Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 Se reunieron a fin de colaborar juntos en el futuro e intercambiar apoyos. 
 Los independentistas vascos y corsos intercambiaron información en Córcega     
 
 Diario 16.    17/08/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

NACIONAL

Se reunieron a fin de colaborar juntos en el futuro e intercambiar apoyos

Los independentistas vascos y corsos intercambiaron información en Córcega

Durante los pasados días 12 y 13 de agosto, representantes de Herri Batasuna y de los Comités Nacionalistas de Córcega se reunieron en la isla mediterránea para intercambiar experiencias y concretar puntos de apoyo mutuo en el futuro. A la reunión también estaba invitado el Sinn Fein, movimiento nacionalista irlandés que apoya al IRA, pero no pudo asistir por «razones técnicas».

Bilbao: Juan M. IDOYAGA, corresponsal

Nacionalistas radicales vascos y corsos se han reunido en la isla mediterránea de Córcega para intercambiar opiniones respecto a la actitud de los dos Gobiernos socialistas de Madrid y París sobre sus respectivos problemas y establecer puntos de apoyo mutuo para el futuro, de acuerdo con sus respectivas expeciencias

La Policía francesa ha seguido de cerca el proceso y ha procedido en varias ocasiones al interrogatorio de los dos representantes vascos, el parlamentario José Luis Cereceda y él responsable de política internacional de HB, Alex Ugalde, en la última de las cuales, en Niza, y al regreso de la representación abertzale, obligó incluso a Ugalde a desnudarse para intervenir cualquier documento secreto de que fueran portadores.

Los dos dirigentes de HB formularon ayer la correspondiente protesta contra las autoridades francesas, tramitada a través del Consulado francés en Bilbao, pero no han tenido ningún inconveniente en ofrecer a los medios informativos una valoración completa de estos encuentros que, convocados por la CNN (Consulta de Comités Nacionalistas de Córcega), se han desarrollado durante las jornadas del 12 y 13 de agosto en la localidad de Corti.

La iniciativa de los corsos se había dirigido principalmente a Herri Batasuna, en representación de los radicales vascos, y al Seinn Fein, movimiento nacionalista irlandés que apoya al IRA. En ambos casos la invitación iba dirigida a dos grupos europeos que mantienen cierta relación con organizaciones terroristas, ETA e IRA, al igual que los propios corsos tienen una cierta coincidencia de programas con el Frente de Liberación de Córcega, grupo que habitualmente reivindica cada semana varias decenas de atentados contra propiedades francesas en la isla. Los irlandeses no acudieron por «problemas técnicos para su traslado» y la reunión se convirtió así en un encuentro exclusivo entre vascos y corsos.

Sin embargo, para los dirigentes de Herri Batasuna, los corsos no han tenido intención de coordinar la acción de ambas organizaciones armadas, sino «el canalizar la problemática de las nacionalidades en las que está más desarrollado, en estos momentos, el movimiento nacionalista dentro de Europa occidental».

Nacionalismos

Los representantes de HB han participado en varios debates, mítines y entrevistas con la Prensa en los que han expuesto desde su punto de vista la problemática del pueblo vasco y han recibido las impresiones del movimiento nacionalista corso.

«Nosotros hemos hablado del plan ZEN, del Estatuto de autonomía, de la alternativa KAS y hemos informado a los corsos de la actitud del Gobierno socialdemócrata con el País Vasco, muy similar al que los socialistas franceses mantienen con Córcega. Hemos comprobado cómo nuestros puntos de la alternativa KAS coinciden con los que los corsos han ofrecido a París para una descolonización de aquella isla. La amnistía, el desarrollo del idioma, la ampliación de las cotas autonómicas y la retirada de la Policía francesa de la región coinciden precisamente con nuestras aspiraciones», han explicado los dos dirigentes abertzales a su regreso a Bilbao.

Apoyo mutuo

Estos intercambios parecen haber conseguido una postura de apoyos mutuos entre corsos y vascos.

«La situación de Córcega no es igual qué la de Euskadi. Ellos están sometidos a un proceso de colonización donde los responsables del Gobierno de París están insistiendo en introducir el máximo de población francesa en la isla para asfixiar cualquier movimiento nacionalista. Actualmente, frente a unos ciento diez mil corsos existen más de doscientos mil residentes franceses, que pueden asfixiar cualquier movimiento de autodeterminación en Córcega. Sin embargo, salvando las distancias entre el proceso corso y el vasco, hemos llegado a un acuerdo de intercambio mutuo de información, de

colaboración y apoyo en todo lo que se pueda.»

Pero el apoyo de los distintos grupos nacionalistas europeos para conseguir las reivindicaciones de estos movimientos de liberación nacional aparecen todavía bastante lejanos; según los representantes de Herri Batasuna, «somos totalmente optimistas con las relaciones que se mantienen entre los distintos movimientos europeos, pero somos conscientes también de que debemos extender esa solidaridad con todos los pueblos que luchan en este sentido, porque así estaremos en mejores condiciones de combatir conjuntamente el imperialismo de los Estados, avanzar en nuestro proceso de liberación nacional y ayudar al resto de los pueblos en su propia liberación».

Protesta

Las autoridades francesas han seguido de cerca todas estas conversaciones. «Ya desde nuestra llegada al aeropuerto de Ajaccio —explica Cereceda— fuimos separados de los viajeros y retenidos durante veinte minutos, con la justificación de que se trataba de controlar a los emigrantes argelinos y marroquíes.

Durante nuestra estancia observamos una vigilancia de la Policía francesa en la calle, en ¡os hoteles y en todos nuestros desplazamientos, llegando la tensión al punto culminante en el aeropuerto de Niza, donde nos separaron y fuimos cacheados, incluso desnudados.»

 

< Volver