Un hombre hecho a sí mismo     
 
 Diario 16.    30/04/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Un hombre hecho a si mismo

El empresario guipuzcoano Juan Alcorta Maíz, que ha hecho frente públicamente a una carta de ETA en la que se le exige el «impuesto revolucionario», es «un industrial nato, un hombre hecho a sí mismo, autodidacta, que procede de una familia modesta», han declarado a DIARIO 16 en medios próximoa a una de las empresas de la que es presidente de su consejo de administración.

El señor Alcorta es presidente de las empresas Savi, S. A.; Coipe, S. A.; Bodegas Campoviejo, y Bankoa.

Todas ellas han sido creadas por él «con una gran visión de futuro», según comentaron a este periódico.

El señor Alcorta Maíz, de cincuenta y ocho años, es padre de siete hijos. Asimismo, tiene otros cuatro hermanos, uno de ellos sacerdote de la curia diocesana, otro, gestor administrativo, y un tercero que trabaja con él en Coipe, así como una hermana.

Hermano de Patxi

Otro de sus hermanos, el popular Patxi Alcorta, fallecido hace pocos años, se hizo muy conocido por ser acérrimo seguidor de la Real y de Urtain y porque ponía «txapelas» (boinas) a los famosos.

Su familia tenía un almacén de vinos y aceites en la parte vieja de San Sebastián. En el año 1955 Juan Alcorta Maíz creó la empresa de aceites Coipe, de la que fue el primer gerente. Cuatro años después puso en marcha la factoría de vinos Savi, que se inauguró el año 1961. Y hace aproximadamente cinco años creó Bankoa (Banco Industrial de Guipúzcoa).

Cuando cumplió los cincuenta años, el señor Alcorta Maíz, de su dinero personal —al parecer fueron varios millones de pesetas—, hizo un obsequio a cada uno de sus empleados de las empresas citadas Savi y Coipe.

 

< Volver