Sentencia del Tribunal Supremo en el "caso" de Iñaki Picabea. 
 No son precisos suplicatorios para juzgar a miembros del Parlamento Vasco     
 
 ABC.    07/06/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

NACIONAL

Sentencia del Tribunal Supremo en el «caso» de Iñaki Picabea

No son precisos suplicatorios para juzgar a miembros del Parlamento vasco

MADRID. ´La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha acordado que no hace falta solicitar autorización del Parlamento vasco para actuar judicialmente contra Inaki Picabea Burunza, parlamentario de Herri Batasuna.

La sentencia del Tribunal Supremo ha admitido el recurso de casación por quebrantamiento de forma interpuesto por el fiscal contra la sentencia de la Audiencia Nacional, que se abstenía de juzgar a Picabea y en la que solicitaba su suplicatorio al Parlamento vasco. El Tribunal Supremo ha devuelto las actuaciones a la Audiencia Nacional para que dicte una nueva sentencia en la que se subsanen «la omisión de hechos probados en la sentencia sobre la conducta enjuiciada del procesado parlamentario vasco» y resuelva los puntos objeto de la acusación del fiscal.

Como se sabe, Picabea estaba acusado, junto a Eugenio Sein Echeverría y Francisco Javier Arocena Salaverría, de un delito de asesinato consumado en ta persona del concejal de Irún Julio Martínez Ezquerro, de otro delito de utilización ilegitima de vehículos a motor y otro de depósito de armas de guerra. Sein y Arocena fueron condenados a treinta y cuatro años de reclusión.

MOTIVOS JURÍDICOS

En el último considerando de la sentencia dictada por el Tribunal Supremo se dice,´ «Es necesario reconocer y declarar desde el punto eminentemente jurídico positivo, como conclusión, que los principios de inviolabilidad e inmunidad están reconocidos en el Estatuto vasco, el primero con igual tratamiento legislativo que el artículo 71 de la Constitución, y el segundo con igual prohibición de detención y retención, excepto cuando se trate de delito «in fraganti», pero sin necesidad de autorización previa para poder proceder contra los parlamentarios, pues de manera clara y terminante faculta sobre la inculpación, el procesamiento, la prisión y el juicio ora) al Tribunal Superior de Justicia del Tribunal vasco y a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, según el ámbito territorial, o «locus actus» de delito, sin que en uno y otro caso se haya establecido, como lo hace el artículo 71 de la Constitución española, el requisito de procedibilidad o la necesidad de la previa autorización del Parlamento vasco para ser inculpado o procesado.»

El 10 de noviembre de 1980, la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó a Eugenio Sein y Javier Arocena a un total de treinta y cuatro años por varios delitos, de los que también estaba acusado, como autor responsable de los mismos, Iñaki Picabea.

En la sentencia se condenaba también a Ramón Sagarzazu Mendibe a penas que ascendían a veinticuatro años como autor de un asesinato frustrado en la persona de Alfredo Aristondo Trineado y de otros delitos de depósito de armas de guerra y utilización ilegítima de vehículo a motor. María del Coro Redondo Loredo fue condenada a un año de prisión como autora de un delito de colaboración con grupo organizado y armado.

En aquella ocasión, dos de los magistrados, de los cinco que integraron el Tribunal, firmaron la sentencia por coligación de la ley de Enjuiciamiento Criminal, pero como disentían de la misma insertaron sus firmas en el tibro de votos reservados.

CONTESTACIÓN DEL GOBIERNO SOBRE COLOCACIÓN DE LEMAS DE FUERZA NUEVA

MADRID. El Gobierno ha remitido al Congreso de los Diputados la contestación a la pregunta que Blas Pinar formuló en relación con la actuación del alcalde de Vich (Barcelona), al disponer que ,se quitaran de ¡os balcones de la sede de Fuerza Nueva el lema del partido y la bandera de España.

En dicha contestación se dice:

Que la plaza de la localidad de Vich constituye un conjunto arquitectónico declarado monumento nacional y, por elfo, el Ayuntamiento viene propiciando desde hace unos meses una campaña de restauración estética de dicha plaza, a fin de que el conjunto monumental de la misma se halle de acuerdo con su carácter histórico-artístico. En base a las razones aludidas, el Ayuntamiento viene estableciendo limitaciones a la colocación de letreros e indicativos.

Los partidos políticos Fuerza Nueva, Partido Socialista de Cataluña y Esquerra Republicana tiene su sede en la repetida plaza, en cuyas fachadas tenían colocado un letrero, sin haber solicitado ni obtenido permiso municipal alguno. Consecuentemente, e! Ayuntamiento requirió a los citados tres partidos para que procedieran a retirar los letreros, cosa que fue atendida, excepto por Fuerza Nueva, ejemplo que siguieron los otros.

 

< Volver