Autor: Torrontegui, Javier. 
 Balance de la visita del ministro Rosón a Euskadi. 
 Aumenta la confianza entre las autoridades del País Vasco y la Policía del Estado     
 
 Diario 16.    14/09/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Balance de la visita del ministro Rosón a Euskadi

Aumenta la confianza entre las autoridades del País Vasco y la Policía del Estado

Los problemas de los Cuerpos de Seguridad en el País Vasco —falta de apoyo, discriminaciones, desánimos— le fueron expuestos al ministro de Interior en su rápida visita a Bilbao, San Sebastián y Vitoria. Como primer balance cabe resaltar el aumento del acercamiento entre las autoridades vascas y los Cuerpos de Seguridad del Estado. Este es un paso importante para el aumento de colaboración.

San Sebastián; Javier TORRONTEGUI, enviado especia

La colaboración entre las autoridades vascas y las Fuerzas de Seguridad del Estado se estrechó este fin de semana con motivo de la visita del ministro de Interior, Juan José Rosón, a la comunidad autónoma.

Tanto los jefes del Cuerpo Superior de Policía como los mandos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional valoraron de una forma muy positiva la presencia de los alcaldes de Bilbao y San Sebastián, y los diputados generales de estas provincias, en los cuarteles de las Fuerzas de Seguridad.

En los discursos de las autoridades vascas se resaltó la necesaria convivencia, el estrechamiento de relaciones y el agradecimiento a los miembros de los Cuerpos de Seguridad, que están contribuyendo a la normalización de la vida vasca.

Las autoridades del Estado pusieron sobre la mesa la esperanza en el futuro que sirve de punto de mira en

sus actuaciones. Ambos sectores se infundieron confianza y la valoración global del viaje como muy positiva se fundamenta sobre todo en esta nueva relación que comienza a establecerse.

Los problemas

Los hombres que día a día «están en la calle» velando por la seguridad, han experimentado en los últimos meses un relativo relajo en la tensión que creaban los continuos e indiscriminados atentados de ETA.

Su mayor preocupación ahora es el reto que se presenta ante la nueva campaña de ETA que, no dudan, comenzaré en los próximos días. Sus informaciones así lo señalan y la creciente actividad de los grupos radicales lo demuestra.

Sus quejas se dirigen hacia la ausencia de la figura del Estado en la tierra en que ellos trabajan. Se les exigen las responsabilidades en la lucha antiterrorista, pero no reciben el apoyo suficiente ni moral ni profesional y son marginados en algunos actos oficiales.

Estas ideas de un funcionario del Cuerpo Superior de Policía son compartidas por la mayor parte de sus compañeros allí destacados. Estos policías comparan la precaria situación de sus medios con los que poseen los demás Cuerpos de Seguridad del Estado.

El impulso que se ha dado a la Policía Nacional y a la Guardia Civil parece haber olvidado al CSP. Sus miembros se quejan de la poca colaboración, a nivel general, de los otros servicios de información.

Los problemas parecen, sin embargo, en vías de resolución tras la visita del ministro Rosón, ya que a él le fueron planteados «in situ», por los responsables de los diversos Cuerpos de Seguridad.

La planificación de la lucha contra el terrorismo en los últimos meses ha comenzado. Al reciente traslado de unos ochenta funcionarios especializados en ETA se une el refuerzo de las medidas de seguridad en cuarteles e instalaciones susceptibles de atentado.

El hecho de que las autoridades francesas hayan comenzado a intensificar los controles fronterizos en su territorio se interpreta en San Sebastián como que la Policía gala ha detectado un nuevo movimiento de «ilegales», que podrían intentar su entrada en territorio español. ,

El gobernador

El gobernador civil de Guipúzcoa, Pedro de Aristegui, dirigió ayer a la opinión pública guipuzcoana una carta abierta en torno a las lamentables alteraciones de orden público vividas el pasado fin de semana en San Sebastián con motivo de la manifestación que, convocada por Herri Batasuna y las gestoras pro amnistía, se desarrolló al término de las regatas de traineras que tuvieron lugar en la bahía de la Concha.

El gobernador civil, a través de la extensa nota, invitó «a la población» a apreciar el evidente logro de una creciente pacificación y normalización ciudadana desde la celebración, el pasado mes de febrero, de los carnavales donostiarras hasta «este espléndido verano que hemos logrado los vascos sin precedentes en muchos años».

Por lo que respecta a las funciones y responsabilidades de las autoridades civiles de la provincia, Pedro de Aristegui afirmó haber tratado de respetar la libertad de todos «impidiendo las actuaciones —continúa el escrito— de los enemigos de nuestro pueblo, "reventadores", que, abandonados por todos los vascos, tratan en estos momentos de volver a la situación de caos, terror y muerte que les caracteriza».

Afirma también que nadie salvo los «¡reventadores» quieren volver a ese desorden. «En el que mueren nuestros hermanos, nuestra economía se hunde, nuestros hijos son envenenados por la ponzoña del odio, nuestros negocios se cierran y muchos de nosotros se ven obligados a huir de su tierra.»

 

< Volver