Garaicoechea habla de ETA. 
 Algunos no pararán aunque el país se hunda     
 
 ABC.    01/08/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Garaicoechea habla de ETA

Algunos no pararán aunque el país se hunda

SAN SEBASTIAN.

«Yo estoy convencido de que, en torno ETA, hay unos que si vieran claro un autogobierno profundo, digno de una concepción nacionalista, probablemente cambiarían de actitud. Pero también estoy seguro de que otros, mientras no vean garantizada su revolución particular, aunque el país se hunda, no desearán parar.»

En una amplia entrevista, publicada en «El Diario Vasco», de San Sebastián, el «lendakari» del Gobierno vasco apunta también que «cuanta más violencia se siga ejerciendo más difícil será la reconciliación y más profundas las brechas no ya entre los qu3 la ejercen y los responsables del Estado, sino dentro de nuestro propio pueblo».

«Nadie piense que nos va a acomplejar o a someter a un dilema difícil: dejarnos avasallar, permitir que alguien sea avasallado en este país, o que actúen las Fuerzas de Seguridad.

Porque tales individuos son Ios primeros en llamar al 091 si alguien ataca su domicilio o les asaltan en la calle. Nosotros haremos cumplir la Ley y esto requiere un aparato coercitivo, lo mismo en Euzkadi que en cualquier lugar.»

En sus declaraciones al periódico donostiarra, Garaicoechea analiza la economía, el paro, e! orden público, las transferencias, el tema de Navarra y la actualidad de Euzkadi.

Al referirse al tema de Navarra, el presidente del Gobierno vasco afirma que «sólo una imagen edificante de nuestro proyecto político, una economía próspera y una sociedad modelo de convivencia serán la clave de la unión vasca».

Añade que «la conciencia vasca, especialmente en las generaciones jóvenes navarras, es creciente, casi arrolladura, al tiempo que manifiesta que el tema de Navarra «es una causa específica por la que yo ansio, especialmente, la paz y la prosperidad de nuestro pueblo».

Celebro como navarro cualquier progreso autonómico que se esté dando en Navarra, aunque lo haga aislada del resto del País Vasco. En tanto subsista el estado de cosas actual, propiciaré cuantos acuerdos puedan ser de interés entre Navarra y el resto del país, y aunque muchos piensen que se puede consumar así una separación progresiva, creo que las cosas no se plantean en la práctica en términos académicos o de frió análisis de las vías institucionales. El problema es de voluntad política, de conciencia vasca y de buena imagen del proyecto político vasco.

Una imagen edificante de nuestro proyecto político, una economía próspera y una sociedad de convivencia es la clave de la unión vasca. Si, por el contrario, sólo llenamos las páginas de sucesos y de orden público en los periódicos, estaremos produciendo un rechazo de muchos sectores de la sociedad navarra, que no se encuentran con una imagen atractiva de la comunidad autónoma vasca.

En otro momento de sus declaraciones, señala Carlos Garaicoechea que, en el tema de la transferencia de competencias hay que hacer notar que «persiste una mentalidad centralista de algunos de nuestros interlocutores, que a veces parecen no haber leído el Estatuto ni la misma Constitución.»

En la entrevista, el «lendakari» se refiere también a aspectos de la vida socio-política en el País Vasco:

• No somos rígidos en cuestiones ds plazos, pero no toleraremos recortes.

• Vamos a tratar de terminar la ley de conciertos para este año.

• Hemos dado, y vamos a dar muchos pasos para atraer la inversión extranjera.

• Hemos iniciado una importantísima etapa en la Historia de nuestro pueblo, en la que la inmensa mayoría del mismo tiene puestas sus esperanzas en el proceso que nos toca dirigir. Somos un factor de estabilización y lo seguiremos siendo cada vez más, si el poder central no se empeña en que fracase nuestra labor, convirtiendo el autogobierno en una caricatura.

 

< Volver