Autor: López Sancho, Lorenzo (ISIDRO). 
   Bandrés, el fariseo     
 
 ABC.    29/07/1983.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

18/ABC__________

Planetario

BANDRES, EL FARISEO

«TENEMOS que hacer un esfuerzo de desmitificación con las banderas, que no muera nadie más por un trapo o un papel», predica ahora la voz más inteligentemente farisaica o más farisaicamente inteligente, como gustéis, del País Vasco y de todos estos países que de pronto se han puesto a hacer el estúpido por cuestión de trapos en vez de ocuparse de los problemas verdaderos, urgentes y prácticos de España.

Esa voz, rubor me da decirlo, es la de Juan María Bandrés y amonesta, ¿cómo podría ser de otra manera?, al Gobierno. Para permitirse, una vez más, jugar al pacificador, al comprensivo, tiene que olvidar, primero, que quienes empezaron a convertir un trapo inventado por Sabino Arana en un símbolo, sacralizarlo y convertirlo en signo de antagonismo contra el resto de España, fueron cuatro .vascos entre tos que no faltaría alguno perteneciente a ese gargarismo que se pronuncia «Euskadiko Ezquerra». Segundo, que los mismos y algunos idiotas más, son los que obedientes a otra consigna de un vomitivo denominado Herri Batasuna, predican a mitificar un trapo que es la bandera de España sin causarles empacho tos centenares de muertos que ya han caído, por lo que ella significa, o sea, esta patria ingrata, injusta a veces, asesinados por los terroristas, tan defendidos farisaicamente por el señor Bandrés, falsamente al servicio de ese otro trapo llamado «¡kurriña» que nos suena a gallego y a cosa de feria, de pulpo y de gaita.

Lo que pretende el señor Bandrés es ganar con la dialéctica del fariseo que le es habitual otra batalla más. Para «que no muera nadie por un trapo» —como él dice—, renuncie el Gobierno a que ondee ese trapo en los caseríos y pueblos de las provincias vascongadas y si, por descuido, alguno es izado en un mástil municipal o provincial trate con toda reverencia a los cuatro mozallones que lo apean, lo patean y lo queman. ¡Pobres chicos! Si ellos lo único que pretenden es desmitificar trapos para que la paz reine en Varsovia...

¿Desmitificamos? Pues que empiecen los que mitifican a la bandeja de España, quemándola o pisoteándola. "Si sólo es un trapo, ¿a qué viene esa maniobra? Señor Bandrés, ¿por qué no se lo cuenta usted a los chicarrones manipulados de esas provincias que están consiguiendo producir un mito mucho más grave: el antivasquismo general?

Los sofismas pueden ser, a veces lo son, divertidísimos juegos malabares de la inteligencia, como aquel famoso de Aquiles que no podía alcanzar a la tortuga. Pero lo normal es que la tortuga sea alcanzada, aunque sea la sinuosa tortuga menta! del admirable señor Bandrés. Si no quiere que «muera nadie más por un trapo», aleccione a las gentes para que dejen los trapos en paz y deje en paz al Gobierno. Gran Bretaña, como Francia, como la Unión Soviética tienen un trapo mitificado. Las Fuerzas del Orden tienen que hacer respetar ese trapo. Y las del desorden aprender que quien falta a la Ley puede encontrarse, debe encontrarse, la bota de la ley ^-«dura sed lex»— en las posaderas

Lorenzo LÓPEZ SANCHO

 

< Volver