Bernardette Arzallus     
 
 Diario 16.    15/06/1981.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Bernardette Arzallus

Años atrás Xabier Arzallus creyó oír voces y pensó que era Dios quien le llamaba. Entró por ello en la Compañía de Jesús, suponiendo seguir el dictado del más allá. El paso del tiempo le mostró su error y le obligó a rectificar.

No queremos entrar en la vida privada de Arzállus más lejos de lo estrictamente indispensable para explicar sus comportamientos públicos. Pero, ¿qué clase de voces iluminan ahora su camino? ¿Se le aparece Sabino Arana redivivo? ¿O es el lendakari Aguirre quien diariamente le habla desde el cielo?

Hace falta ser muy visionario para convertir una justificada crítica periodística en una conspiración política, sin explicar, por cierto, qué es lo que «está claro» en torno al editor y director de este periódico.

Que a estas alturas un político nos venga con lo de las frases fuera de contexto es, por otra parte, o un ejemplo de malicia o una tremenda ingenuidad. Al cabo de cuatro años de producir titulares de periódico, uno sabe bien lo que tiene que decir y cómo lo tiene que decir.

Menos viajes por el éter, señor Arzallus, y más trabajar por los problemas reales de su pueblo, que inteligencia no le falta para ello.

 

< Volver