La ETA sandinista     
 
 Diario 16.    19/09/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La ETA sandinista

Aunque en medios abertzales se niega toda conexión entre el joven detenido en Costa Rica y el denunciado complot para asesinar al Comandante Cero, los indicios sobre la presencia etarra en Centroamérica, y concretamente en Nicaragua, son ya lo suficiente habituales e intensos como para que el Gobierno recabe explicaciones diplomáticas.

Si hace unos años se detectaron etarras en los campos de entrenamiento de los terroristas palestinos en Libia, Líbano y Yemen del Sur, ahora, coincidiendo con el progresivo alineamiento del régimen de Managua con Cuba y la Unión Soviética, quienes les acogen son, al parecer, los comandantes sandinistas.

Tal iniciativa se inscribiría en una incipiente campaña antiespañola, cuyos signos externos son las pintadas aparecidas en León y otras ciudades de Nicaragua, o la consigna periodística de minusvalorar informativamente toda noticia sobre la ayuda económica procedente de Madrid.

A pesar del creciente desengaño del presidente González con el rumbo de la experiencia nicaragüense, España continúa apoyándola mediante créditos prácticamente irrecuperables, concedidos por el Banco Exterior. Recientemente planteábamos la conveniencia de llevar al Parlamento el caso de! moribundo diario «La Prensa» —parece que va a hacerlo el señor Alzaga, fiel a su compromiso con la causa de las libertades—, e interrogar al Gobierno sobre la coherencia de apoyar a un régimen que flagrantemente viola los más elementales derechos humanos de sus subditos.

Todo sugiere que ahora habrá que hacer extensiva la pregunta, considerando la hipótesis de que ese régimen esté al mismo tiempo entrenando a quienes vilmente atenían contra las vidas y haciendas de los españoles.

 

< Volver