Según el periódico italiano "La República". 
 ETA militar pretende internacionalizar el problema vasco durante los mundiales     
 
 ABC.    02/07/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Según e\ periódico italiano «La República»

ETA multar pretende internacionalizar el problema vasco durante los Mundiales

ROMA (corresponsal interino). ETA militar, a través de Herri Batasuna, ha hecho saber que está decidida a aprovechar la ocasión de tos Campeonatos Mundiales de Fútbol que se desarrollarán el ano próximo en España, para internacionalizar el problema vasco. Ayer, en primera página, a cinco columnas, el periódico socialista de Roma «La República» tituló: «La ETA amenaza con nacer volar el Mundial». Bien es verdad que al sesacionalismo del titulo no corresponde, después, enteramente, el contenido del artículo del cronista Oliviero Beha, que firma en ef citado periódico la primera crónica de una serie sobre «El País Vasco a un año de distancia del Campeonato Mundial de Fútbol».

Sin embargo, las amenazas —aunque no de bombas, afortunadamente— son evidentes y se deducen de esta declaración textual que el periodista pone en labios de «un dirigente de Herri Batasuna», con quien se ha entrevistado en la sede de este movimiento: «La ETA militar no dejará escapar la -ocasión de ios Campeonatos Mundiales de Fútbol: son una ventana sobre el problema vasco que nosotros queremos y debemos explotar. Estamos^ dispuestos a tratar con Madrid los puntos de nuestra autodeterminación, el programa mínimo de nuestra lucha de liberación nacional... Estarnos- celebrando contactos con todos los partidos socialistas de Europa para sensibilizarlos en torno a nuestra "normalización". Por consiguiente, los Mundiales de Fútbol llegan muy a .proposito. Pero si la negociación no se produce, esa Ventana podría hacerse añicos, y no por culpa nuestra.» «Queremos —dice luego el articulista en páginas interiores,, donde cita ya el nombre de su interlocutor, Idígoras Gerrikabeitia— una negociación real y pública con Madrid, y el megáfono del Mundial es lo que necesitamos. Esperamos que todo marche bien y que esa negociación se produzca.»

Oliviero Beha alude luego a rumores —«más o menos ´novelescos», puntualiza— según los cuales Saporta quisiera «negociar con la ETA un Campeonato Mundial tranquilo, naturalmente, es gran secreto». A tales alusiones, Idígoras replica sin medias tintas: «Es que Saporta lo considera, probablemente, sólo como un problema de orden público. Para nosotros, en cambio, no es un problema de orden público. La condición imprescindible para la negociación que deseamos a toda costa es que se realice a. Ha luz de) Sol, que el mundo sea informado en el marco de la internacionalización del problema vasco, que es el objetivo que perseguimos.» «No nos basta —agrega Idígoras-— la "pacificación" sumaria que quiere el PNV, pues nada resolvería. No pedimos, por ahora, esa independencia y ese socialismo que siguen constituyendo nuestra meta final, sino "solo" ia autodeterminación con arreglo a una serie de puntos que articulan su eficacia.»

Idígoras ha hablado también de «bombas», aunque haya sido para decir que no las habrá. He aquí sus palabras: «Por consiguiente, si usted quiere saber si pondremos bombas, es decir, si la ETA pondrá bombas, la respuesta es "no", .en líneas generales; "no". Y también es verdad que no somos, en principio, contrarios al Mundial, que, entre paréntesis, es español y afecta poco a los vascos. Pero sepan en Madrid que lo intentaremos todo, que sabremos explotar la manifestación.»

Una de las iniciativas con que podria nevarse a cabo esa «explotación» la apunta,, el mismo idígoras cuando, tras haber hecho hincapié en la oportunidad de «anclar con cuidado», de no estropear una manifestación de un deporte muy popular en Vascongadas, señala la posibilidad de manifestaciones públicas, ruedas de Prensa, con la intervención, por ejemplo, del jugador Satrústegui o de otros afiliados a Herri Batasuna. «Esto —agrega— nos evitaría utilizar a políticos de profesión que, habida cuenta también de la politización del fútbol en Vascongadas, podría tener un efecto contraproducente. Es una de las hipótesis, si esa ventana, de que antes hablaba, no se quiebra.»

 

< Volver