En solidaridad "con los pueblos hermanos de España". 
 PSOE y PCE repudiaron a ETA en las calles de Bilbao     
 
 Diario 16.    10/07/1980.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

En solidaridad «con los pueblos hermanos de España»

PSOE y PCE repudiaron a ETA en las calles de Bilbao

Socialistas y comunistas del País Vasco se echaron ayer a la calle para manifestar públicamente su repudio a ETA y para solidarizarse con el resto de los pueblos de España, que sufren el terrorismo

Al final de la manifestación hubo provocadores conatos de violencia.

Bilbao (Corresponsal)

Tras una gran pancarta con el lema «Euskadi en solidaridad y contra el terrorismo», unas quince mil personas, según cálculos del Gobierno Civil, acudieron ayer a la manifestación convocada por el PSOE, PC y las centrales sindicales UGT y CC 00, con el objetivo de mostrar su disconformidad con la campaña que ETA (p-m) ha llevado a efecto en las zonas turísticas españolas. Junto al presidente del PSOE, Ramón Rubial, y a sus dirigentes Enrique Múgica, Txiki Benegas y los dirigentes comunistas Roberto Lerchundi y Ramón Ormazábal, encabezaban también la manifestación, los dirigentes sindicales Nicolás Redondo, de UGT y Tomás Tueros, de CC 00. A su lado, en lugar preferente, sosteniendo la pancarta, el senador socialista por Alicante, Alberto Pérez Farré, el diputado del mismo grupo, Ramón Bernadó, el alcalde de Marbella, Alfonso Cañas y el de Javea, Enrique Bas, así como el secretario general del PC del País Valenciano, Ernest García y el diputado comunista sevillano Javier Pérez Royo.

Banderas de las distintas regiones y nacionalidades y pancartas en las que podía leerse «Terrorismo, movilización y unidad» y «No a las bombas, alimentan el paro».

Los manifestantes comenzaron la marcha coreando slogans de solidaridad y «Euskadi obrera, no tiene fronteras», mientras un pequeño grupo de jóvenes arreciaban en gritos de apoyo a ETA militar. Algunos de los dirigentes de los partidos abertzales se dirigieron a los contramanifestantes para que abandonaran su postura y tras esta gestión se restableció la normalidad.

Mientras tanto, el presidente del PSE, Juan Iglesias, y el del PC de Euskadi, Ramón Ormazábal, coincidían en resaltar las ausencias de aquellos otros partidos que también luchan contra el terrorismo.

A este respecto, el ejecutivo vizcaíno del PNV, que había deseado el mayor éxito para la convocatoria, había señalado también que «no considera acertada esta forma de manifestar la solidaridad, porque entienden que el pueblo vasco no tiene nada que ver con tales atentados.

Por su parte, Ramón Ormazábal, presidente del PC, señalaba que con esta manifestación «expresamos el profundo sentir del pueblo vasco contra el terrorismo, que no sólo agrede a nuestro país sino a los pueblos hermanos».

Los dirigentes y representantes socialistas de las zonas turísticas afectadas habían señalado ya que «ETA (p-m) ha frustrado las esperanzas de miles de familias que viven del turismo».

Una veintena de jóvenes ácratas lanzaron contra los manifestantes dos «cócteles Molotov», que apagó la lluvia torrencial, sin que se produjesen más daños que los efectuados por un botellazo en la boca a la concejala socialista por Bilbao, Ana Ariz, que le produjo cortes en los labios.

 

< Volver