La Policía no descarta que sea obra de delincuentes comunes. 
 Representante de licores asesinado frente a su casa en San Sebastián     
 
 Diario 16.    07/09/1983.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

8

NACIONAL

7 septiembre-83/Díario 16

La Policía no descarta que sea obra de delincuentes comunes

Representante de licores asesinado frente a su casa en San Sebastián

Julián Alberti Igarzua, de cuarenta y nueve años de edad, casado y sin hijos, fue asesinado ayer por tres individuos que le abordaron cuando se disponía a aparcar su vehículo en su domicilio, situado en una urbanización donostiarra. La Policía no descarta que el atentado haya sido obra de delincuentes comunes. La víctima no había recibido nunca amenazas por parte de organización alguna.

San Sebastián - Julián Alberti Igarzua, de cuarenta y nueve años, resultó muerto en un atentado perpetrado ayer, a las siete y media de la tarde, en la urbanización donostiarra de Bídebieta 1.

El atentado se produjo cuando Julián Alberti se dirigía a su domicilio, ubicado en el número 20 del paseo de los Olmos, de la citada urbanización, en su vehículo, un Renault-14, de color rojo, matrícula de San Sebastián 2382-N.

En el momento en que aparcaba su vehículo frente a su domicilio se le acercaron tres individuos a cara descubierta, uno de ellos vestido con cazadora marrón y pantalones oscuros, que, sin mediar palabra, atirieron la puerta del conductor

A bocajarro

En ese momento se produjo un forcejeo, ya que la víctima pretendió abandonar el vehículo, según versiones recogidas en el lugar de los hechos.

Los agresores dispararon entonces a bocajarro contra Julián Alberti. Uno de los proyectiles quedó alojado a la altura de la séptima costilla, atravesándole el corazón, lo que le ocasionó la muerte en el acto. Otros dos disparos hicieron impacto en la pierna y el brazo izquierdos.

Los autores del atentado huyeron posteriormente, sin que se conozca el medio ni la dirección en que lo hicieron.

Fuentes policiales han manifestado que no descartan que el atentado haya sido obra de delincuentes comunes, aunque a primeras horas de la noche de ayer se barajaban todas las hipótesis. En el lugar de los hechos, las Fuerzas de Seguridad del Estado no recogieron ningún cascuillo, por lo que en principio parece que el arma utilizada fue un revólver.

Por otro lado, según ha manifestado la esposa del fallecido, que se encontraba en casa de unos amigos cuando fue informada del hecho nada me tener conocimiento del atentado, la víctima no había recibido nunca ningún tipo de amenazas por parte de organización alguna.

La Policía acordonó la zona del atentado con objeto de localizar a los agresores, sin que se tengan noticias de que se hayan realizado detenciones. También se han establecido diversos controles en los accesos a la capital donostiarra.

Julián Alberti, casado y sin hijos, era natural de la localidad guipuzcoana de

Vergara y trabajaba en la actualidad como representante de licores Goitisolo. En esta localidad, según han manifestado algunos vecinos, era una persona muy popular y con profundos sentimientos vascos.

Julián Alberti había mantenido amistad con un vecino de Vergara, trabajador de la funeraria de esta población, muerto hace unos años en el transcurso de un atentado reivindicado por ETA.

 

< Volver