Autor: Muro, M.. 
   Sahara: el PUNS, reestructurado  :   
 La Secretaría General, unipersonal, se transforma en un Comité de cuatro personas. 
 ABC.    31/05/1975.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC, SÁBADO 31 DE MATO DE 1973. PAG. 9.

SAHARA: EL P. U. N. S., REESTRUCTURADO

La Secretaría General, unipersonal, se transforma en un Comité de cuatro

personas

El Aaiun, 30. (De nuestro corresponsal por teléfono.) Según fuente oficial,

ayer se reunió la Yemaa o Asamblea general del Sahara, bajo la

presidencia de Uld Hassena, en representación de su titular El Jatri, que se

hallaba ausente en otras funciones. En la sesión se dio cuenta oficial de la

decisión tomada recientemente por el Gobierno español respecto al Sahara.

Igualmente se nos informa de la reestructuración del partido Unión Saharaui.

o P. U. N. S., sustituyendo la Secretaria general unipersonal por un Comité

ejecutivo de cuatro personalidades correspondientes a El Aaiun, Smara, Auser y

La Güera, que son Duch Sidna Naucha. Mohamed Branin Hamain, Mohamed Fadel

Semlali y Bud Buda Oheim, respectivamente.

La carencia oficial de más información al respecto impone atenerse al laconismo

de estos comunicados, pero al margen de estas noticias, un hecho nos ha

sorprendido al regreso de una ineludible ausencia de tres días en Las Palmas, y

es el cambio radical que refleja la población nativa, quien al tener noticia de

la firme postura de España respecto al Sahara se mostró primero escéptica y

luego inquieta, mientras que ahora se brinda solícita y amable con un

sorprendente descenso en los precios de los alquileres (de 9.000 a 5.000 pe-

setas, en algunos sitios); incluso se da el caso de que algunos de los taxistas

nativos que días pasados circulaban con las banderas del Polisario, son los

mismos que ahora, al paso de algún oficial español, sonríen saludando

militarmente.

CUESTIÓN COMPLEJA

La cuestión del Sahara es demasiado compleja para compendiarla en las breves

líneas de una crónica. Es preciso haber vivido este problema de cerca y, sobre

todo, con anterioridad a este momento en que los saharauis atraviesan una crisis

que modificará su existencia futura, para comprender que ahora no puede darse

una imagen exacta de cómo son ni lo que quieren.

En todo caso, lo que le impulsa actualmente es su instinto de conservación. Pero

sin conocer el Sahara ni a los saharauis, nadie fuera de este ámbito puede

alcanzar lo que seria la marcha súbita de España en un país como éste totalmente

nulo en recursos, donde no se produce nada comestible, pues la palabra Sahara

significa nada, vacío, desierto. El mar encierra una gran riqueza piscícola,

pero la indolencia natural de los nativos les alejó siempre de buscar su

aprovechamiento. Por esto la ausencia de España supondría no tanto la

imposibilidad de atender los servicios públicos, como sanidad, Correos,

Teléfonos, Telégrafos, energía eléctrica, etc., sino esencialmente sobrevivir,

porque, en el momento actual, poca ayuda puede esperar el saharaui a través de

sus fronteras.—

M. MURO.

 

< Volver