Como abogado defensor. 
 Bandrés insiste en que su relación con ETA es profesional     
 
 ABC.    14/11/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

COMO ABOGADO DEFENSOR BANDRES INSISTE EN QUE SU RELACIÓN CON ETA ES

PROFESIONAL

«Cualquier persona que no tenga en su cabeza segundas o terceras intenciones sabe que mi única y exclusiva relación con ETA político-militar es que he asumido la defensa, ante los Tribunales, de militantes de esta organización», manifestó en la mañana de ayer, el diputado de Euzkadiko Ezquerra, Juan María Bandrés.

En relación con la exigencia de José María Benegas y Jesús Viana de que Bandrés se defina en sus relaciones con ETA P-M, este afirmó que «yo podría pedirle» la misma explicación de sus posibles relaciones con la Trilateral o el Ku-Klux-Klan; tal exigencia me parece una enorme impertinencia y una actitud ofensiva».

Después de señalar que es conocido su papel de abosado defensor de militantes de ETA P-M, «algunos en prisión y otros en libertad provisional», y reiterar que es esa su única relación con esta organización, el diputado de Euzkadiko Ezkerra añadió: «He pedido con todo mi corazón, y lo reitero en este momento, que se ponga en libertad y sin daño alguno al señor Rupérez, con cuya amistad, me he visto honrado y con quien tengo una deuda de gratitud.»

Interrogado por Efe sobre si se considera con autoridad moral para que tal requerimiento sea efectivo, respondió Juan María Bandrés: «No es problema mío. La autoridad moral que yo pueda tener depende del valor que ellos den a los muchos disgustos que sus defensas me han podida proporcionar.»

Recordó después Bandrés que solamente intervino, directamente, con la organización ETA P-M. con ocasión del secuestro de Felipe Huarte, «a instancias de su familia, y lo hice por razones humanitarias, porque no hubiera podido dormir tranquilo si le hubiera pasado algo irreparable al señor Huarte; y aquello lo hice, además, de manera profesional, pero gratuita, sin percibir honorarios alalino tal y como se lo dije al juez».

«Nadie se ha dirigido a mí —señaló Bandrés— en este caso para que intervenga como mediador. Creo que estas circunstancias son distintas, porque no se trata de ningún rescate.»

Preguntado sobre cuál puede ser el desenlace del secuestro de Javier Rupérez. el señor Bandrés dijo:

«Espero que acabe bien y en esta ocasión soy voluntarista, porque pienso que mi deseo deber ser le« que ocurra.»

Por último, añadió eme el propósito de los secuestradores de Javier Rupérez. de lograr la libertad de los presos vascos, coincide con el propósito de su partido. pero que el procedimiento es muy diferente. «La presencia de políticos vascos en las cárceles —dijo— es. a nuestro juicio, un factor de alteración permanente de I* paz, pero queremos conseguir su libertad por vías pacíficas, mediante la reflexión y mediante las vías políticas. Es evidente que el secuestro de Rupérez: no entra en estas vías.»

Sobre las afirmaciones hechas en algunos medios de comunicación y por personalidades políticas de su posible relación con la organización terorista. Juan María Bandrés afirmó que se debe a «una notoria mala intención».

 

< Volver