Interior da la alerta ante la entrada en España de terroristas de ETA  :   
 La Brigada Central de Información sigue la pista de uno de los jefes. 
 ABC.    12/08/1983.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

VIERNES 12-8-83

NACIONAL

Interior da la alerta ante la entrada en España de terroristas de ETA

La Brigada Central de Información sigue la pista de uno de los jefes

Madrid

La presencia en España de un comando de ETA militar incontrolado ha puesto en situación de alerta a las autoridades civiles y militares. Al mismo tiempo, la Brigada Central de Información está interrogando en sus dependencias madrileñas a tres presuntos miembros «legales» de ETA militar, detenidos durante las últimas cuarenta y ocho horas en las localidades guipuzcoanas de Rentería y Oyarzun.

Según informes recogidos por ABC, estas detenciones están relacionadas con el asesinato del policía municipal Manuel Peronier Díaz y con la búsqueda del etarra «liberado» Jesús María Zabarte Arregui, presunto jefe del comando.

Los Servicios de información recibieron noticias a finales del mes de julio sobre la posible llegada clandestina a Esparta de un comando etarra, en principio dirigido por Jesús María Zabarte. Parece que fue imposible encontrar ninguna pista sobre el paradero del grupo terrorista hasta que se produjo el asesinato del policía Manuel Peronier. Como se recordará, los autores del crimen huyeron en un automóvil hacia el barrio de Arragua, en Oyarzun, donde sufrieron un accidente al tomar una curva. En el interior del automóvil, abandonado precipitadamente por sus ocupantes, se encontraron diversas armas y explosivos.

Aunque no ha trascendido ninguna información oficial en este sentido, se cree que la Policía estuvo a punto de localizar a los integrantes de ese comando, incluso antes de que se produjera el atentado. Pero una vez agotadas las pistas se procedió a la detención de algunas personas, al tiempo que se daba aviso a tos medios de comunicación sobre la presencia en España del citado Jesús María Zabarte, alias «Largo», «Bigotes» o «Barbas», veterano activista de la organización, que fue captado en 1967 por Iturbe Abasólo.

Cuatro detenciones

Las noticias sobre las detenciones fueron comunicadas inmediatamente a los periódicos por las gestoras pro amnistía, dentro de una táctica habitual destinada a poner sobre aviso a los posibles miembros o colaboradores de ETA que pudieran verse afectados por las declaraciones de los detenidos.

Estas detenciones fueron las de Jaime Rementería Beoteguí, alias «Patas», sorprendido en la localidad fronteriza de Irún; María Jesús Quintas Echeverría, empleada en el Ayuntamiento de Rentería, y la de María Jesús Echeverría, madre de la anterior. Estas dos mujeres habrían estado en contacto con alguno de tos miembros del comando de Zabarte.

Ayer por la mañana se produjo una tercera «caída», la de José Antonio Apaolaza Bernedo, también empleado en el Ayuntamiento de Rentería — es el encargado de la escuela de euskera— y, evidentemente, relacionado con María Jesús Quintas. Según nuestros informes, Apaolaza Bernedo, que fue inmediatamente trasladado a Madrid, podría ser el encargado de prestar apoyo al comando que mató a Manuel Peronier Díaz. Esta suposición se basa, entre otros hechos, en que Apaolaza tiene su domicilio en Oyarzun, concretamente en el barrio de Arragua, al que se dirigían tos etarras cuando el automóvil se estrelló.

La «evaporación» de Jesús María Zabarte, que ha coincidido con la desaparición de algunos dirigentes de ETA de sus domicilios habituales en el sur de Francia, ha motivado el que las autoridades civiles y militares se hayan puesto en estado de alerta. El Ministerio de Defensa, tras recibir el aviso del de Interior, ha recordado a los jefes de organismos y unidades militares cuáles son las medidas que recomiendan los especialistas en la lucha antiterrorista para estos casos.

El temor a que la verdadera misión de Zabarte estuviera en Madrid y no en el Norte es evidente. Por otro lado, algunos medios informativos relacionan este estado de alerta y el incremento de la presencia policial en lugares clave con un posible traslado de la campaña propagandista de los «poli-milis» de Barcelona a Madrid. En el País Vasco, la presencia policial, con el establecimiento de puntos de control en las carreteras y en los accesos a localidades, es sensiblemente superior a la de días pasados.

Mientras, continúan en Madrid los interrogatorios de María Jesús Quintas, Jaime Rementería y José Antonio Apaolaza, sobre los que la Brigada Central de Información no ha querido hacer ningún comentario. En este sentido, el silencio policial es absoluto e, incluso, no existe aún confirmación oficial sobre el que dichas detenciones se hayan producido. La Brigada Central parece estar llevando a cabo las operaciones con sus propios medios, ya que, según fuentes consultadas por ABC en San Sebastián y Bilbao, los servicios policiales del Norte se habían mantenido al margen.

 

< Volver