Califica su actitud de denigrante y aberrante. 
 El jefe de Policía de Bilbao ataca a los simpatizantes de E.T.A.     
 
 Informaciones.    09/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CALIFICA SU ACTITUD DE DENIGRANTE Y ABERRANTE

El jefe de Policía de Bilbao ataca a los simpatizantes de E.T.A.

BILBAO, 9 (Resumen de EFE).

LA acción de «un grupo de irracionales que se mofa trágicamente de la democracia y de la convivencia civilizada» es uno de los impedimentos para que reine la paz en el País Vasco, en opinión del nuevo jefe superior de Policía de Bilbao, don Manuel Ballesteros García, que tomó posesión ayer.

El nuevo jefe de Policía lanzó duros ataques a los simpatizantes de E.T.A.

El comisario Ballesteros es licenciado en Derecho, hombre joven, casado y con hijos, que ha desempeñado en La Coruña hasta ahora un cometido similar y que hace unos años fue comisario jefe de Policía de San Sebastián. Sustituye a José Saina González, subdirector general de Seguridad, quien durante cuatro meses ha sido también jefe superior de forma provisional.

El nuevo jefe superior de Policía, manifestó que ha venido a esta tierra por tres razones fundamentales: por obediencia; por un deber de conciencia para con todos los miembros de las fuerzas del Estado, «que aqui, en estas provincias —subrayó—. sufren y mueren por unos ideales indeclinables ante la incomprensión y la indiferencia de muchos y ante la hipocresía y la falacia de otros tantos», y, como última razón fundamental, «porque siento un enorme respeto y consideración para con el auténtico pueblo vasco que, estoy convencido de ello, tiene derecho a vivir en paz y en tranquilidad».

«Pero los que integramos las fuerzas de seguridad del Estado —continuó el señor Ballesteros—, tanto en la Policía como en la Guardia Civil, también queremos vivir aqui en paz, dedicados exclusivamente a velar por la pacífica convivencia de nuestros conciudadanos, también queremos pasear con nuestras fámulas por las calles de los pueblos y ciudades sin temor a que una bala asesina siegue nuestras vidas. Y todo ello porque esta tierra también es nuestra, como lo es de todos los españoles, y es tan nuestra ,que incluso la hemos regado, la estamos regando, con la sangre de nuestros mejores.»

Seguidamente, el nuevo jefe superior dijo: «¿Quién impide que todos podamos vivir en paz? Creo que la contestación está en la mente de todos y es bastante clara: un grupo de sujetos que han hecho de la violencia su única norma de vida y conducta, un grupo de sujetos que sólo entiende de pistolas y metralla, un grupo de irracionales que se mofa trágicamente de la democracia y de la convivencia civilizada. Porque no hay ningún credo, ya sea político, religioso, social, económico o jurídico que justifique la violencia, y a este respecto quiero decir que es denigrante y aberrante Dará la persona humana, cualquiera que sea su condición, no sólo el apoyo, sino incluso la simpatía o el silencio ante los hechos demenciales que dicho grupo protagoniza.»

-- Ante la lucha armada, el Gobierno podría desencadenar la represión indiscriminada (con lo que se les estropea el intento democrático), o desarticular E.T.A. por medios democráticos civilizados (cosa aparentemente difícil). Les queda la salida de la negociación, que sólo será efectiva mientras no hayan agotado las anteriores salidas.

 

< Volver