Autor: Esteban, José María. 
 Juicio contra un concejal de Herri Batasuna. 
 Dijo que el Ejército español era "extranjero" en Euskadi     
 
 Diario 16.    10/06/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

NACIONAL

Diario 16/1 o-junio-81

Juicio contra un concejal de Herri Batasuna

Pamplona:

José María ESTEBAN,

Corresponsal

Dijo que el Ejército español era «extranjero» en Euskadi

A falta de sentencia, se celebró ayer el juicio contra el concejal del Ayuntamiento de Pamplona, Iñaki Beorlegui, de Herri Batasuna, quien en el transcurso de un Pleno municipal se habia referido al Ejército español como «extranjero».

Quedó visto para sentencia el juicio celebrado en la mañana de ayer contra el concejal pamplonés de Herri Batasuna, Iñaki Beorleguí, juzgado como presunto autor de un delito de «ultrajes a la nación)), cometido en el curso de un Pleno municipal en el que había asumido y defendido una moción del grupo juvenil del EMK en orden a que los mozos nacidos en Euskadi relizaran la mili en Euskadi.

El fiscal y el abogado defensor elevaro a definitivas sus conclusiones provisionales y solicitaron siete meses de prisión menor y absolución, respectivamente. Al juicio acudieron numerosos dirigentes de Herri Batasuna, tales como García de Dios, diputado foral; Urbiola; Aldekoa;

Archanco; parlamentarios forales; Osteriz y Antón, concejales del Ayuntamiento de Pamplona, y el primer teniente de alcalde Zabaleta.

En síntesis, los hechos se produjeron el 11 de noviembre de 1979, cuando Beorlegui defendió la moción y, según el acta del secretario de la Corporación, explicó que «HB asume esta moción porque contiene una serie de mejoras en beneficio de la juventud vasca, si bien se opone por principio a la realización del servicio militar en un Ejército que entiende extranjero y, además, con carácter obligatorio».

El fiscal preguntó sobre si conocía el contenido del acta, si se acordaba de las expresiones y, en concreto, de la de «extranjero», a lo que Beorlegui respondió que conocía el contenido del acuerdo y la votación, «pero no lo recogido en el acta de lo que dije, porque nosotros nos preocupamos únicamente de los acuerdos, pues lo manifestado para defenderlos no es preceptivo que conste en acta». Dijo no recordar las expresiones exactas, pero señaló que en su ánimo no estaba el injuriar a nadie y, al ser preguntado sobre si se ratificaba en ella, manifestó que «no me ratifico en las palabras».

El fiscal, en su turno de conclusiones, consideró que las manifestaciones que constaban en el acta de la sesión «son afrentosas para el Ejército español, que lo es de todos los ciudadanos de la nación, de la que con tal frase se deja sentado que las provincias vascas quedan desvinculadas del resto del Estado español».

«Decir que el servicio militar se hace en Ejército extranjero supone o bien dos Estados en un único

Estado, o dos Ejércitos en un mismo Estado y ambos aspectos suponen un atentado contra ese sentimiento de unidad. Por la claridad de la prueba, el concejal dijo esas palabras y éstas atenían contra la unidad del Estado y contra la nación española.»

El abogado defensor señaló que no existe el delito de injurias al Ejército ni el de ultraje a la nación. La aplicación del apelativo «extranjero» no supone ningún desprestigio del Ejército. Otra cosa es que moleste a alguien o se sienta ofendido —dijo—. Y no hay delito porque no se da el ánimo de injuriar, pues no hay propósito de agraviar. El abogado se refirió igualmente a que tenía serias dudas sobre la aplicabilidad del artículo 123 del vigente Código Penal, pues parecía estar en contradicción con el artículo 16 y 20 de la Constitución.»

 

< Volver