Autor: Unzueta, Patxo. 
   Puede replantearse el contencioso sobre la capitalidad de Euskadi     
 
 El País.    11/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Puede replantearse el contencioso sobre la capitalidad de Euskadi

PATXO UNZUETA, Bilbao

La polémica suscitada en su día por la designación de Vitoria como capital de la comunidad autónoma vasca parece lejos de estar zanjada. Así parece deducirse, en todo caso, del anuncio por parte del diputado foral de Vizcaya Ignacio Ipiña, del PSOE, de la presentación ante el pleno de las Juntas Generales, que se reúnen hoy en Guernica, de una moción sobre el proyecto de la Diputación alavesa de creación en Vitoria de una «ciudad de los transportes», que podría resultar contradictorio con tos planes de reconversión industria] de Vizcaya.

Lo primero que Hama la atención, según Ipiña, es el sigilo con que ha sido realizado el estudio de la Diputación alavesa, pese a plantearse teóricamente desde una perspectiva global y con evidentes implicaciones supraprovinciales. El proyecto en cuestión —que algunos especialistas vizcaínos consultados por EL PAÍS han calificado de «técnicamente endeble»— aspira, en síntesis, a convertir a la llanura de Vitoria en encrucijada necesaria para todo el sistema vasco de transportes, tanto aéreo como terrestre, incluyendo el ferrocarril.

A tal fin, el proyecto plantea la creación en torno al aeropuerto de Foronda de una compleja red de servicios que incluiría la construcción de una terminal de carga de Renfe y de una estación para camiones dotada de aduana interior y depósito franco. Estos centros, que convertirían a Vitoria en el corazón del sector servicios en Euskadi, como principal eje receptor y distribuidor de mercancías, irían complementados con los correspondientes talleres auxiliares, hoteles, restaurantes, etcétera. La aduana permitiría el sellado en Vitoria de las mercancías con destino a Europa.

El estudio encargado por la Diputación alavesa, y que califica a Vitoria de «punto de cruce del transporte de Euskadi, España y Europa», rechaza de entrada la posibilidad de situar un centro como el proyectado en el área del Gran Bilbao, en torno al eje superpuerto-aeropuerto de Sondica, que fue, sin embargo, durante años la alternativa comúnmente aceptada por los técnicos. (Hay un estudio elaborado en ese sentido por la Cámara de Comercio de Bilbao en 1973.) Desde esa perspectiva, el proyecto alavés da por definitivamente zanjado el contencioso Foronda-Sondica.

Proyecto "provinciano"

El «estrecho provincianismo», que, según Ipiña, rezuma el proyecto se pondría de manifiesto, por ejemplo, en las prioridades establecidas respecto a la mejora de la red de carreteras de Euskadi, que afectarían casi exclusivamente a la propia zona de Vitoria, con olvido de los graves problemas de comunicación de otras áreas mucho más pobladas (Vitoria cuenta en la actualidad con unos 190.000 habitantes, mientras que, por ejemplo, en el área del Gran Bilbao se concentran más de un millón de personas, es decir, más de un millón de productores y consumidores potenciales de esas mercancías a distribuir).

En este sentido, el planteamiento alavés, tras el que se esconde un evidente proyecto de rápida terciarización de la economía de la provincia, podría resultar contradictorio con los planes de reconversión industrial de Vizcaya, basados precisamente en su desplazamiento hacia el sector servicios como vía menos costosa en términos de paro. Pero, naturalmente, la potenciación de Vitoria como «ciudad de servicios» —la fórmula es de Emilio Guevara, diputado general de Álava— daría al traste con esa vía de reconversión vizcaína, con efectos sociales ciertamente graves.

Por lo demás, el tema es tan polémico que divide internamente a los partidos vascos, y en particular al PSOE y al PNV. De hecho, la designación de Vitoria como capital, pese al tono casi versallesco en que los opositores plantearon el debate en el Parlamento vasco, estuvo lejos de provocar la unanimidad incluso en el seno del propio PNV, que fue quien planteó e impuso tal opción.

Para hacer más colorista la polémica se da la circunstancia de que, por razones electorales, el diputado general de Álava es parlamentario por Vizcaya, y el de esta última provincia lo es por Álava. Quizá la dimisión de Guevara como portavoz del grupo nacionalista en el Parlamento vasco, conocida ayer mismo, tenga que ver con los debates que se avecinan, y de los que probablemente habrá un adelanto en el pleno de las Juntas Generales que se celebra hoy en Guernica.

 

< Volver