Hay otras dieciocho personas involucradas en el plan antisandinista. 
 El etarra Jiménez Morales fue encarcelado ayer en Costa Rica     
 
 Diario 16.    24/09/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Diario 16/24 septiembre-83

NACIONAL

Hay otras dieciocho personas involucradas en el plan antisandinista

El otarra Jiménez Morales fue encarcelado ayer en Costa Rica

San José — El presunto miembro de ETA Gregorio Jiménez Morales fue trasladado a media tarde de ayer al centro penitenciario La Reforma, apenas dos horas después de ser entrevistado por los periodistas.

Con el rostro demacrado, barba de dos días y las manos esposadas sobre las rodillas, Gregorio Jiménez cierra los ojos cuando los flashes de los fotógrafos se centran en su cara.

A lo largo de todo el tiempo que Jiménez Morales, de baja estatura y extremadamente delgado, permaneció en el despacho del juez Hermano Soto López ante un reducido grupo de periodistas, en su mayor parte españoles, el gesto es serio y los ojos profundamente emocionados.

Cuando los informadores insistían acerca de su detención o alguna otra circunstancia de su paso por las celdas de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) de Costa Rica, este vasco de Tolosa (Guipúzcoa, norte de España) seriamente rechazaba responder.

Presionado

A la largo de la rueda de preguntas, Jiménez Morales se tapó en varias ocasiones los ojos y decía estar «muy presionado», mientras se mostraba «desconcertado» e insistía que su abogado, Francisco Lemus, le ha dado la orden de «no decir nada».

La tensión de la situación se afloja un tanto cuando el juez Soto López pide a un agente del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), que le han custodiado desde el vecino edificio donde se encuentran las celdas, que le quite las esposas.

Solamente cuando uno de los periodistas le pregunta si él es abertzale, Jiménez Morales se sonríe abiertamente, como no dando crédito a sus oídos, y con sus exclamaciones y gestos da a entender que eso es obvio.

Sin detalles

Sólo accede, en un principio, a decir que se encuentra físicamente bien, y pese a la insistencia de los periodistas, se niega a dar detalles que podrían ser básicos en esta historia.

Gregorio Jiménez Morales, de veintiocho años de edad, afirma que es vasco, aunque su familia procede de la Rioja, y no quiere aclarar los motivos que le trajeron a Costa Rica el día 1 de junio, procedente de Francia.

Solamente alude a las circunstancias de su detención cuando afirma que momentos antes de ser capturado había sido asaltado por dos ladrones jóvenes, en el barrio capitalino de Claret, al anochecer del pasado dia 9.

Con un jersey gris sobre una camiseta de color azul, el vasco Jiménez Mora/es trata de atender con corrección a la Prensa, y añade que no llevaba ningún arma en el momento dé ser detenido.

El fontanero de Tolosa aseguró que en ningún momento ha sido visitado por policías españoles, y agrega que todos los agentes que le han interrogado «deben ser costarricenses, por el acento».

Investigaciones

Pero mientras Gregorio Jiménez Morales volvía a las dependencias de la OIJ, sin que nadie aclarase las acusaciones de que llegó a Costa Rica enviado para desarrollar un programa de atentados a los máximos dirigentes de la oposición nicaragüense, nuevos detalles de la investigación se han conocido.

Fuentes de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) afirmaron que otras dieciocho personas, entre las que figuran costarricenses y españoles, están siendo sometidas a investigación y existe la posibilidad de que sean detenidas bajo la acusación de «asociación ilícita».

Colaboración

A partir de ahora habrá una mayor colaboración entre las Policías de Nicaragua y España para tener bajo control a los presuntos etarras que viajen a aquel país, anunció ayer en Madrid el ministro de Interior nicaragüense, comandante Tomás Borge.

El político sudamericano no aportó dato nuevo alguno sobre el etarra detenido en Costa Rica, y denunció las acusaciones sobre un supuesto plan entre ETA y su Gobierno.

«No es más que un intento nuevo de aislar a Nicaragua, que afecta a las acciones de Contadora y crea problemas con el Gobierno de Felipe González», señaló Borge.

 

< Volver