Autor: Quiñonero, Juan Pedro. 
 Como respuesta a los acontecimientos del mes de agosto. 
 ETA (m) cambia su forma de actuación en Francia y España     
 
 Diario 16.    08/09/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Diario 16/8 septiembre-83

Como respuesta a los acontecimientos del mes de agosto

ETA (m) cambia su forma de actuación en Francia y España

ETA (m) está procediendo a una «reforma operaciona!» en territorio francés para «responder enérgicamente» a la nueva situación política y paramilitar en Francia y, en

España. Esta reforma se va a producir como respuesta a varios acontecimientos que han sucedido durante el mes de agosto, para poder «adaptarse» a la nueva situación.

Paris

Juan Pedro QUIÑONERO, corresponsal

Paris — ETA (m) está procediendo a una «reforma operacional» en territorio francés para «responder enérgicamente» a la nueva situación política y paramilitar en Francia y España.

Esa reforma, táctica no supone un cambio, de sus estructuras jerárquicas de funcionamiento, sino una reforma política y funcional de sus mecanismos de acción en Francia y España, que, siguiendo los mismos canales, Intenta «adaptarse más funcionalmente» a la nueva situación.

Esa reforma operacional se está consumando como respuesta a varios acontecimientos básicos:

Clandestinidad forzosa y total de los dirigentes máximos; de ETA (m) en terrítorio francés; riadas y desastres en el Pais Vasco español; escalada del movimiento terrorista vasco-francés Iparretarrak, y secuelas políticas de la «guerra de las banderas».

Respuesta

La reforma operacional de ETA (m) pretende responder y adaptarse a ese tejido de «nuevas relaciones»..Los dirigentes de ETA (m) han seguido y analizado políticamente los impactos emocionales desencadenados por la colaboración entre Madrid y Bilbao durante los desastres en el País Vasco-español. Y los primeros atentados consumados son una primera «respuesta» a cualquier intento de «recuperación política».

La nueva colaboración política franco-española hace meses que provocó la forzosa entrada en la clandestinidad más absoluta de muchos dirigentes de ETA (m) refugiados en Francia, mientras que acontecimientos como la «guerra de las banderas» del verano exigían la mayor y más «dinámica» relación entre la dirección política y el brazo armado de la organización. De ahí la necesidad de «reformar» diversos conductos operacionales de la organización.

Las operaciones de Iparretarrak del pasado mes de agosto han coincidido, igualmente, con una escalada, paralela, del terrorismo antinuclear en territorio francés, íntimamente ligado a la «geografía etarra» en Francia. ETA (m) considera históricamente peligrosas muchas de las acciones «irresponsables» de Iparretarrak. Hoy, ETA (m) parece inclinarse ante los hechos consumados y decidida a buscar un «provecho político», cuando sea posible, a unas acciones que, con frecuencia, escapan siempre a su control directo.

Alternativas

La nueva reforma operacional de ETA (m) pretenderá conseguir «mayor flexibilidad» con la «máxima energía necesaria». En términos operacionales, ETA (m) considera necesario poder contar con una gama «amplia» de objetivos que puedan ser utilizados como un abanico de alternativas que la direccion pueda encoger en cualquier momento como acciones «militares» con las que «responder» ante una situación políticamente muy ambigua.

En particular, las inundaciones y desastres del pasado mes de agosto constituyen un acontecimiento «político-ecológico» de fuerte impacto emocional, que ETA (m) no desea «abandonar» al mero análisis «sentimental».

«Autonomía» y «flexibilidad» son dos de las piezas maestras de la reforma operacional: la relativa dificultad de movimientos en territorio francés ha aconsejado una relativa «autonomía de gestión» concedida a militantes en territorio español. La teoría del pez en el agua de. los escritos militares de Mao Tse-tung encaja perfectamente, a juicio de ETA (m), en una situación política donde el impacto emocional de las riadas y la «guerra de las banderas» permite el activismo más directo y brutal en situaciones en permanente ebullición.

La dirección suprema de ETA (m) se reserva siempre la dirección definitiva ante las acciones mayores: contando con el apoyo táctico de sus militantes en territorio español, el apoyo indirecto de conflictos que escapan a su control pero en los que puede ejercer un peso específico considerable sólo lanzando slogans, la dirección de ETA (m) decidirá, en cada momento, qué acciones y atentados pueden «extender la lucha en este u otro frente».

Los primeros objetivos de esta reforma operacional tienen dimensiones considerables: «lámar una respuesta contra la recuperación política de las riadas»; incrementar las vías de comunicación clandestinas en Francia y España; incrementar la «batalla psicológica»; crear los contactos necesarios con Iparretarrak y los antinucleares del sur de Francia que puedan permitir, en cada momento, ejercer un cierto «control político» de sus acciones.

 

< Volver