Autor: García, Ulpiano. 
   UCD y PSOE, contra el lendakari     
 
 Diario 16.    24/09/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

UCD y PSOE, contra el lendakarí

Vitoria (ULPIANO GARCÍA, corresponsal) — Dos bloques se configuraron nuevamente ayer en el Parlamento vasco a la hora del debate político sobre la situación en Euskadi. Los partidos de corte estatal atacaron duramente al lendakari Garaicoechea, mientras Euskadiko Ezkerra ofrecía su «capa» para que el presidente del Ejecutivo de Vitoria se guareciera del «chaparrón».

Jesús María Viana, presidente de la UCD vasca; Txiki Benegas, secretario de los socialistas del País Vasco, asestaron ayer duros golpes al lendakari Carlos Garaicoechea por sus planteamientos en el debate parlamentario sobre la situación política de Euskadi.

Las críticas a la concertación autonómica, del máximo responsable del Ejecutivo vasco, ocuparan la mitad de su intervención de ochenta minutos.

El centrista Viana se referiría a la intervención de Garaicoechea utilizando duras acusaciones, a las que calificó de «afirmaciones inprocedentes», «ha sido un discurso molesto, partidista, tendencioso, injusto e insultante».

El portavoz socialista en el Parlamento vasco, Txiki Benegas, comenzaría dirigiéndose al Gabinete Garaicoechea acusándole de haber dado la vuelta a los papeles parlamentarios juzgando a la oposición en lugar de dar cuenta al Parlamento de su gestión».

Benegas dijo que el Gobierno vasco «quiere una utonomía basada en el enfrentamiento con Madrid».

Otra acusación del portavoz socialista hacia el Gobierno del PNV fue que «a ustedes no les importa España», además de terminar su exposición manifestando su «más profundo desacuerdo con las líneas de este Gobierno».

Javier Marquiegui de EE, que estrenaba escaño en sustitución de Mario Onaindía habló en nombre de su grupo con el espíritu conciliador hacia el PNV y en tono beligerante hacia centristas y socialistas, particularmente contra los segundos.

«Pensamos —dijo— que el Gobierno pudiera contraer el compromiso de dimitir en el caso de que no pueda evitar la degradación del autogobierno que se impone desde Madrid.»

A esto respondería el lendakari diciendo que «pueden tener la seguridad de que antes que ser un mercader vergonzoso dimitiría».

 

< Volver