Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 La furia del terrorismo etarra ensangrentó de nuevo el País Vasco. 
 ETA rompió su tregua asesinando a un teniente y a un guardia civil     
 
 Diario 16.    06/07/1981.  Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 28. 

LA FURIA DEL TERRORISMO ETARRA

6-julio 81/Diario16

los atentados tuvieron lugar casi simultaneamente, en Oyarzun Guipuzcoa y Baracaldo Vizcaya

Esta mañana se oficiaron ios funerales por el teniente del Ejército Magín Fernández Perrero, asesinado ayer por ETA, en Baracaldo. El acto, que se celebró en el patio de armas del regimiento Careliano, de Bilbao, estuvo presidido por el capitán general de la VI Región Militar, Luis Polanco Mejorada, y asistieron el consejero del Interior del Gobierno Vasco, íps gobernadores civil y militar de Vizcaya, representantes de los partidos, así como familiares y amigos de la víctima. Por otra parte, en Oyarzun (Guipúzcoa) también se celebró otro acto religioso por el alma del guardia civil Luis Miranda.

ETA ROMPIÓ SU TREGUA ASESINANDO A UN TENIENTE

Y A UN GUARDIA CIVIL

Bilbao:

Juan Manuel IDOYAGA,

Corresponsal

En una nueva ofensiva violenta, que todos los medios politices vascos atribuyen a ETA (m), se registraron ayer dos atentados en el País Vasco, con el trágico resultado de dos muertos, un teniente de) Ejército, y un guardia civil, y otro miembro de la Benemérita herido de extrema gravedad.

Los atentados se registraron casi simultáneamente en Oyarzun (Guipúzcoa) y Baracaldo (Vizcaya), utilizando un procedimiento similar ya que fueron precedidos de un robo de vehículo a punta de pistola en cada caso.

Emboscada

El primar atentado se registró contra un convoy de la Guardia Civil en las proximidades de la localidad guipuzcoana de Oyarzun, y fue realizado por un comando terrorista que, parapetado tras un pequeño muro y. desplegados sus componentes en las proximidades de la vía férrea, esperó la llegada de dos vehículos, uno de tráfico y otro camuflado, de vigilancia, para proceder a su ametrallamiento.

El atentado se registró en el kilómetro 476 de Ja carretera nacional 1, cuando los dos vehículos marchaban en dirección a San Sebastián.

Eran las 6,30 de la mañana cuando el comando apostado abrió fuego principalmente contra la patrulla de Tráfico. El guardia civil Luis Miranda Blanco, de veinticinco años, recibió numerosos impactos que le provocaron la muerte casi instantánea. Su acompañante, José Paradero Garrote, de veinticuatro años, quedó también tendido en el interior del vehículo con dos impactos de bala, uno en el pecho y otro en la pierna derecha.

El comando asaltante se dio inmediatamente a la fuga en un vehículo aparcada en las proximidades, en tanto que los dos guardias civiles heridos fueron trasladados en una ambulancia y en un vehículo particular hasta el hospital de la Cruz Roja, en San Sebastián, donde Luis Miranda ingresó cadaver.

El guardia civil Luis Miranda Blanco, de veinticinco anos, recibió numerosos impactos que le provocaron la muerte casi instantánea

En el suelo del puesto de periódicos que poseía el teniente Fernández Perrero quedó la mancha de sangre, tras ser ametrallado por dos jóvenes terroristas. Todos los domingos acudía, a primeras horas de ia mañana, para preparar la venta de periódicos. FOTOS. EFE

En estado grave

El segundo guardia civil herido, José Paradero Garrote, fue intervenido quirúrgicamente y, según el parte médico, presentaba «herida por arma de fuego con orificio de entrada y salida en hemitórax derecho, con afectación de pared costal y fractura abierta con minuta, con pérdida de sustancia ósea, muscular y cutánea en tercio media de pierna derecha. Su pronóstico es grave». A últimas horas de la tarde permanecía en el servicio de reanimación para continuar en observación y tratamiento.

Al parecer, él segundo de los vehículos policiales también resultó alcanzado por los disparos, lo que facilitó la huida del -comando asaltante, en un Talbót 150 que había sido robado a punta de pistola a las 3,45 de la madrugada en el Monte Igueldo.

Se da la circunstancia de que el dueño del vehículo, que había sido atado á un árbol pero qué consiguió liberarse, recibió en su domicilio una llamada de los autores del robo para que sus familiares acudieran a liberarlo.

Según las primeras investigaciones sobre el atentado, se sabe que el arma utilizada por el comando agresor pudo ser un fusil de asalto Cetme, ya que en el lugar dei ametrallamiento han sido recogidos 15 casquillos de bala calibre 7,62 que utiliza este arma.

En Bar acaldo

Poco después de conocerse el atentado de Oyárzun un teniente del Ejército, Magín Fernández Perrero, de cuarenta y cuatro años, caía también ametrallado por otros dos jóvenes en la localidad vizcaína de Baracaldo.

Dos individuos esperaban a las nueve menos cuarto de la mañana, a la salida de su domicilio en la calle Gaúdí, número 9, de Baracaldo, al teniente del Ejército que acudía, como todos los domingos, a abrir un puesto de periódicos que tenía en las proximidades. Sin mediar palabra, los dos agresores abrieron fuego sobre el militar, al- que alcanzaron con diez impactos en la espalda.

El teniente Magín Fernández quedó tendido en el suelo, mientras los dos jóvenes terroristas, huían en un Seat 124 de color granate, matricula .BI-9456-A, que había sido robado a punta de pistola por cuatro individuos a su propietario a las siete y media de la mañana en el vecino barrio de Luchana.

Al parecer, dos de los miembros del comando se quedaron custodiando al dueño del vehículo mientras los otros dos realizaban el atentado contra el militar.

El" cuerpo del teniente Fernández Ferrero, que . falleció en el acto, fue trasladado al Hospital Civil de Basurto, donde sólo pudieron certificar su defunción. Presentaba los diez impactos repartidos entre la axila derecha y la cintura.

Según los expertos, aunque la munición recogida, 9 mm. Parabellum, puede ser utilizada también por pistola, los disparos fueron efectuados por metralleta y a muy corta distancia.

El teniente Magín Fernández, natural de Villasana del Páramo (León) llevaba varios años residiendo en Bilbao y precisamente, en la jornada de hoy, iniciaba en Vitoria un curso del IMEC, junto con sus compañeros del Gobierno Militar.

Su esposa, que ha decidido que el cadáver será inhumado en Baracaldo, Emilia García, señalaría después de conocer el fatal desenlace del atentado que «era estupendo como padre y como esposo, no podía ser mejor.

Aunque no tenía mucho tiempo, salíamos fuera todos los domingos que podíamos, dedicando su tiempo a la familia. Ahora había comprado una caravana y dedicaba muchos ratos libres a adecuarla para marchar de vacaciones».

Los funerales

Mientras se mantenía una estrecha vigilancia policial én Bilbao y San Sebastian con utilización de helicópteros de la Guardia Civil, las capillás ardientes de las dos víctimas mortales de los atestados fueron instaladas en el Gobierno Civil dé Guipúzcoa, la del guardia civil Luis Miranda Blanco y en el cuartel de Careliano, en Bilbao, la del teniente Magín Fernández.

En estos mismos locales se celebrarán los funerales hoy, a las once y nueve y media de la mañana, respectivamente.

Tras los funerales, el cuerpo de Luís Miranda, que era casado y con dos hijos, será trasladado a Sevilla, de dónde era natural.

A los actos fúnebres de Bilbao y San Sebastián y a las capillas ardientes instaladas comenzaron a llegar, ya durante la jornada de ayer, altos mandos de la Guardia Civil, entre ellos Aramburu Topete; del Ministerio del Interior; el capitán general de la VI Región Militar, y el propio ministro de Defensa, Alberto Oliart.

Los dos atentados fueron condenados por diversos partidos políticos, entre ellos UCD de Guipúzcoa, que, «hace un llamamiento a todo el pueblo guipúzcoano para que con su actitud firme, pero serena, repudie atentados como los perpetrados ayer por unos asesinos, que no vacilan en arrancar el principal derecho de toda persona humana, el derecho a la vida, y que intentan día a día estrangular la libertad del pueblo vasco».

El teniente del Ejército Magín Fernández Ferrero, de cuarenta y cuatro años, caía también muerto por dos terroristas en la localidad vizcaína de Baracaldo

 

< Volver