irónico, tristísimo y ha molestado a todos»

MADRID {Pilar Trenas). Jesús Torbado no se enteró de que su artículo «El niño García Pérez Etcétera» había merecido el premio «Mariano de Cavia» hasta ayer, cuando su mujer, al ir a trabajar, recibió la noticia de una amiga que lo había oído en la radío. La tarde y la noche del fallo, Jesús andaba por Madrid de tertulia literaria, de presentación de libros, de encuentro con amigos. Por eso, cuando todavía se desperezaba del sueño nocturno, la noticia la sorprendió más de lo normal.

—Me ha sorprendido profundamente por varias razones. Primero porque tradicionalmente el «Cavia» se da a un señor de mucho prestigio, de mucha obra y de mucha edad, y yo no tengo ninguna de estas cualidades. Por otra parte, este artículo es de tos que los redactores-jefes o jefes de opinión de un periódico suelen calificar como «artículo conflictivo», porque no sólo no elogiaba a nadie, sino que criticaba a mucha gente, empezando por el Gobierno, la oposición y a amplios sectores de la intelectualidad. Es un artículo que se pone de parte de la víctima más señalada que hay en España ahora. Por eso, en apariencia, no era un texto premiable. Él artículo arroja matices e ideas semejantes a las expuestas por Jiménez Losantos y por eso, a él, le han pegado un tiro en la rodilla. Yo he tenido más suerte y me han dado un premio.

Este era la primera vez que Jesús Torbado, aficionado a los premios y que cree en ellos, se presentaba al «Cavia». Y lo hizo por azar, cuando leyó las bases, el último día de! plazo.

—Yo no había pensado presentarme hasta dentro de diez o quince años, pero me animé al ver las bases, y además soy muy vago, y escribo tan poco, que vi la oportunidad.

—¿Por qué elegiste precisamente este artículo «conflictívo» para probar suerte con el «Cavia»?

—Porque fue uno de los artículos por los que más cartas amenazadoras recibí y también algunas opiniones elogiosas. Era como un «tour de forcé» el pretender et «Cavia» con un artículo que ya me había dado muchos sinsabores. Por otra parte, me parecía uña de las cosas que moralmente yo debía decir, y cuanto mayor´ difusión tenga, mejor.

—Las amenazas que recibiste por este artículo, de las que me hablaste a raíz de su publicación, cuando lo comenté contigo, ¿han sido sólo epistolares?

—He recibido ocho o diez cartas que me amenazaban de muerte y otras tantas de palizas. Algunas venían firmadas y otras eran anónimas. Pienso que es el típico artículo que molesta a todos, a la izquierda, a la derecha autonómica y a la derecha a secas.

«VIVÍ COMO EL PROTAGONISTA DE MI HISTORIA»

Para Jesús Torbado su artículo tiene tres significativos calificativos: es pasional, irónico y tristísimo.

—Me siguen preocupando muchísimo los desniveles vitales a que nos está condenando el Estado de fas autonomías, tal y como se tratan ahora. Estos desniveles se observan en casi todos los aspectos de la vida cotidiana; pero lo que más me indigna es que lo padezcan los niños de las regiones centrales, que son tos españoles del futuro. En muchos pueblos de Castilla se están cerrando escuelas, centros médicos, tos niños se quedan sin asistencias elementales; mientras que los niños de la periferia hasta tienen psicólogos en sus escuelas. En Castilla hay niños sin escolárizar y ésta es ya la última anécdota de hasta qué punto los políticos españoles se venden a los dineros periféricos.

El novelista, el periodista y ensayista contempla este hecho viviéndolo en su propia carne y esto despertó su pasión y no dudó un momento ponerse frente a la máquina.

—Yo fui y viví como el protagonista de mi historia, sólo por el hecho de haber nacido en una región deprimida, que después de haber sido el primero y más grande Reino de España, ahora se la considera generosamente como una región o comarca, lo que implica que es una zona colonizada.

—Es obligado que me cuentes lo que para ti significa estar en la nómina de los «Cavia»

—Me produce incluso cierto temor verme en la misma lista con nombres como los de Camba, Benavente, Madariaga, Emilio Romero... Nunca he sido un periodista puro, ni siquiera un novelista puro, y, teniendo en cuenta lo poco que trabajo en periodismo y lo esporádico de mis artículos, me sorprende estar incluido ya en esta lista.

—Es que tú tienes mucha suerte con eso de los premios...

—Soy de los pocos españoles que cree en ellos. Realmente yo he tenido mucha fortuna con esto de tos premios, y- si sigo escribiendo es porque empecé ganando premios. Si no me hubiera ocurrido así, quizá me hubiera dedicado a cualquier otro oficio.

Jesús lleva tres .años enfrascado en una novela, deseando poner cuanto antes el punto final, pero...

—Cada vez que me siento a escribir pongo la radio, y las noticias se suceden con tanta rapidez y dramatismo que la realidad de cada día supera la ficción y me resulta imposible escribir ficción, por eso la novela se retrasa tanto.

Se trata de una narración que se inició como una novela de personajes y de aventura, «pero poco a poco sé va manchando de la realidad política de cada día, y me temo que en algunos aspectos pueda llegar a convertírseme en algo casi panfletario».

Por una vez la radío no te ha dado a Jesús Torbado una dramática realidad casi de ficción, sino que a través de ella ha sabidodo, con retraso, por eso de lo Incontrolable que, es,

que tenía un premio que le gustar llevar en su bagaje.

 

< Volver