"Los ultrajes a la bandera son una provocación"  :   
 Allendesalazar se despidió de la Capitanía General. 
 ABC.    02/09/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«Los ultrajes a la bandera son una provocación»

Allendesalazar se despidió de la Capitanía General

Madrid

«Antes de dar mi beso de despedida a la bandera de España quiero manifestar el dolor, la preocupación y la indignación que siento, y sienten todos los miembros de las Fuerzas Armadas, ante las ofensas, ultrajes y menosprecios que ha recibido, y sigue recibiendo, nuestra enseña nacional», dijo el teniente general Rafael Allendesalazar y Urbina en su discurso de despedida al cesar, por razones de edad, en su puesto de capitán general de Madrid.

En un acto estrictamente castrense —no asistió ninguna autoridad civil— ef hasta ahora capitán general de !a Primera Región recibió el homenaje de sus soldados, compañeros y amigos que formaban en el patio del acuartelamiento del Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey número 1.»

En su discurso de despedida, el teniente general quiso hacer dos recomendaciones «fruto de la experiencia de mis cuarenta y siete años de vida militar, la primera, y de la adquirida durante los últimos años, que todos hemos vivido, la segunda». El teniente general recordó entonces que e) arte de mandar necesita de «un elemento tan necesario como el oxígeno para el aire que respiramos. Ese elemento es la confianza. Esta confianza no se impone, no se improvisa, no surge espontáneamente, se cultiva, se gana, se merece y, también, se pierde».

«Por eso —continuó— la primera de mis recomendaciones es ésta cultivar, ganaros, mereceros la confianza de vuestros superiores, iguales e inferiores, y no la perdáis nunca.» La segunda recomendación se refirió a la unidad de los Ejércitos. «La unión hace la fuerza —dijo el teniente general—. Manteneos unidos por encima de todo, sin admitir nada que pueda significar una fisura en esta unión, con un solo aglutinante: vuestro amor a España en torno a la figura de nuestro Jefe Supremo, Su Majestad el Rey.»

Ultrajes

A continuación, Rafael Allendesalazar se refirió a los ultrajes sufridos por la bandera nacional que «suponen y significan hasta donde se ha llegado en la voluntad de romper la unidad nacional».

«Es indudable —explicó— que tos miembros de !as Fuerzas Armadas no podemos atribuirnos en exclusiva estos sentimientos de repulsa y preocupación. Pero siendo la Institución militar la encargada de la custodia, honores y defensa de la bandera como símbolo de la Patria, y de su unidad in-di-so-lu-ble, forzosamente nuestro dolor, indignación y preocupación no pueden ser similares, sino mucho mayores, que las que puedan sentir los que no tienen nuestros ideales vocacionales, ni nuestras obligaciones.»

Por estas razones, el teniente general interpretó que los ultrajes a la bandera constituían no sólo «un atentado a la integridad y dignidad nacional, sino además, un atentado y una provocación a nuestra propia dignidad profesional» y pidió que se «ponga definitivamente fin a esta situación, y se mantenga la línea de firmeza afortunadamente iniciada antes de la catástrofe que ha sufrido el norte de España».

En el acto de despedida, e) teniente general Allendesalazar, impuso diversas condecoraciones a militares y civiles.

Dos jóvenes, Jesús Aguilár y Javier Angas, han ingresado en prisión acusados de quemar gallardetes con la bandera española en la localidad de Bujaráloz, por orden del titular del Juzgado

 

< Volver