Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 El PNV anuncia nuevas medidas de dureza contra Madrid. 
 Las exigencias de ETA se discutirán en el Parlamento Vasco     
 
 Diario 16.    16/05/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

El PNV anuncia nuevas medidas de dureza contra Madrid

Las exigencias de ETA se discutirán en el Parlamento vasco

Los puntos que ETA exige para la pacificación de Euskadi serán presentados en una proposición no de ley por el PNV al Parlamento vasco, en un último intento por conseguir que callen las armas.

Por otra parte, y ante las presiones de su propia base, que ha vuelto a posiciones independentistas, el partido vasco en el poder anuncia nuevas medidas de fuerza contra Madrid para negociar a tope el Estatuto.

Bilbao (JUAN MANUEL IDOYAGA, corresponsal)

El PNV presentará al Parlamento vasco una proposición no de ley que viene a recoger todos les puntos que ETA militar exige para la pacificación de Euskadi en una etapa previa a cualquier negociación y que habían sido recogidos por la alternativa KAS como irrenunciables.

Esta iniciativa del PNV, que ha sido considerada de vital importancia en los medios políticos vascos, se enmarca claramente en la planificación esbozada por el partido del poder en el Gobierno vasco y que anunció repetidas veces «un esfuerzo para conseguir una negociación o una política de dureza con Jas organizaciones armadas vascas».

De hecho, la proposición peneuvista al Parlamento vasco recoge expresamente y «ante la situación excepcional en que vivimos, la promulgación de cuantas normas y medidas tiendan a conseguir una democracia: la legalización de todos los partidos, la efectividad de! derecho vasco a su autogobierno, la consideración de cuantas medidas de gracia se precisen para liquidar los efectos y situaciones personales derivados de las etapas hasta hoy vividas y que se impulse el sistema legal previsto para posibilitar la participación de Navarra en las instituciones autónomas vascas».

Con la presentación de estos puntos al Parlamento y su posterior adopción, únicamente quedarían pendientes las reivindicaciones que se engloban en el tratamiento de la retirada de las actuales Fuerzas da Orden Público y en la posición de las Fuerzas Armadas dentro de Euskadi, puntos que tanto ETA como KAS han aceptado que serán motivo de negociación «en cuanto a las etapas que se requiera para su consecución».

De todas formas, la petición del PNV va enmarcada en unas exigencias teóricas sobre el respeto de los derechos de la persona, a la vida, a la libertad de expresión y a las libertades públicas, junto a continuas llamadas a la reconciliación y respeto a la voluntad de Jos navarros, además de un planteamiento de potenciación del Estatuto de autonomía, que viene a ser la contraprestación política que exigen de los dos polos que junto al mismo PNV, puede influir en una solución definitiva del actual problema vasco: el Gobierno Central y ETA.

Posición dura con el Gobierno Central

Esta proposición no de ley del grupo parlamentario del PNV, ha sido presentada a la mesa del Parlamento tras la reunión del EBB (ejecutiva del partido) celebrada durante la jornada del miércoles, en la que se presentó también un estudio de la situación actual de las relaciones entre el PNV el Gobierno y los partidos de la oposición parlamentaria vasca.

La necesidad de arrancar de Madrid algunas aspira ciones que mantienen, tanto los sectores de la izquierda abertzale como parte de su propia base —que ha retornado en los últimos días a una ofensiva clara en favor de posiciones independentistas ha obligado al PNV a presentar una cara de dureza con el Gobierno Central.

«Que el Gobierno Central no piense que con la retirada del Congreso se han agotado las medidas de fuerza de nuestro partido», ha declarado un portavoz del EBB. «Si la situación en la que nos encontramos continúa alargándose por más tiempo, tenemos pensado otras posibles decisiones.»

En este sentido, el mismo portavoz anunció que «no se adoptarán estas medidas de fuerza hasta que no se conozca la nueva línea programática del Gobierno, que ya presumimos, pero que tenemos que constatarla porque estamos dispuestos al diálogo en la línea del desarrollo a tope del Estatuto».

Se defiende de los partidos

El análisis sobre las posiciones de los restantes partidos vascos y sobre la ofensiva conjunta que está sufriendo su política de control absoluto del Parlamento y Gobiernos vascos, ha inclinado también a la ejecutiva del PNV a defenderse abiertamente de la oposición.

Así, recoge la acusación que se le hace de mantener el abandono del Parlamento de Madrid, excusándose en la «no resolución de los problemas que impulsaron aquel abandono y sin relacionar .su ausencia del Parlamento de Madrid con demora alguna en la puesta en marcha del Parlamento vasco, en la que nos encontramos plenamente absorvidos».

Los problemas internos

Sin embargo, toda esta posición de defensa del PNV, tiene también una justificación en el acoso que desde su propia base está siendo sometida la dirección del partido perteneciente al sector Arzalluz, por parte de los sectores independientes.

«A la declaración de guerra» del sector juvenil de Egin denominado «Ukubil», el PNV ha respondido con una salida despreciativa «ignorando a este grupo que parece teledirigido».

Pero los problemas internos cuya envergadura es muy difícil de cuantificar por los observadores, han vuelto a salir a la luz pública dos jornadas después del manifiesto de «Ukubil», en otro documento enviado por la Junta Municipal de Bermeo a Jas restantes Juntas de Vizcaya.

«Tratar de confundir a la opinión con medias verdades o incluso falsedades de bulto, tratando de descargar su responsabilidad, es emplear los mismos métodos que los españoles en Madrid con respecto al PNV) señala la Junta bermeana refiriéndose a la dirección controlada por el sector autonomista de Arzalluz.

En el informe, retenido en conversaciones entre la Junta de Bermeo y el EBB desde el 26 de marzo, se ha hecho público al fin, y en el mismo se acusa al sector de Arzalluz de haber manipulado la campaña electoral interna del partido, al tiempo que defiende la actuación de la anterior ejecutiva regional controlada por los sectores independentistas.

La situación interna del PNV puede deteriorarse más aún, sobre todo en los sectores juveniles de Egin, donde los rebeldes mantienen dos de los cuadros directivos de un total de siete responsables y con el posicionamiento favorable de un importante sector de la militancia, que ha pro puesto el resurgir de los «mendigoizales» o montañeros, que fueron la base de la Policía vasca en la etapa republicana.

 

< Volver