Autor: Pablo, F. L. De. 
   El Estado entiende que el País Vasco aporta menos de lo que corresponde a los gastos de la nación     
 
 Ya.    28/07/1983.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Jueves 28-VII-1983

El Estado entiende que el País Vasco aporta menos de lo que corresponde a los gastos de la nación

Transferir la inversión nueva supondría perder el control sobre la economía nacional y la redistribución de

la renta

El convencimiento de que el País Vasco aporta por debajo del 6,24 por 100 que le corresponde a las cargas del Estado y de que ni la inversión nueva ni las subvenciones y transferencias de capital pueden ser incluidas entre el paquete de instrumentos económicos a traspasar a las comunidades, porque de lo contrario el Estado perdería el control sobre la coordinación y planificación económica y la redistribución de la renta naciona son los temas clave con los que se deberá enfrentar la comisión económico-financiera, que aunque Felipe González anunció que se reuniría esta semana, según fuentes del Ministerio de Hacienda, aún no se ha fijado la fecha para resolver técnicamente las «diferencias de percepción» que existen entre el Gobierno de la nación y la autonomía vasca sobre el flujo de la aportación de ésta a la economía nacional.

Por encima de los problemas puntuales de las cuarenta competencias pendientes de traspaso a la comunidad vasca, de las que hoy se ocupará la comisión de transferencias, que se reúne en el Ministerio de Administración Territorial, se encuentra esa diferencia de criterios sobre lo que representa globalmente la autonomía. Según fuentes gubernamentales que conocen el problema, los vascos «maximizan» su concepción de la autonomía estatutaria y pretenden el control de la inversión nueva, así como de las subvenciones y transferencias de capital. El Gobierno socialista, al negarse a ello, intenta trazar la línea límite, por encima de la cual no se hacen más concesiones. De lo contrario, el proceso autonómico podría dejar al Estado vacío de competencias, sin posibilidad de ejecutar una política económica nacional o cualquier otra en el or-

gobiernos, encargada de elaborar la ley que fije el cupo definitivo de aportación del País Vasco a las cargas del Estado para el cuatrienio 82-86, lleva más de un año sin ´reunirse. Entre tanto se está funcionando con un cupo provisional de unos setenta mil millones, que el Estado cree que es una aportación inferior a lo que correspondería, como ya se denunció hace un año en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que ha sido convocado para el próximo viernes por la tarde, después que hace un año que no se reunía. Al Estado le urge fijar el cupo definitivo con el País Vasco y liquidar si hay o no diferencias a su favor, pues entiende que el anterior equipo no elaboró bien, técnicamente, el cupo provisional. Pero antes deben ponerse de acuerdo -quizá en la Comisión, que hoy se reúne— en qué conceptos entran en la valoración del coste efectivo

La comisión económico-financiera que iba a reunirse esta semana aún no ha fijado fecha den sectorial para asegurar una equitativa redistribución de la renta en todas las regiones.

Hay regiones, como Galicia o Andalucía, que con una percepción menos nacionalista del proceso autonómico entienden ese planteamiento y no pretenden dejar al Estado inerme. El Gobierno vasco, en su interpretación maximalista de la autonomía, entiende que a él le corresponden todas las políticas sectoriales y no se quiere cprresponsabilizar con la ordenación de las mismas a escala nacional, que corresponde al Gobierno central. Quizá porque como ha dicho ayer el Gobierno vasco, desea «un Estado plurinacional que respete su derecho al autogobierno».

La Comisión Mixta de ambos de los servicios a transferir, que fueron apuntados por la ley orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas y precisados en el artículo 26 de la LOAPA, que, como se sabe, está pendiente de la sentencia del Tribunal Constitucional, cuya publicación se retrasa hasta la próxima semana, porque se quiere que sea firmada por el presidente y vicepresiente de dicho organismo, en pleno ejercicio, una vez relegidos.

Valoración homogénea de los servicios

Dicho artículo 26, que probablemente no sea objeto de modificación por la sentencia del Tribunal Constitucional, establece un mismo tratamiento en la valoración de los servicios a transferir a todas las comunidades autónomas. No podrá ser de otra manera si se quiere garantizar la solidaridad. El inventario de los servicios de la Administración que ha realizado la Comisión Delegada de Política Autónoma, ya dispone de un listado de los que han de ser transferidos y de valoraciones definitivas, determinadas con una metodología común, aplicable a todas las comunidades autónomas, que en su día aprobó dicho Consejo de Política Fiscal y Financiera. Metodología de valoración que los representantes en dicho Consejo de tas distintas comunidades autónomas no dejarán que se modifique en beneficio de una de ellas. Por tanto, antes de todas las demás cuestiones de transferencias deberán resolverse las cuestiones capitales de cómo debe establecerse y valorarse el índice de imputación del cupo o aportación del País Vasco a las cargas del Estado, cuál es la valoración efectiva de los servicios ya transferidos o a transferir . y qué participación tiene el País Vasco en el Fondo de Compensación Interterritorial, que es a través del cual el Gobierno canaliza la inversión nueva en cada comunidad, de un modo armónico y coordinado, de manera que atienda a su función prioritaria de compensar los desequilibrios interregionales. No se puede dejar qu cada comunidad maneje la política de inversiones —por ejemplo, en el terreno siderúrgico— en detrimento de otras regiones. Acceder a una política como esa, dejándose chantajear por la violencia de la situación en el País Vasco, sería el principio efectivo de la disgregación nacional.

F. L DE PABLO

 

< Volver