Tras la última escalada de ETA. 
 Rosón anunció en Bilbao más dureza contra el terrorismo     
 
 Diario 16.    19/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

NACIONAL

Tras la última escalada de ETA

Rosón anunció en Bilbao más dureza contra el terrorismo

El ministro del Interior, Juan José Rosón, anunció en Bilbao que la Policía va a endurecer sus actuaciones, tras afirmar que el problema del terrorismo no admite otra solución última que la Policía, y reiterar que el Gobierno no negociará con ETA. El nuevo responsable de Interior viajó el sábado por las tres capitales vascas, para estudiar «in situ» la situación en que se ha desarrollado la última escalada de ETA.

Bilbao (Corresponsal)

El ministro del Interior, Juan José Rosón, en el transcurso de su primera visita al País Vasco, afirmó en Bilbao que «el problema del terrorismo sólo tiene una solución, y es una solución policial».

«No va a haber ningún tipo de negociación con ETA —añadió—, sino, al contrario, se va a endurecer la actuación de las Fuerzas de Seguridad para cortar la contraofensiva de ETA.»

La apreciación ministerial choca frontalmente con la teoría defendida por la mayor parte de los grupos políticos vascos, que consideran la negociación como única salida a la situación de violencia por la que atraviesa Euskadi. El propio PNV, a pesar del llamamiento realizado por la Consejería del Interior solicitando la colaboración de la población —llamamiento ampliamente criticado por ETA (m)—, presentaba a mitad de semana una proposición no de ley al Parlamento vasco, en la que prácticamente se recogían todos los puntos de la alternativa XAS, condición puesta por ETA para un alto el fuego.

Para Rosón, sin embargo, toda la estrategia política tendente a la solución del problema, pasa por una colaboración entre todos, y por la buena voluntad del Gobierno de Madrid que «va a procurar que el Gobierno vasco tenga éxitos en su gestión».

No parece, sin embargo, que se preparen soluciones rápidas, puesto que el propio ministro del Interior, comentando su reunión con el consejero de Interior, Luis María Retolaza, y, en concreto, los temas relativos a la Junta de Seguridad y a la Policía autónoma dijo que «es intención del Gobierno aligerar estos trámites. Sin embargo, creo que el proelema no está en marcar plazos, sino en prepararlos bien», añadió.

Entre observadores políticos del País Vasco estas declaraciones de Juan José Rosón han sido interpretadas como un nuevo proceso dilatorio por parte del Gobierno Central al primer eslabón en la cadena de soluciones.

En interpretación del PNV y, como consecuencia del Gobierno vasco, la Junta de Seguridad debe tener competencia sobre la práctica totalidad de los temas de orden público y llevar el control de las fuerzas acuarteladas. Esta concepción puede significar el acercamiento a uno de los puntos reivindicados por ETA.

La carga del PNV

A pesar de todo, el ministro del Interior se mostró optimista y consideró que el problema vasco tiene arreglo. Pero matizó que «no va a ser ni inmediato ni sencillo y, desde luego, tiene que venir propiciado por la colaboración permanente de las fuerzas democráticas de España, y muy especialmente de las que operan en el País Vasco».

Añadió que «siendo un problema delicado, exige una carga de reflexión y un gran derroche de imaginación».

Un alarde de imaginación que cargó, prácticamente, sobre las espaldas del PNV, al decir que «este partido tiene que adquirir unos compromisos éticos y sociales».

«Desde mi punto de vista —prosiguió Rosón—, tengo la impresión de que se está apuntando a unas tomas de posición concretas, desde cuya perspectiva el último comunicado de ETA, en su agresividad contra los nacionalistas, era bastante revelador de que las organizaciones terroristas empiezan a encontrar un nuevo frente.»

La visita de Juan José Rosón al País Vasco se puede inscribir en la necesidad de conocer «in situ» la situación de la zona, de cara al debate parlamentario previsto para el próximo día 20. Por ello, Rosón recorrió las calles de Bilbao en los coches patrullas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, conversando con las dotaciones e interesándose por su vida en Euskadi.

Entrevista con Retolaza

Sobre las 10,30 de la mañana del sábado, en el palacio del Gobierno Civil de Vizcaya, el nuevo ministro del Interior, inició una serie de conversaciones con los responsables de las FOP en el País Vasco y con el consejero del Interior del Gobierno vasco, Luis María Retolaza.

Tras cuarenta y cinco minutos de reunión, Retolaza se limitó a decir que la entrevista había sido «sumamente cordial, en el curso de la cual se ha notado la disposición extraordinaria por parte del Gobierno Central, en relación con los temas vascos».

Apenas, aclaró Retolaza, algunos detalles sobre los problemas concretos tratados. Sobre la Policía autónoma, manifestó que «el Gobierno conoce nuestras peticiones, por lo que esperamos que, sn un futuro muy próximo, nos dé respuesta positiva a nuestros planteamientos».

En cuanto a la Junta de Seguridad, dijo que «en respuesta al telegrama recientemente enviado al ministro del Interior, se han estudiado las posibilidades de mantener contactos inmediatos para su formación, lo que propiciará la Policía autónoma».

El PSE acusa la inoperancia del Gobierno

Entre tanto, el Partido Socialista de Euskadi-PSOE acusaba al Gobierno Central de «inoperancia en la lucha contra el terrorismos, y atacaba al PNV por su «incapacidad para movilizar al pueblo vasco en contra de la violencia». Estas acusaciones las hicieron los socialistas en un comunicado en el que se condenaban los atentados contra dos guardias civiles y un carrocero.

En el mismo comunicado, el PSE-PSOE insistía en la necesidad de movilización pacíñca de todos aquellos que rechazan el terrorismo, como reacción más clara frente a las opciones violentas, ejercidas legítimamente por los ciudadanos de un pueblo que desea la paz.

Por su parte, Alianza Popular ha solicitado de los partidos políticos representados en el Parlamento vasco que se realicen esfuerzos para concretar acciones y promover todas las iniciativas tendentes a la erradicación decidida del terrorismo. Tras oponerse a cualquier negociación con ETA, exige medidas «contra las constantes apologías del terrorismo» y pide «que se lleve una acción contundente contra aquellos grupos que conviven manifiestamente con ETA».

 

< Volver