Autor: Sánchez, José Antonio. 
   Olarra: Lemóniz es el monumento al triunfo de los que ultrajan la bandera     
 
 ABC.    01/09/1983.  Página: 40-41. Páginas: 2. Párrafos: 40. 

0/ABC

JUEVES 1-9-83

JUEVES 1-9-83

A B C / 41

Olarra: Lemóníz es el monumento al triunfo de los que ultrajan la bandera

El capital de los diez millones de votos está igual que una cuenta bancaria intervenida.

Lo que se hizo con Rumasa no fue expropiar, sino incautar y requisar. Herri Batasuna no es fascista, sino

ultraizquierdista.

Luis Olarra nunca ha estado separado de la política. A veces, cuando no está en el ruedo, está en la barrera, pero sin dejar de seguir con atención los acontecimientos de la vida política nacional. Habla con calma, pero sus argumentos son contundentes.

«Seguimos —dice— teniendo los mismos problemas de siempre». Muy a pesar suyo, según confiesa, está viendo como se cumplen sus pronósticos.

Era catastrofista y desestabilizador cuando anunciaba que caminábamos hacia los dos millones de parados. Hoy, cuando esa barrera ha sido sobradamente pasada, sus detractores callan, pero él sigue hablando, y lo hace como lo ha hecho siempre, con claridad, con firmeza, sin pelos en la lengua, sin miedo y, lo que es más importante, llamando a las cosas por su nombre: «Los de Herri Batasuna—-dice— no son fascistas, sino ultraizquierdistas.»

El que un día dejó de ser senador real por obra y gracia del consenso, padre de ocho hijos y vizcaíno de cincuenta y un años, pasa revista hoy como español, como vasco, como empresario y como político a los temas candentes: la economía, el paro, el terrorismo, las autonomías...

—Mira —dice—, sin ánimos alarmistas, yo diría que la situación es preocupante, pues nos encontramos con los mismos problemas que teníamos tiempo atrás. La reciente sentencia sobre LOARA indica que, aunque estemos en el llamado Estado de las autonomías, seguimos Sin saber en qué consiste, hasta dónde alcanza, etcétera. La LOARA sería innecesaria si se hubiese elaborado bien la Constitución. Ahora, si no hay forma de armonizar las autonomías, habrá que pensar en reformar la Constitución.

Tras calificar de vago e inconcreto el título VIII de la Constitución, Luis Olarra piensa de las autonomías que éstas no pueden plantearse de la forma que se hizo. «Se está produciendo —puntualiza— una erosión económica tan fuerte que no hay ya confianza, ni seguridad ni estabilidad, pues nos encontramos ante una pugna dialéctica permanente que conlleva un deterioro, una juventud sin trabajo, una forma de enseñanza muy discutible, unas empresas que se cierran...».

El «test» de Lemóniz

—En el País Vasco hay un «test» muy claro que permite afirmar que la vida en esta zona de España no será normalizada en tanto en cuanto las autoridades no hagan andar algo que hoy es el símbolo del triunfo de los que no quieren el orden, la estabilidad ni la concordia. Este «test» es Lemóniz. Esta central nuclear es el gran monumento que indica que han triunfado quienes hacen unos planteamientos como el que están haciendo ahora con el ultraje a la bandera. Mientras no haya nadie que haga poner en marcha Lemóniz habrán triunfado los que han triunfado.

—¿Crees que el terrorismo sigue con la misma fuerza que años pasados? La gente se extraña que ETA no atente contra tu vida, ¿Por qué?

—El terrorismo, aunque en estos momentos se encuentra en el clásico paréntesis de verano, sigue con la misma pujanza que en etapas anteriores y con más arrogancia que en otros momentos. Lo grave es que no se obtienen resultados para atajar este problema. ETA —dice— ha alentado contra mi vida en varias ocasiones en e! pasado. Lo que ocurre es que en el presente, que yo sepa, no hay hechos de ésos. Yo siempre he dicho que quien atenta contra la vida de alguien tiene que saber que él, o los que le amparan, pueden tener una situación similar a la que él ha causado. Yo nunca —añade— he pedido protección al Gobierno, y sólo en una ocasión muy concreta el Gobierno de UCD me ofreció protección, que acepté por corto espacio de tiempo.

La situación económica

—La situación económica es la clave del problema, pues es evidente que la sociedad española so alimenta muy poco de ios hechos políticos, que son para minorías. La economía y su repercusión social es lo que realmente le interesa a los ciudadanos, y, en este sentido, tengo que decir que la situación sigue agravándose, a pesar de lo grave que estaba al finalizar los períodos legislativos de la UCD.

—¿Está aplicando el Gobierno la política económica adecuada para salir de la crisis?

—El Partido Socialista se ha encontrado con problemas y tiene gran dificultad para resolverlos, pues no han explicado al pueblo el camino que hay que seguir para resolverlos. Yo creo que los propios socialistas, que en su momento tenían una gran esperanza y una gran ilusión, ahora, tras varios meses en el Poder, se les olvida explicar cuáles son los problemas de fondo que tenemos y la gravedad de éstos, y, claro, la aceptación por parte de la gente se ve afectada. La prolongación de la crisis hace que los problemas empiecen a sentirse.

Son muy pocas las familias que no tengan hijos o parientes sin empleo o padres afectados por expedientes de regulación. A los ciudadanos se les puede hablar de todos los temas, pero de lo que de verdad entienden es si verdaderamente está perdiendo o no el bienestar que tenía.

El deterioro, y esto hay que tenerlo presente, de la situación económica, es un caldo de cultivo perfecto para el funcionamiento de los grupos extremistas y, sobre todo, de aquellos que intentaran implantar el marxismo totalitario en el país. Puede ocurrir que a la postre, los ultraizquierdistas de Herri Batasuna sean los capitalizadores de la política que está haciendo el Partido Nacionalista Vasco.»

¿Por qué califica de ultraizquierdista a Herri Batasuna cuando otros dicen que son fascistas?

«Mira, hay que llamar a las cosas por su nombre. Los miembros de Herri Batasuna están más cerca de tos planteamientos de Lenin que de los de Mussolini, por tanto, no son fascistas; sino ultraizquierdistas.»

Vuelta a la política .

¿Vuelve Luis Olarra a la política?

«Nunca he estado retirado de la política, aunque es cierto que en tos últimos tiempos no he participado de una forma directa. En política, se quiera o no, siempre se sigue estando.

Es cierto que tengo algún tipo de presión para que vuelva al escenario político y tengo quienes me alientan para que salga de nuevo, por lo que en los próximos meses tomaré una decisión al respecto.»

Ultrajes a la bandera

¿Cómo valora el ultraje a la bandera y la postura del PNV en este asunto?

«La alteración del orden en el País Vasco, el hostigamiento permanente y el pedir que haya una mínima tranquilidad es una constante de los últimos años. Indudablemente, el ultraje a la bandera nacional es el tema más grave de todos los que se han suscitado en la comunidad vasca, ya que hacer un agravio como el que se le está haciendo al símbolo de la unidad nacional, al símbolo de la patria, es algo qu alcanza unos niveles muy superiores a los que pudieran alcanzar otros planteamientos hechos en tiempos pasados.

En el País Vasco hay permanentemente el suficiente repertorio para que cuando se agote un tema se hostigue con otro. Primero fue el logro del Estatuto, luego vino Lemóniz y, ahora, el ultraje a la bandera nacional. Lo que ocurre es que hay unos que hostigan de forma frontal y otros que capitalizan este hostigamiento. No hay que olvidar que en el País Vasco hay quienes pretenden con toda claridad alcanzar la independencia —que es un objetivo inalcanzable— pero que en tanto se plantea, se mantiene la perturbación. Sin embargo, hay otros que si no lo dicen frontalmente, piensan que gradualmente se puede ir alcanzando el objetivo.

Lo que está ocurriendo con la bandera es inconcebible. Unos dicen que no ondee; otros dicen entonces que no ondee ninguna, lo que a mi juicio es tan grave como decir que no ondee; otros dicen que según donde ondee veremos si se pone también en otra parte. El tema es muy grave, pero para entenderlo tenemos que remontarnos al comienzo de las autonomías y, concretamente, a la ambigüedad del Título VIII de la Constitución.»

Rumasa

Como empresario ¿cual es tu opinión sobre la forma en que el Gobierno expropió Rumasa?

«Cuando se discutió el tema de la expropiación en los debates constitucionales, yo planteé que la expropiación tuviera unos análisis y unos condicionantes previos, además de una valoración de los bienes e, incluso, planteé la indemnización previa a la expropiación. Como existía el consenso UCD-PSOE, lógicamente mi esfuerzo tuvo un resultado nulo.

La expropiación de Rumasa se hizo aplicando un procedimiento que no era el adecuado. Si un Gobierno puede expropiar unos bienes por decreto sin previo debate en el Parlamento, eso no es expropiar, sino requisar o incautar. No obstante, el Tribunal Constitucional tendrá la última palabra.

El paro

—¿Ves viable la creación de los 800.000 puestos de trabajo prometido por el PSOE en la campaña electoral?

—El hecho de que hayamos sobrepasado ampliamente tos dos millones de parados no es significativo por sí solo. Hay que decir —cosa que nadie hace— cuál es la evolución de la población activa, que ha disminuido en los últimos años y que representa una forma diferente de parados. No hay que olvidar que !as jubilaciones anticipadas reducen la población activa. En los últimos tiempos, no sólo aumentó el paro, sino que bajó la población activa.

Por todo ello, yo creo que la creación de los 800.000 puestos de trabajo es un imposible en los próximos tres años. La creación de estos puestos de trabajo fue un objetivo del PSOE que le dio unos votos de más, pero que adquirió un compromiso que la gente lo tiene patente. No incrementar el paro será un logro, crear puestos de trabajo, un imposible.

Gobierno y oposición

—¿Cómo ve el papel de la oposición dada la actual correlación de fuerzas?

—Todo sistema democrático se caracteriza por ser un juego de equilibrio en e! cual el Gobierno juega un papel determinado y la oposición otro. Pero aquí se da la circunstancia de que el Partido Socialista tiene en sí mismo el Gobierno y la oposición a ese Gobierno. Me da la impresión de que dentro del propio Gobierno hay quienes gobiernan con unos criterios y quienes hacen oposición a esos propios criterios.

La política monetaria

—¿Qué consecuencia puede traer el crecimiento de la masa monetaria y la consiguiente subida de tos intereses?

—La política monetaria es un instrumento necesario. Lo que ocurre es que el crecimiento de la masa monetaria establecida por el Gobierno y, como bien dices, la consiguiente subida de los intereses, creará situaciones muy graves. El cierre y la caída de empresas va a ser superior a lo qué ha sido hasta ahora.

Además, hay que tener en cuenta que se está resquebrajando la reserva de confianza a todos tos niveles, a !a vez que se debilita la confianza exterior que se tenía en nuestra propia capacidad para resolver los problemas que España tiene planteados.

El Gobierno socialista disponía de un capital de diez millones de votos, pero pienso que en estos momentos ese capital está igual que las cuentas bancarias cuando se encuentran intervenidas.

—¿El control de las Cajas de Ahorro por parte del PNV está discriminando ideológicamente tos créditos y demás operaciones que realizan?

—En estos momentos no tengo motivos para pensar que existan discriminaciones a la hora de conceder los créditos, pero lo que sí es evidente es que en algunos aspectos se están dando favoritismos según se tenga una ideología u otra.

—¿Cómo ve, por último, la situación de la derecha española?

—La derecha española por fin ha conseguido levantar la hipoteca de UCD. La derecha se hipotecó con UCD. Ahora se comprueba lo que siempre dije: el centro no es un planteamiento político de ningún tipo, sino que sigue siendo lo mismo de siempre; es decir, el punto geométrico en el cual se puede converger.

José Antonio SÁNCHEZ

 

< Volver