Carrillo: una de cal y otra de arena     
 
 Diario 16.    17/02/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

MADRID, JUEVES 17 FEBRERO 1977

CARRILLO: UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

Renuncia a ver a Suárez, pero no a la cumbre comunista

MADRID, 17 (D16).—El Partido Comunista insistió hoy en que se celebrará en Madrid una cumbre del

eurocomunismo, sólo horas después de que Santiago Carrillo, insospechadamente, decidiera ayer

abandonar la subcomisión que debía negociar con el presidente Suárez el tema de las nacionalidades.

La decisión de Carrillo de no ser interlocutor del presidente fue tomada, según un miembro de La

"comisión de los diez", ´´libre y autónomamente", sin que hubiese presiones de ningún tipo.

Casi paralelamente a esta decisión del secretario general del Partido Comunista de España, un portavoz

del Ministerio de la Gobernación informaba que la cumbre del eurocomunismo no recibirá la oportuna

autorización para que se celebre en Madrid.

La respuesta del PCE ha sido urgente, y uno de sus miembros más destacados, Manuel Azcárate, ha

calificado de "particularmente escandalosa" la actitud del portavoz gubernamental.

"No creemos —ha dicho Azcárate— que haya nada en la legislación española que exija pedir permiso

para que se reúnan en Madrid Berlinguer, Marchais y Carrillo."

Fuentes del PCE han señalado a D16 ´´que sólo un cambio de actitud de los líderes francés e italiano

podría motivar la suspensión de la cumbre".

Entre tanto, la eventual legalización del Partido Comunista de España ha levantado en las últimas horas

reacciones y rumores contradictorios.

En París, el vicepresidente para Asuntos de Defensa, teniente general Manuel, Gutiérrez Mellado, declaró

que, en lo que respecta a las Fuerzas Armadas, "no habrá problemas por este lado", al ser interrogado

sobre la legalización de los partidos

En tanto que la agencia Cifra parecía querer inclinar la balanza de la no legalización, con la distribución a

sus abonados de un "Método de prosefitismo" atribuido al Partido Comunista, fuentes de la oposición han

señalado su creencia de que terminará siendo legalizado. Pág. 8.

 

< Volver