Según Arzallus, presidente del PNV, en coincidencia con el director general de la Seguridad del Estado. 
 La "ikurriña" debe ondear en los cuarteles de las FOP     
 
 El Alcázar.    25/08/1983.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Según Arzallus, presidente del PNV, en coincidencia con el director general de la Seguridad del Estado

La «ikurríña» debe ondear en los cuarteles de las FOP

Mientras el presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea, calificaba de «desafortunadas» las declaraciones del director de la Seguridad del Estado, sobre la colocación de la Bandera nacional el presidente del PNV, Javier Arzallus, según El País, se mostraba favorable en coincidencia con lo manifestado por Rafael Vera a la colocación de la Enseña nacional y la ikurriña en los edificios de las instituciones autonómicas vascas y en los acuartelamientos de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Vascongadas, «aunque no les guste a algunos sectores».

Arzallus piensa que en Vascongadas se ha librado una verdadera batalla en el terreno de los símbolos, «en la que el Gobierno central ha actuado con una torpeza absoluta y cuyos únicos vencedores han sido Herri Batasuna y los sectores más ultras, lo que implica una derrota política del PNV. En cualquier guerra gana quien hace prevalecer sus objetivos, y aquí se han impuesto los que abogan por la fuerza, mediante la torpeza del Gobierno. Yo temo que el Gobierno se haya dejado llevar más que por criterios de inteligencia política por presiones desde sectores y grupos enemigos de la democracia. El Gobierno de Madrid pidió en principio la colocación de la bandera local al lado de la ikurriña, más tarde añadió la española y, finalmente, pidió la colocación de las tres banderas conjuntamente, sin que todavía se hayan aclarado las motivaciones de este cambio de posturas poco presentables».

Por su lado, Carlos Garaicoechea asistió ayer al tradicional almuerzo ofrecido por el alcalde de Bilbao a las autoridades autonómicas, municipales y de la Administración central en la Plaza de Toros de Bilbao. En esta ocasión y debido probablemente al tema de las banderas, el alcalde bilbaíno, José Luis Robles, retiró la invitación al gobernador de Vizcaya, Julián San Cristóbal. Carlos Garaicoechea manifestó al respecto que «he aceptado la invitación del alcalde a asistir a esta comida. Vengo con más gusto que el habitual, si cabe, a esta invitación de nuestro alcalde». «Con esto —añadió— creo que manifiesto bien expresivamente mi solidaridad con el alcalde, y si no estuviera claro, hago pública ahora mi solidaridad, con toda nitidez.»

A la llegada de Garaicoechea fue entonado el himno de la comunidad autónoma vasca. Los informadores preguntaron al leridakari su opinión sobre las declaraciones de Rafael Vera (director de la Seguridad del Estado, quien dijo que el Gobierno exigirá la colocación de la Bandera nacional en todas las instituciones vascas), a lo que Garaicoechea respondió:

-¿Qué Rafael Vera? ¿El torero?, porque creo que hay un torero que se llamaba así, ¿no?

Cuando los informadores insistieron Garaicoechea aseguró que le parecían desafortunadas, y no le parecía oportuno hablar sobre ellas, porque, en todo caso, lo hará con los superiores del señor Vera, ya que no le parecía correcto tratar este tema indirectamente, a través de los medios de comunicación, sino de un diálogo claro y directo entre las autoridades de la comunidad autónoma y las del Gobierno central.

Mientras tanto, han seguido las polémicas por la cuestión de las banderas en Bilbao. EE-IPS presentó ayer en rueda de prensa una moción para la celebración de un pleno municipal urgente en la ciudad. Dicha moción incluye la petición de retirada de la Policía del edificio consistorial bilbaíno, la ratificación del acuerdo de la permanente, por el que se decidió no colocar ninguna bandera en el edificio, la presentación de una denuncia ante el Juzgado de Guardia acerca de la actuación del gobernador civil, la presentación de un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional y defensor del pueblo, y la exposición de solidaridad con la huelga que llevan a cabo los funcionarios del Ayuntamiento.

 

< Volver