Radiografía de Euskadi (II). Lo que los vascos piensan de si mismos. 
 La mitad de los vascos opinan que en España se les identifica con asesinos     
 
 Diario 16.    17/11/1986.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

NACIONAL

LO QUE LOS VASCOS PIENSAN DE SI MISMOS

La mitad de los vascos opinan que en España se les identifico con asesinos

MADRID.—Más de la mitad de los ciudadanos vascos, el cincuenta y uno por ciento, piensan que la imagen que de ellos se tiene en el resto de España está vinculada a la de terroristas, ETA y asesinos, según muestra el estudio sociológico del Instituto Ikerfel.

Esta imagen es básicamente la misma en los diferentes estamentos sociales vascos y está relacionada en la mayoría de los casos con actitudes negativas.

El veintiuno por ciento de los encuestados opinó que la imagen que de ellos hay en España es de rechazo; el dieciocho por ciento, que se les considera violentos, salvajes y agresivos, y el diez por ciento, separatistas.

Desde el lado positivo, solamente un dieciséis por ciento opinó que su imagen exterior es de buenas personas, y el diez por ciento, que tienen una imagen de personas trabajadoras.

Hay un siete por ciento que dice que todo ello responde a una imagen falsa y deformada de Euskadi, protesta que se hace más extensiva entre los simpatizantes de Euskadiko Ezkerra.

Asimismo, entre aquellos que manifestaron haber sido rechazados fuera de Euskadi por el hecho de ser vascos, aumenía la apreciación de que se les define como terroristas y separatistas.

Rasgos positivos

Por el contrario, las cosas más positivas que se dicen de Euskadi y de los vascos en el exterior, tal y como ellos mismos lo perciben, son, en opinión del cuarenta y dos por ciento de los entrevistados, ser buenas personas, generosas, de buen carácter, alegres y amables.

A continuación, con un treinta por ciento de opiniones en ese sentido, los vascos piensan que, como rasgos positivos, se les considera nobles, honrados, leales, sinceros y trabajadores. Un quince por ciento entiende que se les considera luchadores y un catorce por ciento, que el mayor rasgo positivo que de ellos se tiene en España está relacionado con su buena comida.

Estos caracteres no difieren en gran medida a la hora de encuestar a simpatizantes de partidos nacionalistas. Los del PNV destacan como rasgos más positivos los conceptos de nobles, leales y buenas personas. Es decir, inciden fundamentalmente en los aspectos humanos.

Por su parte, los de Eusko Alkartasuna hacen mayor hincapié en los conceptos de trabajadores y emprendedores, lo que viene a significar un concepto referido más a un contenido de índole económico.

Los que simpatizan con Herri Batasuna creen ser vistos en España como luchadores, lo que valoran como positivo. Esta apreciación coincide con los que han experimentado hacia ellos algún tipo de rechazo por el hecho de ser vascos y con los independentistas, los que de uno u otro modo se sienten próximos a ETA.

En cuanto a las cosas negativas que piensan que se dicen de los vascos fuera de Euskadi, vienen a coincidir prácticamente con la imagen que, en su opinión, existe de ellos.

Así, el sesenta y ocho por ciento opina que se les califica, de terroristas; el veintidós, que se les considera violentos y salvajes; el catorce por ciento, que se les considera unos separatistas, y el trece y el doce por ciento, respectivamente, que son considerados unos introvertidos y fanfarrones.

Sensación de rechazo

Una faceta importante es la del sentimiento de rechazo sentida por los propios vascos. El treinta por ciento de los encuestados manifestó haber experimentado algún tipo de rechazo por su nacimiento. Por el contrario, el sesenta y siete por ciento lo negó.

Esta sensación de ser rechazados aumenta entre las personas más jóvenes, entre dieciocho y veinticuatro años; los que viven en Álava, los que asocian España a una idea de rechazo, los simpatizantes de HB, los partidarios de la independencia, los que apoyan, justifican o comprenden a ETA y las personas nacidas en la comunidad autónoma, donde ese porcentaje llega al treinta y cuatro por ciento.

Esa sensación refuerza la cohesión e invita a huir de aquellos que supuestamente les rechazan. En definitiva, fomenta las posturas independentistas más radicales.

Nuevamente se observa un nexo de unión entre el rechazo de lo vasco proveniente de los grupos de la extrema derecha y las opciones independentistas, HB y los que apoyan a ETA.

 

< Volver