Autor: Suárez Alba, Alberto. 
 Con efectos de primeros de año, entrará en vigor el 1 de junio. 
 El Concierto Económico con el País Vasco se publicó ayer en el "BOE"     
 
 ABC.    29/05/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Con efectos de primeros de año, entrará en vigor el 1 de junio

El Concierto Económico con el País Vasco se publicó ayer en el «BOE»

VITORIA (A. Suárez Alba, corresponsal). El Concierto Económico del País Vasco, establecido en el Estatuto de autonomía, se publicó en el «Boletín Oficial del Estado» ayer.

El Concierto entrará en vigor, en su totalidad, el día 1 de junio próximo, aunque, en dos de las disposiciones transitorias, se establece que los territorios históricos del País Vasco se subrogarán en los derechos y obligaciones en materia tributaria de la Hacienda Pública estatal, en relación con la gestión, inspección, revisión y recaudación de los tributos concertados que hayan de declararse desde el 1 de enero de 1981.

El concierto establece asimismo que, durante el ejercicio de 1981, la comunidad autónoma vasca contribuirá al sostenimiento de las cargas del Estado no asumidas por dicha comunidad, con un cupo total inicial de 116.979.000.000 pesetas, de las que Álava aportará algo más de catorce mil millones, Guipúzcoa algo más de treinta y ocho mil y Vizcaya algo más de sesenta y cuatro mil millones.

Al tener efectos retroactivos desde primeros de año, los ingresos derivados del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, tanto en Vizcaya como en Guipúzcoa, repercutirán en las arcas de ambas Diputaciones forales, aunque las declaraciones hayan sido hechas en las Delegaciones de Hacienda del Estado. En el caso alavés dicho impuesto se viene declarando ante la Dirección de Hacienda del organismo provincial.

Una Comisión de Coordinación, que entiende del tema de las transferencias de servicios del Ministerio de Hacienda a la comunidad vasca, ha resuelto ya los serios problemas derivados del transvase de funcionarios estatales a la Hacienda foral. Los traslados han sido voluntarios, respetándose la totalidad de tos derechos activos y pasivos del funcionariado. Ciento sesenta funcionarios vizcaínos y otros setenta quipuzcoanos cambiarán de «patronos», aunque continuarán trabajando en la Administración oficial; a partir de ahora, en la netamente vasca.

No desaparecerán, como tampoco ocurrió en el caso de Álava, las Delegaciones Provinciales del Ministerio de Hacienda, que continuarán ocupándose de temas tales como las aduanas, la inspección fiscal, los impuestos sobre alcoholes, los monopolios, las clases pasivas, el patrimonio y las nóminas del funcionariado dependiente de la Administración Central.

Hacienda de Madrid pasará a las Diputaciones Forales toda la información que posee sobre los contribuyentes de estas provincias norteñas, y en Guipúzcoa y Vizcaya se piensa que resultará muy positivo el cambio.

El Cuerpo de Inspectores y Subinspectores, que dependía hasta ahora de las Delegaciones Provinciales de Hacienda, pasará a pertenecer a la Hacienda Foral, realizando en la misma su habitual labor de control e investigación.

Con la entrada en vigor de la ley del Concierto Económico, la comunidad autónoma vasca pasará a disponer de setenta y ocho mil millones de pesetas procedentes de los impuestos que le corresponderá recaudar y con los cuales deberá cumplir con todos los paquetes de transferencias que ha asumido. Aparte de esas cifras millonarias, la Hacienda Foral vasca recaudará otros treinta y ocho mil millones de pesetas, con los que contribuirá a las cargas generales del Estado.

 

< Volver