Autor: Pagola, Javier. 
   Manifestación en silencio contra el terrorismo  :   
 San Sebastián: Labayen marchó en cabeza. 
 ABC.    07/08/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Manifestación en silencio contra el terrorismo

San Sebastián: Labayen marchó en cabeza

San Sebastián. Javier Pagóla

Alrededor de mil personas se manifestaron ayer en la capital donostiarra a fin de expresar su repulsa por el asesinato del policía municipal Manuel Peronie Díaz, perpetrado en la madrugada de ayer cuando se encontraba en Oyarzun fuera de servicio. Con anterioridad se celebraron en la parroquia de San Ignacio los funerales por el agente muerto.

A la ceremonia religiosa, además de los padres y novia de Manuel Peronie, asistieron numerosos compañeros, que llevaban crespones negros, así como el director general de la Policía. Rafael del Río; el delegado del Gobierno en el País Vasco, Ramón Jauregui; el consejero de comercio del Ejecutivo autónomo, Carlos Blasco; el alcalde, Ramón Labayen, al frente de una amplia representación del Ayuntamiento; otras autoridades civiles y militares de la provincia, y dirigentes del PNV, PSE-PSOE, AP, Euskabiko Ezkerra y PCE-EPK. Entre los asistentes estaba el vicepresidente del Parlamento vasco, José Antonio Maturana, que el pasado miércoles resultó herido en Rentería cuando grupos de «abertzales» lanzaron piedras contra la casa consistorial.

En su homilía, el párroco condenó abiertamente el crimen, denunciando que «la muerte de un hombre a manos de otro hombrees siempre un crimen que clama al cielo».

En otro momento agregó que «no podemos aceptar con fatalidad lo que está en contradición fragranté con el plan de Dios». Finalmente, como sacerdote que dijo conocer a Manuel Peronie desde siempre, se refirió a quienes tras su muerte intentan atentar contra su nombre, manifestando que «la ´ infamia máxima que se puede cometer, después de matar a una persona es privarle de su honor». Con anterioridad al acto fúnebre, el cuerpo del policía municipal asesinado recibió sepultura en el cementerio de Polloe.

Mil personas

Al término del funeral se inició la manifestación convocada por el Comité de empresa del Ayuntamiento. Al frente de la misma marchaban numerosos vehículos de la Policía Municipal con las luces intermitentes encendidas. Seguidamente, abriendo el grueso, iban el alcalde, Ramón Labayen, acompañado por representantes en la Corporación de los partidos políticos PNV, PSE-PSOE, AP-PDL-UL y Euskadiko Ezkerra. Al coincidir la manifestación frente al domicilio de la víctima se detuvo por espacio de un minuto, abandonando la misma los familiares del agente. Inmediamente prosiguió la manifestación en completo silencio, llegando a reunir a cerca de las mil personas, a parte del numeroso público que se agolpaba en las aceras en actitud respetuosa.

 

< Volver