Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 El peneuvista Arzallus rompe su silencio. 
 "Madrid canta victoria por la violencia de Euskadi"  :   
 "Está claro que hay muchas fuerzas a las que interesa que el PNV fracase". 
 Diario 16.    06/06/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

NACIONAL

Diario16/6-junio-8l

El peneuvista Arzallus rompe su silencio

«Madrid canta victoria por la violencia de Euskadi»

Xabier Arzallus rompió ayer su silencio para acometer una vez más contra «el

Gobierno de Madrid» a

quien hace responsable de la violencia en el País Vasco, en unas declaraciones a

la revista de su partido.

La dureza de las declaraciones que el presidente del EBB del Partido

Nacionalista Vasco, Xabier Arzallus, ha concedido a la revista de su partido

«Euzkadi», en las que acusa a Madrid de «cantar victoria» por la violencia que

asuela al País Vasco y en las que señala a los cuartelillos de las Fuerzas

(Í& Seguridad como pido de ésa misma violencia, han causado un profundo impacto

en la opinión política vasca.

Arzallus ha señalado que «es claro que la abrumadora mayoría de la gente está

harta de tanta muerte y de tanta actuación de este tipo y en Madrid cantan

victoria por ese fenómeno social, que es cierto. Y pretenden que el pueblo

colabore, por otra parte, en la erradicación de la violencia cuando resulta que

los cuartelillos son nido de ella».

«A estas alturas nadie puede ignorar ya —dice Arzalluz— que existe una tortura

sistemática, aunque los interesados se callen a menudo por miedo a consecuencias

posteriores. Así sucede que la distancia entre determinados Cuerpos de Seguridad

y el pueblo sigue siendo abismal.»

Violencia

Insistiendo en este mismo tema, puede recogerse en la entrevista del presidente

del EBB, que «el tema de ETA preocupa seriamente al Gobierno de Madrid, pero

también cree que hay muchos a los que interesa la acción de ETA. Si ésta pone en

una situación límite el sistema democrático y coloca contra la pared al

Gobierno».

«Tampoco, por otra parte, es fácil escaparse a la tentación de pensar que temas

como el de ETA y otros similares sirven para tapar otros muchos problemas. Es

como cuando para salir de situaciones angustiosas, se acude a la guerra de

África.»

También aborda Arzallus temas de la máxima actualidad como las consecuencias del

proceso subsiguiente al 23 de febrero y el desarrollo autonómico.

«Para mí esté claro que existe una especie de automoderación política. Algo

parecido a la autocensura de otros tiempos anteriores. Creo que, a nivel de

partidos políticos, la psicosis de pesimismo, de golpe, es grande.»

El golpe

«De todas formas, yo tengo la duda profunda, después de hablar con unos y con

otros, de hasta qué punto ese ambiente de temor conviene a determinados líderes

políticos para poner en orden sus tropas. Es decir, hasta qué punto es real ese

miedo y aun siéndolo, hasta dónde es utilizado para reconducir en algunos

partidos de disciplina interna a una determinada política.»

Al analizar el golpe del 23 de febrero destaca que la amenaza de un golpe de

Estado se ha utilizado siempre ante cualquier intento de cambio, pero «lo único

que ha variado tal vez —dice— es que el 23 de febrero hubo un golpe, toda una

actuación de insólita envergadura. Antes habían existido galaxias, inquietudes,

movimientos, manifestaciones».

Esta claro que hay muchas fuerzas a las que interesa que el PNV fracase

«Camino el dato concreto de la brutalidad del 23 de febrero, pero el tema estaba

sobre el tapete. Aquí existe una serie de claves que están ocultas y que son las

que se refieren a los grupos civiles o a los intereses que azuzan a los

militares.»

En la misma entrevista, el presidente del EBB del PNV insiste en el desencanto

que existe en el País Vasco, «porque no se acaba de ver esa autonomía».

«Hay un texto que se aprobó hace dos años y que ha sufrido coonstantes retrasos

—señala—. Si realmente hubiera voluntad para solucionar los problemas, qué menos

se puede pedir que una diligencia en el arbitraje de los mecanismos necesarios

para que las cosas funcionen.»

En este sentido, Arzalluz insiste en que el PNV sufre continuos ataques, porque

protagoniza el proceso autonómico. «Está claro que hay muchas fuerzas a las que

interesa que este partido fracase. Y este partido aquí es el portador de la

autonomía, su protagonista y responsable principal, con apoyo de Euzkadiko

Ezkerra y otros grupos.»

Insiste también en los ataques desde Madrid y se refiere a su propia persona «Yo

no sé si soy el terror de los que hacen política desde Madrid, con criterios

cerrados. De lo que estoy seguro, según tengo entendido, es que en esos círculos

opinan que domino el PNV y que soy un individuo peligroso.»

En la entrevista concedida por Arzallus a la revista «Euzkadi», el dirigente

nacionalista recoge también sus impresiones personales en torno a las primeras

figuras políticas del Estado.

«A Felipe González le he visto muy preocupado, hasta con pesimismo. Hablaba de

evitar la guerra civil», señala, al tiempo que, refiriéndose al Partido

Socialista, aclara que «tiene una táctica muy clara de ascender a una coalición,

lo cual le permitiría, en estos dos años teóricos hasta las elecciones, ser

presentable en sociedad ante determinados estamentos que pueden tener prevención

contra él y ganar las elecciones del 83».

Respecto a Calvo-Sotelo, ha puntualizado que tiene muy difícil gobernar, «se ve

que es un hombre aprisionado por una responsabilidad enorme, que ha entrado en

un momento de baja moral política y

muchos problemas. Además, por sucesos que están en la mente de todos, como

Almería y Barcelona, ni tiene casi tiempo para pensar en otra serie de problemas

más importantes, que son los que más aprietan».

 

< Volver