Autor: Laborde Vallverdú, Enrique. 
 La extradición del etarra Tomás Linaza. "Le Monde" califica de "lógica" la determinación de Miterrand. 
 El Gabinete galo dará hoy una comunicación oficial sobre el caso     
 
 ABC.    10/06/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

La extradición del etarra Tomás Linaza

«Le Monde» califica de «lógica» la determinación de Mitterrand

El Gabinete galo dará hoy una comunicación oficial sobre el caso

PARÍS (Enrique (.aborde, corresponsal). Así, pues, ni Tomás Linaza Echevarría ni los otros vascos españoles que Madrid le reclama a París abandonarán el territorio trances. En otros términos: el militante de ETA, acusado del asesinato de seis guardias civiles, será puesto en libertad porque, como afirma «Le Monde» en un editorial «sui generis», titulado «Tierra de asilo», esta actitud «es lógica». Esa «lógica» —según el editorialista— se basa en la determinación del presidente Mitterrand, que «es hostil a las extradiciones por motivos políticos».

Pero esa «lógica» —según la conclusión de «Le Monde»— hará que «el próximo viaje a Madrid del ministro de Relaciones Exteriores, Claude Cheysson, termine en un fiasco».

La declaración del primer ministro Fierre Mauroy, en .el Club de Prensa de Europa 1, base fundamental de esta confirmación del permanente enfrentamíento entre París y Madrid, se verá seguida de una comunicación que e) Gobierno adoptará en su reunión de) Consejo de Ministros hoy miércoles. Desde ahora se puede anticipar que la actitud gubernamental no irá más allá de la ratificación, pura y simple, de la doctrina giscardiana, según la cual es inaceptable que los vascos españoles se acojan a tos beneficios bel Estatuto del refugiado político, pero asimismo es inaceptable que sufran las consecuencias de (a extradición.

CUMPLIR CON LA CONVENCIÓN DE 1877

Los franceses repiten una y otra vez que se limitan a cumplir lo establecido en la conversión de 1877, redefinida por una ley de 1927, según la cual «los delitos políticos» no pueden ser aceptados como argumento capital para una demanda de extradición. El Consejo de Estado no participó de ese criterio cuando consideró que algunos tíe esos titulados «delitos políticos» no eran otra cosa que «odiosos delitos de derecho común». En estas condiciones, el «Tribunal de apelación de París dio un dictamen favorable a la extradición de Tomás Linaza Echevarría, acusado de seis asesinatos. Pero así como el presidente de la República dispone el derecho de gracia para los condenados a muerte, el primer ministro tiene entre sus manos la decisión final en materia de extradición, una especie de derecho de gracia de tono menor. Y el primer ministro, amparándose de hecho en la doctrina gíscardiana, afirmó que «una cosa es combatir las actividades de los terroristas vascos en e! territorio francés y otra el acceder a su extradición».

En estos asuntos no conviene tener la memoria corta y resulta por ello de lo más oportuno recordarle a) primer ministro Fierre Mauroy que en un pasado próximo Italia obtuvo (a extradición de Francesco Piperno, acusado de complicidad en el secuestro y asesinato de Aldo Moro, y de otro terrorista, llamado Marco Affatigato, de quien se sospechaba que había tomado parte en el atentado de ´a estación de Bolonia que causó ochenta y dos muertos; en fin, recordemos también, de pasada, la extradición del abogado alemán Klaus Croissant, consejero de la banda Bader Meínhof. Todos esos personajes no eran culpables de «delitos políticos», pero los terroristas de ETA sí.

¿QUE ES UN DELITO POLITiCO?

Que el presidente François Mitterrand haya decidido suprimir el Tribunal de Seguridad del Estado es algo que a los españoles no les interesa ni poco, ni mucho, ni nada.

Pero que, como dice «Le Monde», sea «hostil a las extradiciones por motivos políticos» es aígo que sí te interesa a los españoles, porque no acabarán nunca de entender lo que el presidente Mitterrand considera como delitos políticos. Sí ef asesinar seis guardias civiles es un delito político, en ese caso Jacques Mesrine debe ser rehabilitado a título postumo.

En el fondo, en este asunto alientan varios factores: políticos, en primer lugar (tas próximas elecciones legislativas), y económicos, en segundo lugar (el deseo de no poner en peligro los intereses franceses en España, para que no se repitan tas agresiones contra Michelin, Citroën o el Banco Nacional de París).

 

< Volver