Escenas de la tragedia     
 
 ABC.    30/08/1983.  Página: 38. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

MARTES 30-8-83

Escenas de la tragedia I

• El juez de paz de la localidad vizcaína de Miravalles, José Luis Ibarrache, fue arrastrado por las aguas del río Nervión en presencia de varios familiares, que no pudieron prestarle ninguna ayuda.

• En Echávarri, una madre, Carmen Castrillo, y sus seis hijos, fueron arrastrados por las aguas después de que la casa donde vivían se derrumbó en la noche del viernes. Al ver cómo esto sucedía, la madre cogió a sus hijos y salió huyendo. Pero no pudo evitar que tres de los niños se le fueran para siempre entre las aguas enfurecidas. La madre y tres de sus hijos fueron rescatados más tarde agarrados a un árbol. La mujer sufrió un ataque de nervios e intentó suicidarse.

• Una niña de tres años, que era trasladada al hospital de Bilbao aquejada de meningitis, falleció en el camino al no poder pasar la ambulancia.

• En Basauri apareció un cadáver con restos de matorral entre las uñas de sus manos. Era la señal inequívoca de un último asidero a la vida.

• En Munguía, Luis Guezaraga Arqueta, de sesenta y seis años, salió a la huerta a rescatar a unos conejos en medio de una tromba de agua impresionante. Ya no volvió.

• María del Pilar Arcelay Pérez, de sesenta y dos años de edad, vio desaparecer a su marido, Cesáreo Pérez; a su hijo, Víctor, de veinticuatro, y a tres de sus vecinas, mientras ella salvó la vida al agarrarse a un árbol. El hecho ocurrió en Galdácano, a unos ocho kilómetros de Bilbao.

• Un matrimonio de origen marroquí y su hijo, -de doce años, fueron arrastrados por la riada cuando se dirigían a uno de los accesos de la autopista Bilbao-Behovia, cerca de la capital vizcaína. Al ver la magnitud de la riada, abandonaron el coche que ocupaban y se subieron a un camión que se encontraba parado. La corriente impetuosa del rio Ibaizábal se llevó al vehículo pesado, junto con sus ocupantes.

• En la localidad vizcaína de Baguio se hizo el hallazgo, en el techo de una «roulotte» de unos feriantes, del capazo con un niño de ocho meses que se encontraba llorando, pero en perfectas condiciones. La mujer que lo encontró no podía contener las lágrimas. Se desconoce el paradero de sus padres.

• En medios del Gobierno vasco, en Vitoria y en Bilbao, se encontraban impresionados por la solidaridad del resto del país: «Nos queréis, os estáis volcando con nosotros. España nos quiere. Esto puede curar muchas viejas heridas.»

• Cinco pesqueros de Bermeo suspendieron la campaña pesquera del bonito, vaciaron sus viveros de cebo vivo y, tras subastar su cargamento en el puerto de Santoña, se dispusieron a zarpar hacia su base, después de llenar sus viveros de agua, para colaborar en la limpieza de las calles de Bermeo.

• El alcalde de Llodio expresó a la familia del guardia civil que murió al salvar a una muchacha de este pueblo «el pésame sincerísimo de todos».

 

< Volver